24 dic. 2011

No soy Stiller - Max Frisch

El señor White, un americano de viaje por Suiza, es detenido tras un altercado con la policía zuriquesa y es obligado a permaner varias semanas en prisión preventiva hasta que se aclare su posible identidad, pues según un viajero que le acompañaba en el tren y avisó a las fuerzas del orden, Mr. White es en realidad H. Stiller, un escultor de cierta fama que desapareció sin dejar rastro hace algunos años. Según comprobamos a medida que leemos las notas que redacta Sam White durante su reclusión, Anatol Stiller era un tipo muy difícil: contradictorio, mendaz, inseguro, arrogante, inestable psicológicamente, huidizo y casi siempre hosco. En esos meses pasados entre rejas, Sam White traba amistad con el fiscal de su caso, que está especialmente interesado en él por motivos que se nos irán revelando poco a poco. Las visitas y los careos con sus antiguos amigos y sus familiares se van sucediendo, y cada vez parece más claro que Mr. White es, tal y como todos aseguran, Herr Stiller, ¿o no es así?

De nuevo un escritor en lengua alemana en Das Bücherregal. Repito con Max Frisch, en esta ocasión con el título que le consagró como escritor: No soy Stiller. Me he cansado de leer aquí y allá que esta novela es una crítica a la pacata sociedad Suiza, y bueno, es cierto que inicialmente la sátira a las peculiaridades de dicho país sobrevuela el texto, pero en mi opinión hay mucho más que eso. En realidad, y siempre bajo mi punto de vista, se trata de una historia de gran complejidad en la que se realiza un demoledor análisis psicológico y filosófico del ser humano y de la construcción de la identidad de una persona. Evidentemente el autor toma como caso particular al protagonista, quien concentra en su ser todas las contrariedades y dificultades inherentes a la vida en sociedad. Frisch se toma su tiempo en poner de manifiesto la ridícula idiosincrasia del país y el momento en que a cada uno le ha tocado nacer, eso es indudable, pero tiene mucho más peso el necesario enjuiciamiento de las expectativas y presiones procedentes del entorno más cercano (familia y amigos) e incluso las ideológicas interiorizadas como propias.

Ni que decir tiene, la novela me ha encantado. Los relatos que nos van perfilando a Stiller desde los cuadernos de Sam White abarcan multitud de personajes y situaciones: su participación en las Brigadas Internacionales durante la Guerra Civil Española, su matrimonio y la frágil salud de su bellísima y adorable esposa, sus aventuras extramatrimoniales, su relaciones familiares con su único hermano y su difunta madre, su entorno de amigos, etc. Todos componen un cuadro que nos permite situar a Stiller/White, sus contradiciones, su dramática historia personal y la resolución de la misma.

El apartado de otras reseñas se reduce hoy únicamente a la que podéis encontrar en Critica de Libros. Os la recomiendo.

19 dic. 2011

Fluyan mis Lágrimas, dijo el Policía - Philip K. Dick

Más Dick, yo siempre estoy dispuesto si se trata de Dick. Minotauro reedita Fluyan mis Lágrimas, dijo el Policía en tapa dura. Sabida es mi predilección por este escritor, sin embargo me veo obligado a comenzar el post advirtiendo que la novela no ofrece nada nuevo ni digno de especial mención en su obra. Nos encontramos ante una historia que bebe de las fuentes dickianas habituales, así que tenemos más de lo mismo. Esta última frase puede sonar un poco condenatoria, pero al menos en el caso de Philip K. Dick es sinónimo de transgresión.

La acción transcurren en 1988 en unos Estados Unidos claramente distópicos: los ciudadanos viven en un estado policial donde las diferencias socio-económicas son extremas y la menor transgresión de las normas puede hacer que termines tus días en un campo de trabajo. Me ha parecido percibir en esta ocasión ciertas características temáticas típicamente New Wave: además de una cierta normalización del uso de drogas, tanto a nivel recreacional como para potenciar nuevos estados de conciencia y crear nuevas realidades, hay una despiadada crítica política (represión brutal de los universitarios, corrupción de las clases gobernantes) y un tratamiento provocador del que probablemente es el mayor tabú de occidente: el incesto. De todas formas, a nivel narrativo carece de la experimentación de que hizo gala este este movimiento: la redacción es muy lineal, muy académica y fácil de seguir. Tal vez por ello nos encontramos ante una buena opción en caso de vayamos a tener la primera toma de contacto con este autor de ciencia-ficción.

A pesar de que fue galardonada con un (aparentemente) prestigioso premio de ciencia-ficción, el John W. Campbell Memorial de 1975, creo sinceramente que en su producción hay títulos que destacan muy por encima del que tratamos hoy. Otras reseñas de Fluyan mis Lágrimas, dijo el Policía en Lo que pienso, con una breve pero acertado post que incluye spoilers, y en la entrada correspondiente en La Tercera Fundación. Os recomiendo que echéis un vistazo a los comentarios porque hay bastante divergencia de opiniones.

14 dic. 2011

El Sindicato de Policía Yiddish - Michael Chabon

A veces hago cosas muy absurdas, como por ejemplo comprar un libro compulsivamente fiandome de una reseña de dos líneas en un blog al que he llegado saltando de un link a otro y al cual sería incapaz de volver aunque quisiera. Mi experiencia me dice que estos impulsos casi siempre resultan en desastre, pero ¡ay!, en algunas ocasiones te permiten descubrir un novelón con las 7 letras (y en mayúscula: N-O-V-E-L-Ó-N), como es el caso que comento hoy.

Quizás lo que me convenció para tirarme a la piscina tras leer apenas tres frases fue que la trama de El Sindicato de Policía Yiddish transcurre en un contexto ucrónico o de realidad alternativa: en primer lugar Estados Unidos cedió el distrito de Sitka, Alaska, durante 60 años a los judíos refugiados de la II Guerra Mundial para que se asentasen y pudieran huir de la contienda. Esta posibilidad se planteó en realidad en el llamado Informe Slattery pero fue descartado por la administración Roosevelt. A esto se une el fracaso de Israel como estado al perder la guerra árabe-israelí de 1948, siendo sus habitantes expulsados por los palestinos de los territorios que ocupaban, trasladandose a continuación también a Alaska. Así que a un par de meses de la Revocación (la devolución de la soberanía de los territorios a Alaska), Sitka se ha convertido en una metrópoli donde habitan más de 3 millones de judíos de muy diferente pelaje y donde el ambiente está muy, muy revuelto. Es justo entonces cuando transcurre la magnífica trama que Michael Chabon ha urdido a modo de novela negra.

La acción comienza con un yonkie asesinado en una habitación del mismo cochambroso hotel en que vive el policía protagonista. A partir de ahí se van añadiendo personajes, situaciones y relaciones cada vez más complejas que componen la intricanda y tensa convivencia de los judíos en el asentamiento de Alaska. Hay judíos ultraortodoxos mafiosos, policías de perfil laíco, matones judíos de origen ruso, confidentes filipinos judíos, jugadores de ajedrez judíos procedentes de Polonia, indios Tlingit originarios de la zona que siguen en las ciudades vecinas... Todos se mezclan en una narración adictiva y por momentos divertidísima en la cual la historia judía juega un papel muy importante (la Diáspora, los territorios sagrados, antisemitismo, etc.), lo que nos hace sospechar que detrás de todo esto se está cociendo algo mucho más grande que la muerte de un simple heroinómano.

Si quisiera objetar algo al libro, podría hacerlo unicamente por el uso de argot ficticio construído sobre términos yiddish y por las constantes menciones a ritos y tradiciones judías que me son totalmente desconocidas. Lo primero en realidad no es grave, si bien al principio se hace un poco pesado. Al igual que ocurre con el Nadsat de La Naranja Mecánica, uno se acostumbra rápidamente y la mayoría de las veces el significado de los modismos se puede sacar del contexto sin dificultad, aunque probablemente nos perdamos un posible doble sentido. Además se incluye un glosario que recoge los más importantes. Lo segundo es desde luego una carencia mia debida a mi orígenes culturales cristano-católicos. Echando mano de Internet este déficit se resuelve con rapidez y eficacia.

A pesar de que fue la novela ganadora de varios premios de ciencia-ficción (Nebula, Locus y Hugo a la mejor novela de 2008), tengo que admitir que me cuesta pensar en El Sindicato de Policía Yiddish en términos scifi. ¿Hasta qué punto una línea temporal de historia alternativa a la que conocemos puede calificarse de prospección científica? Si nos fijamos, la sociedad descrita en esta novela tiene el perfil tecnológico de su equivalente real coetáneo: desde teléfonos móviles a los vehículos a motor, pasando por la ropa, la medicina o cualquier objeto, disciplina científica o realidad social que imaginemos. ¿Por qué entonces hay que catalogarlo de ciencia-ficción?

Otros comentarios sobre esta estupenda y entretenidísima novela en Rescepto indablog (donde no sale muy bien parada), Zona Fandom y Solo de Libros.

13 dic. 2011

Ein hundert Buchkritiken

Un breve texto para informar que ya llevo cien posts dedicados a comentar los libros que voy leyendo. No está mal, no está nada mal. En primer lugar porque el blog me entretiene bastante, que era el objetivo principal cuando me decidí a abrirlo, pero aún más importante es que a base de dedicarle tiempo he tomado conciencia de que el hábito de la lectura me resulta tremendamente reconfortante. A fecha de hoy no me imagino sin un libro dándome vueltas en la cabeza, ya sea porque lo estoy leyendo, porque me lo acabo de comprar, porque lo tengo todavía pendiente, porque me ha parecido infame (los menos) o fabuloso, etc. etc.

Nada más, para mi alivio en esta ocasión y a diferencia de mi primer cumpleaños, no hay análisis basados en google anaylitics. Si todo sigue como hasta hoy, es muy probable que siga por aquí por lo menos cien libros más.

9 dic. 2011

Mundo Anillo - Larry Niven

No es que Mundo Anillo sea una mala novela, pero tampoco es una novela buena ni digna de mención especial a ningún nivel, por lo menos en mi opinión. No sé si ha sido la primera en plantear la existencia de este tipo de mundo artificial, si es así, al menos ese mérito sí se le puede conceder a Larry Niven. También es fácil de leer y no supone un atentado a la inteligencia del lector, pero no es más que una historia de aventuras en un contexto ciencia-ficción, una space-opera vaya. Si mi primera experiencia con el subgénero fue un auténtico desastre (ver Pensad en Flebas de Iain M. Banks), esta no ha sido tan traumatizante, aunque ha quedado un cierto poso a pérdida de tiempo al acabar.

La descripción científica de la estructura y configuración del Mundo Anillo me ha resultado muy poco interesante. El grupo de alienígenas y humanos que protagonizan la narración carente de chispa y credibilidad. La sucesión de aventuras a bordo de ridículos vehículos mezcla de caballo, moto y aeronave unipersonal, bastante intrascendente. Solo el abandono y la desolación, el aire a fracaso que exhibe Mundo Anillo debido a algún cataclismo, cuya expresión exacta tampoco importa demasiado, dotan a la narración de un cierto aire ballardiano que para mi gusto no está mal. Pero poco más puedo salvar.

En el Sitio de Ciencia-ficción tampoco ha gustado, en Tecnoculto la consideran sobresaliente y en La Revelación están fascinados con los aspectos científicos y tecnológicos del libro, pero reconocen que hay ciertas carencias en la trama.

4 dic. 2011

Trastorno - Thomas Bernhard

En uno de los comentarios de mi última reseña sobre un libro de Thomas Bernhard (El Malogrado), otro entusiasta del austriaco recomendaba leerlo al menos cada dos meses. Desde entonces han pasado nueve, así que ya era hora de ponerle remedio. Trastorno es una de las primeras novelas de Bernhard. Formalmente es bastante más accesible que por ejemplo los relatos autobiográficos, ya que el estilo es mucho más sencillo y directo, ¡tiene incluso párrafos y puntos y a parte! Carece además de esas repeticiones obsesivas que caracterizarían su obra posterior, aunque los temas que trata sí que son los mismos con que ya me he topado en el resto de novelas y relatos de su autoría en mi haber: enfermedad y locura, brutalidad y misantropía, aislamiento y soledad del ser humano, el lenguaje y la imposibilidad de la comunicación, la vida en sociedad como manifestación del infierno en la tierra, las primeras pinceladas de su aversión a Austria, etc.

Organizada en dos partes, en la primera el protagonista y narrador, un joven estudiante de Ingeniería de Minas que está visitando a su padre, médico rural, acompaña a éste en sus visitas por la región, siendo testigo toda la miseria y opresión de las vidas de sus habitantes. Al final de la jornada, nuestro doctor tiene previsto visitar al Príncipe Saurau, actual señor de Hochgobernitz (un castillo-fortaleza imaginario pero inspirado al parecer en Burg Hochosterwitz), cuyo relato compone la segunda parte del libro. En ella el narrador se limita prácticamente a transcribirnos las impresiones del Príncipe, que desde una posición de superioridad, tanto física debido a la ubicación del castillo como figurada debido a su privilegiada extracción social y su vastísima cultura, se dedica a dar su opinión sobre los temas que le preocupan, y que en realidad enmascaran apreciaciones filosóficas de interés universal: relaciones familiares, Estado, economía, vejez, enfermedad y muerte, etc. Ni que decir tiene que el Príncipe se encuentra a mitad de camino de la genialidad y la locura, haciendo apreciaciones que a veces he encontrado muy acertadas y en otras ocasiones me han parecido tan vívidas que sólo pueden provenir del delirio de un maníaco-depresivo.

Sobre mi (limitado) conocimiento de Bernhard, diría que esta es una novela perfecta para tomar contacto su estilo, minimizandose el riesgo de que al terminarla reneguemos de él por el resto de nuestros días.

Otras visiones de este libro en Solo de Libros y en Críticas Literarias Regina Irae. En mi opinión los dos blogs han hecho un análisis excelente de Trastorno.

29 nov. 2011

El Signo del Gato - Ray Bradbury

Ray Bradbury también sabe vivir del cuento. Mi idolatrado Bradbury, autor de obras tan maravillosas como Crónicas Marcianas y Farenheit 451, por cierto dos de mis libros preferidos desde siempre, es muy capaz de escribir relatos terriblemente mediocres, cuando no directamente malos. La mayoría de los 21 incluídos en El Signo del Gato tiene un acusado tufillo personal, íntimo y evocador que me ha impedido ver nada de interés en ellos. Todos, salvo quizás dos o tres ("La Casa", "La Transformación" y "Triángulo"), deberían haberse quedado archivados en ese sótano que el autor menciona en el prólogo y de donde los rescató su editor decidido a publicarlos, no desde luego -y esto es añadido mio- por su calidad, sino más bien para aprovechar su fama y hacerse con unos ingresos extra. El libro se cierra con una especie de relato-poema infame ("El Eterno Orient Express de R. B., G. K. C. Y G. B. S."), que tuve que dejar de leer antes de pasar siquiera la primera página porque me parecía ya el colmo del absurdo y de la tomadura de pelo.

Mi recomendación de hoy es que ignoréis por completo este libro si lo veis en cualquier mercadillo. Por lo que he podido ver en la blogosfera, en general los lectores de esta recopilación no han quedado muy satisfechos con el resultado: ése es el caso de El Mundo de Yarhel y La Biblioteca del Kraken.

24 nov. 2011

Los Monstruos de Einstein - Martin Amis

Martin Amis es hijo de la Guerra Fría. La amenaza de hecatombe nuclear pende sobre su cabeza a modo de inmerecida espada de Damocles desde su cuarto día de vida, fecha en que la extinta Unión Soviética completó con éxito las pruebas con su primera bomba atómica. Así nos lo explica él mismo en el ensayo introductorio de Los Monstruos de Einstein, titulado "La capacidad de pensar". Muy acertadamente nos aclara que los "monstruos de Einstein" son tanto las bombas termonucleares como nosotros mismos, ya que nuestra forma de ser, de actuar y de pensar ha sido modificada, y no precisamente para mejor, por la existencia de las primeras. El libro data de 1987, cuando la Perestroika y la Glásnost daban sus primeros y tímidos pasos, y dos años antes de la caída del muro de Berlín y del principo del fin de los dos grandes bloques. Esto viene al caso porque muchos de los planteamientos expuestos en esta introducción suenan hoy algo desfasados, tanto como que en aquellas fechas la Tierra tenía 4.000 millones de habitantes y hace escasamente un par de semanas hemos alcanzado ya los 7.000. En fin, a pesar de que en algunos momentos se hace un poco pesado, este preliminar proporciona un marco de referencia que ayuda para leer los cinco relatos incluidos en este volumen en su debido contexto.

Los dos primeros, "Bujak y la fuerza poderosa o Los dados de Dios" y "Lucidez en Flame Lake" nos traen situaciones e individuos contemporáneos cuyas vidas se han visto afectadas en mayor o menor medida por las guerras y la maldición nuclear que tanto aterra a Amis. Coqueteando con el realismo social, se trata en ambos casos de historias dramáticas que demuestran en qué medida la presencia de cabezas nucleares en el mundo puede afectar al ser humano. Los tres siguientes, "La enfermedad del tiempo", "El cachorrito que pudo" y "Los inmortales", transcurren en una Tierra post-apocalipsis nuclear y pueden clasificarse perfectamente dentro de la scifi, alguno con tintes de fantasía incluso. Evidentemente si ya antes del Armaggedon la situación para el autor es insoportable, el planeta que imagina después es atroz. Me han gustado bastante todos ellos, por cierto.

Otra opinión sobre esta compilación en TauZero.

19 nov. 2011

La Aventura del Tocador de Señoras - Eduardo Mendoza

La Aventura del Tocador de Señoras es una disparatada y divertidísima parodia de novela negra que transcurre en una Barcelona post-olímpica exultante por el éxito de los Juegos. El protagonista y narrador, cuyo nombre no llegamos a conocer ya que sus padres ni siquiera lo inscribieron en el Registro Civil, es un elemento extraído del lumpen barcelonés que lleva varios años recluído en un sanatorio psiquiátrico y del cual acaba de ser dado de alta, junto con el resto de internos, para que se pueda ejecutar una operación urbanística fraudulenta acorde con los tiempos que corren en la Ciudad Condal. Esto es simplemente el arranque de la narración, a partir de ahí la trama se va haciendo más y más descabellada, extravagante e hilarante, plagada de momentos absolutamente ocurrentes que provocan la carcajada.

La habilidad de Eduardo Mendoza me ha parecido sorprendente. Lo primero que destacaría es su capacidad para hacer humor inteligente desde el más completo absurdo. Para ello se apoya en el lenguaje artificialmente elevado que emplea el narrador/protagonista y que sin embargo no le permite ir más allá de comentar lo obvio como si de una apreciación inteligentísima se tratara. A esto se le suma el contraste de dicho registro con su lamentable situación personal y su marginalidad y da como resultado un personaje tremendamente carismático. Luego está el gran conocimiento que el autor tiene de la sociedad catalana y barcelonesa, el cual aprovecha para crear individuos y situaciones estrambóticas que sin embargo, encajan extrañamente bien en la dinámica de aquellos años.

Resumiendo y bajo mi punto de vista personal, un libro muy entretenido y recomendable. Tenéis más reseñas de La Aventura del Tocador de Señoras en Devoradora de Libros y El Hojeador. A la primera bloguera, que tiene unos posts con unos análisis muy completo y metódicos sobre sus lecturas, le ha encantado, al segundo más bien lo contrario.

15 nov. 2011

Bearn o La Sala de las Muñecas - Llorenç Villalonga

Bearn o La Sala de las Muñecas nos muestra los últimos coletazos de la aristocracia rural mallorquina a finales del S. XIX, encarnada en el pintoresco Don Antonio de Bearn. Llorenç Villalonga nos describe perfectamente a un protagonista de gran complejidad que a pesar de ser consciente de que los privilegios que heredó con el apellido tienen los días contados, no duda en hacer uso (y abuso) de los mismos. Así, son múltiples sus aventuras extramaritales con las muchachas del pueblo, siendo la más sonada con Doña Xima, su sobrina para más inri.

Hay mucha sustancia en las páginas de esta novela. El narrador es Juan Mayor, capellán de la casa de Bearn, ahijado de la Don Antonio y quizás incluso hijo ilegítimo suyo. A lo largo de los capítulos se van desarrollando varios temas que conforman la personalidad e historia del Señor de la Casa de Bearn. Tenemos por un lado el avance imparable de la ciencia y el pensamiento racionalista, representado por Don Antonio, frente al estancamiento y las actitudes reaccionarias, que defiende el propio clérigo. Sus constantes enfrentamientos al exponer sus respectivos puntos de vista hacen la lectura tremendamente interesante. También es adictiva la truculenta vida de Doña Xima, con quien Don Antonio se fugó a París una temporada y que permaneció allí cuando se rompió el romance y nuestro hombre volvió a la isla. En la ciudad de la luz la joven consiguió hacerse un nombre por su belleza y atractivo, pero con el devenir de los años y la pérdida de encantos va volviendose un personaje cada vez más turbio. Esta parte aporta a la trama algo de frivolidad folletinesca al principio de la narración y bastante tensión al final. También tenemos flotando a lo largo de las páginas la relación de Don Antonio con María Antonia, su mujer y prima. Ambos estuvieron separados durante más de diez años a raíz del affair parisino, pero tras el perdón de María Antonia y el restablecimiento de la convivencia, podemos disfrutar de un derroche de escenas de gran ternura, complicidad y simpatía. Y cómo no, la misteriosa Sala de las Muñecas, de acceso prohibido y de la cual apenas tenemos información, pero de la que se intuye que guarda secretos oscuros de la familia Bearn, tanto que incluso la masonería europea anda detrás de los mismos. Pero que nadie se alarme, este aparente embrollo de tramas está redactado con una habilidad fabulosa, con lo cual la lectura es un verdadero placer.

Más reseñas de la que es considerada una de las mejores novelas en lengua catalana, a pesar de que todo parece indicar que se escribió originalmente en castellano, en Bibliópolis y el blog/web de José María Guelbenzu.

10 nov. 2011

Fábulas de Robots - Stanislaw Lem

Fábulas de Robots es una colección de quince cuentos -en el sentido más infantil de la palabra- en los cuales los robots y las sociedades robóticas son protagonistas y/o telón de fondo de la acción. Los seres humanos o paliduchos, que es como las criaturas de metal y silicio nos denominan, les son totalmente ajenos y aparecen ocasionalmente como un mal recuerdo, que por algo Stanislaw Lem detestaba rabiosamente el antropocentrismo.

Me ha costado un poco zambullirme en estas fábulas porque tienen una estructura muy de cuento clásico, con un comienzo muy tradicional ("Erase una vez...", "Hace muchísimo tiempo, en un lugar muy apartado,...") y personajes y tramas también como de unos Hermanos Grimm trasladados al siglo XX: malvados reyes-robot, reinos robóticos misteriosos, princesas-robot enamoradizas, robots aventureros, sabios, electrodragones, etc. En principio estos dos puntos no presentan mayor problema, de hecho Lem es bastante ingenioso buscando las equivalencias electrónicas de todos los conceptos habituales del género, incluyendo además un montón de neologismos autoexplicativos muy divertidos. Sin embargo lo que peor he llevado ha sido la destacable falta de continuidad del relato, con desarrollos que van dando tumbos desordenadamente para conducirnos a finales abruptos que cierran la narración con un acuerdo de mínimos. De todas formas, una vez advertido que lo que el autor está haciendo es reinterpretar el concepto de fábula, se hace mucho más entretenido.

Tenéis otras reseñas de Fábulas de Robots en Una Historia de la Frontera, con un análisis exhaustivo desde todos los ángulos posibles, y en el Sitio de Ciencia-ficción. En ambos casos consideran que los cuentos son mag-ní-fi-cos, con una gran carga irónica y mucha crítica a los seres humanos. Estas características las he visto en las otras obras de Lem que he leído, pero desde luego en ésta se me han debido escapar. De hecho me cuesta creer que hayamos leído el mismo libro. Por cierto, la edición ilustrada de Bruguera que he conseguido por dos duros y prácticamente nueva es una preciosidad.

4 nov. 2011

Réquiem por un Campesino Español / Imán - Ramón J. Sender

Otro programa doble, esta vez con una vieja edición del Círculo de Lectores que incluye un relato corto y una novela de Ramón J. Sender, de quien hasta el momento solo había leído (un par de veces) la desternillante La Tesis de Nancy.

Réquiem por un Campesino Español es con seguridad uno de los mejores relatos cortos (o tal vez novelas breves) que se haya escrito nunca en castellano. Es desarrollo real de la acción es de unos pocos minutos, los que preceden a la misa de difuntos para Paco el del molino, un joven campesino de ideas progresistas que fue elegido concejal de un pueblín del alto Aragón durante la Segunda República. Durante este breve intervalo de tiempo y a base de flashbacks, mosén Millán, el párroco de la localidad y gran amigo de Paco, repasa toda la vida del fallecido y las circunstancias que condujeron a su muerte. La narración compone un paisaje perfecto de la tensa situación social que se vivió en aquellas fechas y que desembocó en la Guerra Civil Española. Las descripciones de la miseria que padecía el pueblo llano y sus expectativas, ilusiones y esperanzas con el nuevo régimen republicano están tan bien escritas que no es de extrañar que desde su primera publicación en el exilio en los 1950s se haya convertido en una lectura de cabecera para los estudiantes de español. El volumen que me he leído incluye un prólogo muy interesante que analiza y por desgracia también revienta todo la historia, así que yo me paro aquí para no hablar más de la cuenta. Así si os animáis a leerlo podréis disfrutarlo al máximo.

Por otro lado, Imán es una novela bélica brutal. Ambientada en la Guerra de Marruecos, en la que el propio autor participó, es una descripción descarnada y extraordinaria de la sinrazón y los horrores de la guerra. Tengo que admitir que me costó unos cuantos capitulos digerir las barbaridades que iba leyendo, pero justo cuando asimilé conscientemente que la trama era reflejo de un hecho histórico fue cuando empecé a disfrutarlo con la mayor intensidad. El protagonista es Viance, un joven herrero de orígenes muy humildes apodado Imán, de cuyas adversidades seremos testigos y a cuya destrucción como ser humano asistiremos. Sólo su instinto de supervivencia y algo de suerte hacen que logre salir con vida de la contienda, pero el precio que paga es la total aniquilación de sus esperanzas e ilusiones. A base de frases muy simples, muy cortas y en presente de indicativo, la acción se va desarrollando delante de nuestros ojos haciendonos practicamente testigos visuales de todas las calamidades que ocurren en una contienda. Tras leer esta novela, es imposible que a nadie le queden dudas sobre el absurdo y la inutilidad de las guerras.

Aunque se pueden encontrar cientos de ellas en Internet y la blogosfera, el post de hoy no incluye otras reseñas sobres estas dos obras, sino la recomendación de leerlas sin falta si es que no lo habéis hecho ya. ¡Qué grande Ramón J. Sender!

31 oct. 2011

Qué difícil es ser Dios - Arkadi y Boris Strugatski

Tenía ganas de leer algo de los hermanos Strugatski, por aquello de enfrentarme a una visión de la scifi alejada del modelo anglosajón que tan buenos resultados me ha dado con Lem. Pues bien, en una de mis compras compulsivas de libros usados me hice con una vieja edición del Circulo de Lectores de Qué difícil es ser Dios, que lamentablemente, no me ha parecido nada del otro jueves.

Partiendo de un supuesto planteamiento no intervencionista, varios equipos de científicos y sociólogos del muy soviético y comunista "Instituto de Historia Experimental" llevan décadas viviendo en secreto entre los ciudadanos de un planeta habitado por seres humanos que, a nivel histórico-social, se encuentra en lo que parecen ser los últimos coletazos del feudalismo medieval. Un despertar de la cultura y las ciencias intenta sacarles de siglos de oscuridad, sin embargo los representantes de las ciencias y las artes se ven diezmados de manera sangrienta por una revuelta de comerciantes que tras un breve periodo de terror, son a su vez son masacrados por una cruenta involución religiosa liderada por quienes ostentan el poder y no están dispuestos a ceder ni un palmo.

Modelada más bien como una intriga política mezclada con novela de aventuras, yo personalmente no he terminado de encontrarle la gracia. El protagonista es relevado de su puesto porque sobrecogido por el panorama de violencia no puede evitar empatizar con las desgracias de los lugareños, así que se le va la mano colaborando con las fuerzas más aperturistas del galimatías revolucionario por que está atravesando el planeta. Quizás el único mensaje en claro es que es imposible influir en la sociedad desde la individualidad, por más que ésta venga amparada en los conocimientos y la tecnología de una sociedad mucho más avanzada. El único progreso posible tendrá que llegar desde la creación de un sentimiento colectivo que impulse el cambio.

Hay una reseña interesante de esta novela en Ciencia Ficción Perú 2002-2008.

25 oct. 2011

Diario de un Emigrante - Miguel Delibes

Crónica de la emigración que se experimentó en España por motivos económicos durante los 1950s y 1960s, hay cosas buenas y cosas no tan buenas en Diario de un Emigrante. Empecemos por lo que me ha parecido positivo. Miguel Delibes ha sabido captar a la perfección esa mezcla entre incultura, sencillez, miseria y carácter bondadoso tan propia de las clases menos afortunadas de aquellos años, que por otro lado contrastaba frontalmente con la falsa grandeza patrótica proyectada por el régimen franquista. El vallisoletano usa esta coyuntura con maestría al dibujar al protagonista, Lorenzo, estereotipo del español orgulloso pero de buen corazón que yerra el tiro por completo cuando intenta trazar los límites entre dignidad y arrogancia. Y ojo, que no por cliché esta imagen tiene que ser falsa. Quizás con el paso de los años esta peculiaridad ya no es tan acusada en el españolito medio, sin embargo a mí aún me ha escocido un poco probablemente porque en mayor o menor medida me he reconocido en él. Como punto adicional también a destacar, queda muy bien reflejado el choque cultural que se produce cuando los emigrantes entran en contacto con personas de otras nacionalidades, tanto durante la travesía en barco como lógicamente en Chile, destino final de Lorenzo y su esposa. Aquí se muestra que a pesar de sus carencias, los emigrantes están dispuestos a abrazar las nuevas costumbres aunque la mayor parte de las veces las encuentren ridículas.

Pero, pero, pero, el desarrollo del texto me parece muy forzado. Entiendo que el formato de diario escrito en primera persona obliga Delibes a adoptar las limitaciones que suponemos propias del autor ficticio del mismo: faltas de ortografía, laísmo, etc. Eso lo veo no solo correcto sino necesario para dotar a la narración de credibilidad, pero debido a un uso inapropiado del léxico dicha credibilidad se pierde de inmediato. En primer lugar las anotaciones están plagadas de arcaísmos y expresiones en desuso desde hace más de medio siglo cuyo significado en muchos casos hay que extraer del contexto, ya que ni siquiera aparecen en el diccionario de la RAE. Quizás incluso fuesen modismos o giros propios de la zona de Castilla de donde se suponen los protagonistas. En fin, anclar el texto cronológicamente a aquella época mediante un vocabulario rancio provoca tiranteces e incomodidad en la lectura. A esto hay que sumar expresiones y términos propios del castellano hablado en América, a veces también obsoletas, pero Lorenzo las usa con total naturalidad en tan solo un par de meses, ¡y eso que la pareja no llega a pasar ni siquiera un año en el extranjero! Lo siento pero me resulta muy difícil de creer. Puedo llegar a aceptar que en un tiempo tan corto podamos hacer nuestros los términos locales más coloquiales, y que al hablar con los lugareños adecuemos el registro para utilizarlos, pero en acciones íntimas como escribir un diario o discutir con tu mujer, ahí me vais a perdonar pero no lo veo. No me creo que uses "guagua" para referirte a tu bebé, ni que le pidas a tu esposa que no se ponga la "pollera" (falda) amarilla para evitar que los hombres se la quieran "pololear" (ligar). ¡Pero si en seis meses ya usas "vos" en lugar de "tú"! Que no, que no, que no, yo personalmente no lo veo.

En resumen, no creo que sea el mejor libro de Delibes. Tengo un recuerdo increíble de Los Santos Inocentes, así que me han sorprendido las carencias de Diario de un Emigrante. Hay una reseña de este libro en El Blog de Metrópolis Libros muchísimo más agradecida que la mía, pero curiosamente en Un Libro al Día acaban de dar su opinión sobre El Disputado Voto del Señor Cayo y tampoco sale muy bien parado.

20 oct. 2011

Sirio - Olaf Stapledon

Estamos ante la novela de ciencia-ficción más triste que recuerdo haber leído nunca. El protagonista es Sirio, un perro ovejero de inteligencia y habilidades humanas (la más impactante quizás su capacidad para hablar un extraño pero comprensible inglés de acento perruno), que es el producto de los arduos y continuados experimentos de Thomas Trelone, un científico de la Universidad de Cambridge. Cuando el erudito investigador por fin culmina con éxito la búsqueda de este ejemplar tan especial, la familia Trelone cría al perro como un hijo más, estableciéndose entre ellos relaciones afectivas y de confianza muy fuertes, en especial con Plaxy, una de las hijas que es de edad similar a la del can.

A partir de este planteamiento, Olaf Stapledon utiliza el punto de vista de Sirio para poner de manifiesto las miserias humanas y en especial el indigno aislamiento y soledad a que se ha sometido al perro, dado que sus necesidades emocionales son las de un ser humano pero su envoltorio corporal le impedirá siempre relacionarse con ellos como un igual. Gran parte de la acción transcurre durante la II Guerra Mundial, de hecho el libro se publicó en 1944, así que el autor aprovecha para exhibir toda la basura que produce la cabeza de los hombres, puesta aún más de manifiesto en circunstancias extremas: odio al diferente, abusos sobre los más débiles, uso de la violencia para canalizar la frustración, etc. etc. Ni perro ni hombre, sino una mezcla de los dos e incapaz por otro lado de estar completamente a gusto con unos u otros, la condiciones de su existencia conducirán la historia al único desenlace posible, donde la rabia, el fracaso y el desprecio por la humanidad que siente este superperro no dejan otra via de salida.

Considerar al ser humano como ser supremo de la creación es en mi opinión un error absoluto se mire como se mire. Lamentablemente esta concepción que tenemos de nosotros mismos nos imbuye una arrogancia tal que justificamos equivocadamente el derecho a hacer y deshacer a nuestro antojo, sin más límite que nuestro propio interés personal, ya sea como individuos o como especie. Mostramos poca o ninguna consideración por el resto de seres que pueblan la Tierra, menos aún por el planeta mismo. Poco importa desde luego lo que piense yo, la idea es aceptada casi universalmente como dogma y en nombre de la ciencia y del interés general se seguirá experimentando con animales, confinándolos en granjas de producción intensiva, deforestando el amazonas para poder alimentarlos, etc. En definitiva, esos grotescos supersimios que somos los seres humanos me resultan tan repulsivos como a Sirio.

Otra reseña de Sirio en el Sitio de Ciencia-Ficción, que hacía tiempo que no lo traía por aquí.

14 oct. 2011

Sangre - Clive Barker

Hace casi un año me leí un libro insufrible de Clive Barker, Imajica: El Quinto Dominio. A pesar de la decepción, como he sido siempre muy fan de la saga cinematográfica de Hellraiser me resistía a no volver a intentarlo con el británico. Esta vez he optado por Sangre, una compilación de relatos cortos de terror extraídos de los Libros de Sangre IV y V del mismo autor.

Pues bien me alegra decir que estos cuentos nada tienen que ver con aquel libro que padecí en noviembre de 2010. Son inquietantes, originales, perversos y oscuros. Las tramas se sitúan por lo general en el Reino Unido y en entornos muy urbanos y contemporáneos (bueno, siempre que aceptemos los 1980s como contemporáneos), lo que los hace más verosímiles y les aporta una dosis extra de horror, pues consigue que nos identifiquemos fácilmente con los pobres infelices que los protagonizan.

  • En 'La Política del Cuerpo' asistimos a una rebelión de las manos humanas que exigen el fin de la tiranía de los cuerpos y su libertad por la vía de la amputación. Muy perturbadora e irracional, como sacada de un capítulo de Dimensión Desconocida.
  • En 'La Condición Inhumana' unos gamberros se divierte dando una paliza al vagabundo equivocado, ya que resulta ser el guardián de unos seres extraordinarios y despiadados.
  • 'Revelaciones' es una preciosa historia en la que se mezclan fundamentalismo religioso, maltrato familiar y espíritus.
  • '¡Abajo, Satán!' es quizás la más floja para mi gusto y narra la demente idea de un millonario que quiere construir un infierno en la tierra para así atraer al Maligno.
  • En 'La Era del Deseo' se expone el desarrollo de un fármaco para estimular la líbido cuyos efectos escapan por completo al control de los investigadores.
  • 'Lo Prohibido' es el relato en el cual se basa la infame película Candyman. Muchísimo más inspirada que la adaptación al celuloide, este cuento nos pasea por una degradada urbanización de viviendas de protección oficial donde la miseria y la desgracia campan a sus anchas ante la indiferencia general.
  • 'La Madonna' mezcla especulación urbanística, gansters y seres mitológicos acuáticos que habitan en un antiguo balneario art-nouveau.
Resumiendo: muy bueno. Ahora en caliente me iría de cabeza a comprar toda la colección de Libros de Sangre editada por La Factoría de Ideas, pero como siempre en estos casos, mejor reposarlo un poco y posponer la decisión para más adelante.

Haciendo uso de las opciones avanzadas de Google he conseguido encontrar una reseña sobre este volumen editado por Martínez Roca y que ya solo se puede encontrar de segunda mano, la tenéis en Las Leyes del Contorsionismo.

10 oct. 2011

La Pistola de Rayos - Philip K. Dick

La Pistola de Rayos es, a pesar de esa infame portada, una increíble novela de ciencia-ficción que podrá disfrutar cualquier lector, sea o no fan de Philip K. Dick. La trama es arquetípicamente dickiana aunque de la misma se abstraen con facilidad mensajes universales que interesarán a cualquier lector hambriento de buenas historias. No hay excesos esta vez, solo los ingredientes habituales en su obra pero en su justa medida y narrados con especial maestría. ¿Una sociedad ligeramente distópica edificada sobre el consumo y la diferencia de clases? Así es, en este sentido el futuro imaginado por Dick no se diferencia tanto de nuestro presente. ¿Un contexto retrofuturista ideado a partir de la Guerra Fría y los dos grandes bloques? Exacto, esta parte me provoca cierta nostalgia, quizás quien no haya vivido los 1960s o los 1970s pueda encontrar que la prospección tecnológica que se plasma en la novela es bastante inocente. ¿Una invasión alienígena? Correcto, aquí entroncamos con la temática clásica de una amenaza extraterrestre. ¿Viajes en el tiempo? No pueden faltar, cualquier aficionado a los desplazamientos temporales disfrutará con lo bien planteada que está la problemática habitual y las paradojas que dichas traslaciones provocan. ¿Estados alterados de conciencia? ¡Por favor, quién puede dudarlo en una novela del maestro! Y de regalo un final magnífico que sugiere que la acción es aún más compleja y perversa de lo que hemos podido observar. Un cierre que me ha sorprendido muy agradablemente y que para mi gusto personal está a la altura de los de Böll en Opiniones de un Payaso o Frisch en Homo Faber.

Alejandome bastante de la percepción general, que siempre cita a Ubik o El Hombre en el Castillo como lo mejor de este autor, me atrevo a proclamar sin reparo alguno que nos encontramos ante el nuevo top 1 en mi lista personal de las mejores novelas de Philip K. Dick, desbancando a la muy meritoria Tiempo de Marte que pasa a ocupar la posición número 2. Es una suerte que la editorial Gigamesh se haya decidido a publicar este título hasta ahora inédito en español. ¿Qué otras maravillas de este escritor aún sin traducción o ya descatalogadas no me estarán esperando?

El apartado de otras reseñas en esta ocasión es particularmente breve e incluye nada más a El Sitio de Ciencia-Ficción.

5 oct. 2011

Acid House - Irvine Welsh

En esta colección de relatos cortos Irvine Welsh nos narra aventuras y sobre todo desventuras de la peor chusma de Edimburgo de mediados de los 1990s: hooligans futboleros aficionados a la bronca, a las drogas y a las raves de música electrónica tan de moda en aquellos años por las islas británicas. A estos elementos tan poco recomendables se les vino a etiquetar desde una perspectiva sociológica como casuals.

Los relatos son originales y ocurrentes, pero repiten uno tras otro y en porcentajes variables los mismos esquemas de violencia, drogas, exclusión social y sexo. En ocasiones esta marginalidad se moldea un poco mediante toques fantásticos ('Acid House', 'La Causa del Granton Star', 'VAT '69') o coqueteando tímidamente con el realismo social ('Eurotrash', sin duda mi preferido de toda la compilación). En cualquier caso lo que más me ha impactado es el interés insano del autor escocés en generar asco y repulsión. En ciertos momentos he tenido que hacer un esfuerzo consciente para obviar la repugnancia que me provocaba la lectura de muchos párrafos, porque Welsh utiliza un lenguaje deliberada y forzadamente soez, grosero y vulgar. Quiero suponer que el objetivo es transmitir al lector la magnitud de la degradación y de las situaciones límite que se viven en estos sectores de la población, pero es tan exagerada y provocadoramente desgradable que no resulta natural sino más bien un ejercicio de estilo, o quizás una estrategia de diferenciación. A su lado la ordinariez travesti que exhibían los maricas de Lovetown destaca por su credibilidad y contrasta por su sencillez.

No he encotrado muchas reseñas de Acid House que merezcan la pena, os dejo la del Blog de Claudio Somma donde también piensan que esas ganas de provocar gratuitas a base de revolver el estómago del lector no tienen gracia ni sentido alguno.

30 sept. 2011

El Mapa y el Territorio - Michel Houellebecq

Por fin entre mis manos una nueva novela de mi admirado Houellebecq, que por supuesto he devorado y disfrutado sin mesura. He encontrado que ha suavizado bastante el discurso provocador, aunque afortunadamente no ha disminuido un ápice ni su capacidad para crear historias adictivas ni su habilidad a la hora de narrar. Siguen resonando de fondo los temas que ya ha tratado anteriormente y que son consustanciales a su obra, por ejemplo la imposibilidad de comunicación de los seres humanos o las dificultades (aparentemente) insalvables de las relaciones personales y familiares, pero no son el leitmotiv que guía la acción. El Mapa y el Territorio es una novela que trata principalmente del arte, del negocio que genera, del artista y del proceso creativo, haciendonos partícipes de todas las contradicciones, maravillas y ridiculeces que esta actividad lleva asociada. Y esto no es todo, porque para sorpresa del lector termina convirtiendose en una novela policiaca con serial killer incluído. Très bien, monsieur Houellebecq!

Como curiosidad, aunque ya no parece serlo tanto por lo frecuentemente con que me la tropiezo, el propio autor e incluso su amigo el también escritor Frédéric Beigbeder aparecen como personajes del libro. Houellebecq en concreto tiene mucho peso en la trama, y la recreación que hace de sí mismo compone una caricatura bastante buena del personaje público que ha trascendido al inconsciente colectivo, en parte debido a sí mismo y en parte a los medios de comunicación: huraño, depresivo, impulsivo, culto, contradictorio, etc. Para mi gusto estamos con diferencia ante la novedad más destacada del otoño.

He encontrado algunas reseñas de El Mapa y el Territorio que me han gustado mucho, por ejemplo las de Revista de Letras, La Tormenta en un Vaso y Críticas Literarias Regina Irae (ojo, que las dos últimas incluyen datos que desvelan la trama).

24 sept. 2011

Lovetown - Michal Witkowski

Los extraños y poco explorados caminos de la sinestesia me hacen percibir Lovetown como un cuadro de expresionismo abstracto. Al igual que en este movimiento pictórico, hay mucho color en las historias de ligue homosexual en la Polonia comunista de los 1970s y 1980s, de las que Michał Witkowski nos hace partícipe. El nihilismo más puro, el goce irreflexivo e inmediato aquí, ahora y en todo momento parece guiar la vida de las maricas "históricas" que protagonizan el libro, aquellas que se iniciaron en el sexo ya fuera con los soldados soviéticos destinados a cuarteles polacos durante esas décadas, ya en peligrosos parques y urinarios públicos.
[...] se nota lo poco que la gente necesita para vivir cuando la esencia de sus vidas está en otra parte, cuando su casa la necesitan para hacer tiempo antes de una nueva caza nocturna
El autor, que tuvo sus primeras experiencias homosexuales cuando aún era un adolescente a finales de los 1980s, se posiciona incondicionalmente del lado de la marginalidad nostálgica que estos desviados/travestis/chaperos representan, en oposición a la normalización y corrección que busca el nuevo colectivo gay polaco siguiendo la norma de sus equivalentes occidentales. Paradójicamente éstos últimos, una masa militante de estética e ideas globalizadas, rechazan de plano a sus predecesores pues entienden que sus actitudes y poses irreverentes ensombran la imagen que la sociedad tiene de los homosexuales. El libro es vitalista y alegre, sí, pero hay también mucho caos y mucha autodestrucción subyacente. Hay, como en los cuadros de Pollock, un trasfondo oscuro e inquietante, donde el miedo, la frustración, la lucha por la supervivencia y la desesperanza de la exclusión campan a sus anchas.
Cuánto me gustaría que un día un tío me viese en la calle y que se quedase flipado conmigo. Simplemente. Que se enamorase sin más. Decidme, ¿acaso le haría daño a alguien? [...] Y también que no me robase... Porque cuando os escucho, casi acabo convencida de que si alguien muestra interés por mi [...] está claro que no es por amor, sino que debe de ser un ladrón o un asesino...
Salvo algunas excepciones algo más desarrolladas, la novela se compone de historias cortas de poca extensión, dos-tres páginas de media. El lenguaje empleado es vulgar, crudo, directo, como los aguerridos protagonistas de cada mini-relato o como los brochazos bruscos que caracterizan la obra de de Kooning, Kline o el ya mencionado Pollock. Se adapta no obstante a cada temática en particular: cuando hay que contar aventuras sexuales se emplea el ingenio pero con toques arrabaleros; al describir a "las históricas" se hace con el desparpajo y mala uva de un travesti. Así pues las diferentes situaciones y descripciones de personajes provocan la risa (cuando no directamente la carcajada) por inverosímiles y disparatadas. Pero si hay que relatar ataques homófobos no se hacen concesiones y se exponen en toda su infamia.

En resumen una lectura muy interesante que tiene el mérito añadido de haber sido la primera en tratar abiertamente (¡y hasta qué punto!) la temática homosexual en la muy conservadora y católica Polonia. No he encontrado muchas reseñas de esta novela en la blogosfera, todo lo más una muy breve en Plomes i lluentons (en catalán). Esta vez me atrevo a sugerir los comentarios sobre la misma de The Guardian y The Independent, evidentemente en inglés.

19 sept. 2011

En Busca del Tiempo Perdido: Por la Parte de Swann - Marcel Proust

Imaginaos si me ha costado terminar el primer volumen de En Busca del Tiempo Perdido: Por la Parte de Swann, que hasta me ha supuesto un calvario escribir esta breve reseña. Lo he intentado desde múltiples frentes, pero todos los intentos anteriores han sido vanos porque no se enfrentaban claramente al hecho primordial del libro: es insoportable. En mi personal e intransferible opinión, creo que no he leído nada tan aburrido y prescindible en mi vida. No se trata más que de mojigaterías y bagatelas de un escritor de clase acomodada que no ha tenido más desgracia en su vida que la de ser un pobre niño rico. Poor rich child, los ricos también lloran. Lo siento Monsieur Proust, pero me va a resultar muy complicado llegar a comprender tus dramas burgueses.

¡Y qué prosa, señores! Retorcida, anudada y enrevesada hasta la incomprensión. Frases que se componen de tan solo unas palabras, poco más que un sujeto, un verbo y un predicado, pero que llegan a ocupar un extensísimo párrafo a base de introducir aclaraciones, apuntes y explicaciones entre el sujeto, el verbo y los componentes del predicado. La dispersión hecha arte. La falta de concreción entronizada. El desarrollo insustancial de los detalles elevado a la máxima expresión posible.

No me voy a extender más, la lectura de Por la Parte de Swann me ha dejado agotado, así que prefiero no esforzarme ni siquiera para ponerlo a caldo. En Solo de Libros reseñan la novela al completo, la entrada está repleta de palabras grandielocuentes ("[...] es algo más que una novela; es una experiencia vital") y a pesar de que el redactor comprende "que haya quien diga que es imposible leer algo que apenas cuenta, directamente, nada importante", termina recomendando su lectura y prometiendo placeres sublimes a quien logre finalizarla.

Pues bien, yo aconsejo no perder el tiempo con ella.

Pero en fin, entiendo que haya quien aún así lo intente. Incluso a mí mismo habría sido muy difícil convencerme para que no leyese a Proust, aunque fuese tan solo por el morbo de poder dar una opinión sostenida en cierto conocimiento de su obra.

14 sept. 2011

Corazón tan Blanco - Javier Marías

Un dia encontré un libro de segunda mano de Javier Marías, y como tantas veces hago sin tener ni idea de en qué berenjenal me estoy metiendo, lo compré por la curiosidad de leer algo suyo y comprobar de primera mano si su valía como escritor está a la altura de su fama. Así que me enfrenté a Corazón tan Blanco desde el más absoluto desconocimiento su obra; ahora bien, una vez terminado puedo decir sin vergüenza alguna que su estilo no me gusta lo más mínimo, aunque visto el volumen de ventas de sus novelas debo de ser de los pocos que opinan así.

No es que Corazón tan Blanco no tenga una trama medianamente interesante, no es eso. Admito que sentía curiosidad por saber qué iba a ocurrir con el matrimonio de Juan (el narrador y protagonista) y Luísa, ambos traductores e interpretes de alto nivel. Quería saber del pasado oscuro de Ranz, el padre de Juan, que con anterioridad estuvo casado con otras dos mujeres, una de las cuales fue la hermana de la madre de Juan, y cuyo matrimonio acabó abruptamente con el suicidio de aquélla pocas semanas después de la boda. También me ha parecido muy original y adictiva la subtrama de los ligues y affaires sexuales de Berta, una amiga de Juan que vive en Nueva York y con quien se aloja cuando él acude a las Naciones Unidas de refuerzo temporal. En realidad lo que me ha molestado de Marías no es el argumento y todo el trasfondo filosófico que relaciona a la lengua hablada con el conocimiento y la realidad que percibimos, sino más bien sus recursos y peculiaridades narrativas. Marías repite frases constantemente, a veces incluso se atreve con párrafos enteros. Esta técnica me ha recordado levemente a Thomas Bernhard, pero lo que en el austriaco tiene sentido debido a que es una forma casi terapéutica de desahacerse de su traumático pasado, en Marías queda como una broma pseudopoética sin gracia. Luego están las frases explicativas, que este autor emplea hasta el agotamiento. Las aclaraciones entre paréntesis no fallan prácticamente en ninguna página del libro: tres, cuatro, cinco, demasiadas en cualquier caso porque tratan al lector condescendientemente, como si no fuese suficientemente inteligente para seguirle y por eso el escritor se ve obligado a clarificar temas a cada poco. Luego hay otras características menores de índole sintáctico que me han resultado muy cansinas, como por ejemplo el uso de la construcción "tanto... cuanto", que surge a cada poco como para elevar el tono culto del relato, efecto que también parece buscar a través de los constantes paralelismos que establece con algunos pasajes de Macbeth ya desde el título, extraído igualmente de la tragedia de Shakespeare.

Reconozco que visto así, no parece que estos pocos factores sean de la importancia suficiente como para provocar tanto rechazo, pero el hecho es que repetidos una y otra vez, a mi me han parecido agotadores y pedantes, con lo que aquí pongo el punto final al tiempo que he dedicado a este escritor. Creo que ni su cuenta corriente ni su prestigio notarán mi falta.

Las reseñas de la blogosfera, cómo no, son todo lo contrario a mis impresiones. Véase si no Perdida entre Libros o foro de literatura Yolje.com.

9 sept. 2011

El Señor de las Moscas - William Golding

El Señor de las Moscas es una novela de aventuras con náufragos donde la acción se ve guiada por los aspectos más oscuros del ser humano. Los niños y adolescentes supervivientes de un accidente aéreo se encuentran abandonados a su suerte en una isla desierta, así que liberados de las ataduras sociales y culturales de los internados de donde procedían, dan rienda suelta a las características más perversas del hombre: crueldad, brutalidad, odio, dominación del más fuerte, sadismo y abusos, sumisión de los débiles, etc.

Hay que reconocerle el mérito a William Golding por haberse atrevido a tratar un tema tan delicado a principios de los 1950: exponer con pelos y señales las bajezas de que es capaz el ser humano y hacer actores de las mismas a los niños, que paradojicamente suelen simbolizar la inocencia y la bondad. Bien es cierto que hay un cierto número de jóvenes que intentan permanecer civilizados, manteniendo la humanidad y la racionalidad, pero como ocurre en el mundo real, el margen de maniobra de éstos es mucho más pequeño: el grupo asilvestrado y tribalizado responde a sus intervenciones siempre con actos violentos y asesinatos.

Resumiendo, una novela de lectura muy sencilla y rápida cuyo punto fuerte no está en la forma sino en el fondo, sin duda alguna el autor fue un extraordinario conocedor de los mecanismos que guían al ser humano. Citando a Roger Wolfe:
Es precisamente el factor humano lo que hace imposible salvar a la humanidad.
Otras reseñas en El Bibliófilo Enmascarado y Alcázar de Papel.

4 sept. 2011

Fundación - Isaac Asimov

Casi me da un poco de vergüenza reconocer que éste es el primer libro de Isaac Asimov que he leído en toda mi vida, pero el hecho es que así es. No es que me enfrentara a él con grandísimas expectativas, al menos conscientemente, pero sí es cierto que su fama pesa mucho, no en vano Asimov es uno de los principales y más conocidos autores del género, con una obra vastísima, un montonazo de premios, algunas adaptaciones al cine y TV que se promocionan en base a su nombre, etc. etc.

Por suerte y en base a mi limitadísima experiencia, que evidentemente por el momento se reduce a la novela que hoy comento, creo que su prestigio está totalmente justificado. Fundación tiene los elementos necesarios para ser considerado un clásico de la sci-fi por derecho propio. Toques distópicos al principio, especulación evolutiva con analogías históricas que la hacen muy verosímil, regresiones culturales y tecnológicas, cultos y religiones basados en el control de la ciencia y la técnica, y por supuesto buenas dosis de intriga y misterio para guiar toda la narración... Creo que nunca he estado más convencido para seguir leyendo una saga completa, o por lo menos la trilogía inicial.

En esta ocasión para saber qué opinan otros lectores del libro y a modo de pequeño homenaje al trabajo de documentación y recopilación que llevan a cabo, os recomiendo echar un vistazo a los comentarios de los usuarios de la Tercera Fundación.

30 ago. 2011

Crímenes de película - Jake Arnott

Con Crímenes de Película finaliza la trilogía que Jake Arnott ha ambientado en el mundo del crimen organizado británico (iniciada cronológicamente con Delitos a Largo Plazo y continuada en Canciones de Sangre). Para el cierre de la serie, el autor situa la acción a mediados de los 1990s, con la explosión del Acid House y las raves como motor de la cultura juvenil, tema que Arnott ha demostrado manejar en sus anteriores entregas con la erudición propia de un sociólogo. De nuevo nos encontramos con tres hilos argumentales diferentes que tejen una fantástica novela negra de ritmo cinematográfico, tanto es así que a medida que me adentraba en la narración me ha resultado inevitable pensar en los primeros largos de Guy Ritchie por el fondo y por la forma.

Los protagonistas de las tres tramas son conocidos de los lanzamientos anteriores: Tony Meehan, aquel periodista de perfil sociópata que apareció en Canciones de Sangre; años después se ha convertido en un escritorzuelo a sueldo de una editorial especializada en literatura popular y biografías de delincuentes famosos. Julie Kincaid (nacida McClusky), una joven actriz cuya carrera comienza a despuntar pero con serios problemas para aceptar su vinculación con la mafia, ya que su padre, que estaba en nómina del temible Harry Starks, fue asesinado en el segundo volumen; y finalmente Gaz, aquel mod y más tarde skinhead que entró a trabajar para Starks en Delitos a Largo Plazo y que con los años intenta alejarse de las actividades delictivas con bastante mala suerte. Los capítulos dedicados a este último se desarrollan a base de flash-backs, lo cual no hace sino reforzar el aire a séptimo arte que inunda toda la historia.

En fin, tampoco hay mucho más que contar, la novela se lee muy rápidamente y sin dificultad alguna. Si os gustaron las dos primeras ésta os gustará también, aunque en mi opinión tampoco logra superar el listón de Delitos a Largo Plazo.

Imagino que por la novedad del lanzamiento, aún no hay muchas reseñas de este libro en la blogosfera. Podéis consultar eso sí, las que aparecen en El Popular y Paperblog.

25 ago. 2011

Dinero - Martin Amis

Esta despiadada sátira de la sociedad actual, que encumbra al dinero por encima de todas las cosas, data de 1984, una época que mi memoria asocia inevitablemente con un boom de las finanzas: yuppies, Wall Street, especulación en la bolsa de Nueva York, primas millonarias, etc. Es en este mismo ambiente de poder y ostentación es donde se desarrolla Dinero, aunque no en el mundo de las finanzas, sino en el también intrincado mundo del espectáculo.

El protagonista, John Self, es un director de publicidad británico, treintañero y de origen working class, que se deja enredar en un proyecto para filmar su primer largo gracias a la descomunal financiación que está consiguiendo Fielding Goodney, un americano muy peculiar y muy metido en el show business a quien conoció en un vuelo transoceánico. Martin Amis crea un personaje principal absolutamente carismático al que hace viajar sin descanso entre Nueva York y Londres, ciudades en donde se dedica a exhibir su vulgaridad, a salir de fiesta y buscar pelea, a ponerse hasta las cejas de alcohol y drogas, a darse atracones de comida basura y a hincharse de porno y pajas, si es que no se va de putas. Sobre este filón y creando habilmente situaciones muy divertidas a un ritmo despiadado, el autor consigue elaborar un novelón que sorprende desde el primer momento por el nivel de disparates que te obliga a leer: desde los excesos de director al despilfarro patológico de su desenfrenada novia, pasando por la falta de escrúpulos del financiero o los caprichos e inseguridades de los actores implicados. Amis nos hace identificarnos con Self para que sintamos sus problemas como propios, logrando así que esas situaciones aparentemente extremas nos resulten totalmente verosímiles dadas las circunstancias. Aunque la reacción espontánea a tanto desmadre sea la carcajada, en último lugar siempre queda un poso amargo cuando nos toca aceptar que no están para nada lejos de la realidad.

Como elemento original de la narración, habría que destacar que Martin Amis se incorpora a sí mismo en la trama como un personaje más. De hecho es vecino del protagonista en Londres y termina colaborando con él en la reescritura del guión. Resumiendo, este libro es bárbaro. Y no es porque tenga relación con los pueblos que existían más allá de las fronteras del Imperio Romano, no, es por el resto de acepciones de la palabra: fiero y despiadado por un lado, temerario y osado por otro; grosero y soez a más no poder y precisamente por ello, extraordinario.

Tenéis otra reseña de Dinero que me ha parecido interesante en Cooltural.net.

19 ago. 2011

La Puta de Babilonia - Fernando Vallejo

Excelente y riguroso ensayo en el cual Fernando Vallejo expone con una erudición implacable los innumerables abusos que la iglesia católica ha ido cometiendo durante los dos últimos milenios y la gran mentira sobre la cual está construida. Lo hace partiendo de un pormenorizado análisis de los "textos sagrados" desde un punto de vista histórico y lingüístico, logrando demostrar con aparente facilidad su arbitrariedad, sus contradicciones y sus falacias, inventadas con el único objetivo de dar poder a los supuestos herederos de Cristo. Vallejo no tiene por tanto grandes dificultades en hacernos ver que ya desde antes incluso de su instauración como religión oficial del Imperio Romano, esta organización religiosa se ha caracterizado por sus contínuas maquinaciones, sus intrigas de poder que terminaban en asesinato, las masacres y torturas de todos aquellos que consideraba heréticos y que amenazaban el poder férreo y monolítico que representa la iglesia de Roma, su connivencia con el poder político existente en cada momento para lograr su propio enriquecimiento, etc.

Su sangrienta influencia se ha extendido hasta bien entrada la Edad Contemporánea, cuando el progreso científico y cultural de las sociedades occidentales no le dejó más opción que cambiar el puñal por la palabra y la pluma, limitándose desde ese entonces a intentar imponer sus ideario retrógrado desde los púlpitos y en su incontable producción de enclícicas, cartas o exhortaciones. Pero que nadie se llame a engaño, a pesar de haberse visto obligada a guardar la artillería pesada, la iglesia de Roma, la "auténtica" y "verdadera" según ellos mismos proclaman, no ha retrocedido ni un ápice en sus planteamientos reaccionarios y en su acercamiento al poder, así que ha condenado sin reparos a los movimientos ideológicos progresistas (socialismo, comunismo), ha expresado su rechazo frontal al pensamiento científico y al racionalismo, ha sido cómplice de dictaduras fascistas y del nazismo, se ha opuesto a la abolición de la esclavitud, ha querido imponer la sumisión del obrero al patrón, etc.

En fin, el catálogo de fechorías es interminable, tanto que ha dado para este libro y tengo por seguro que la relación de injusticias hechas en nombre de esa entelequia denominada "dios" es aún más larga. Admito que por momentos las innumerables listas que pueblan el libro se hacen algo pesadas, sin embargo las considero totalmente necesarias para dar valor a las afirmaciones de genocidio, de asesinato y de violación de los derechos humanos que los cristianos católicos, los protestantes y los musulmanes han ido cometiendo a lo largo de la historia. Bajo mi punto de vista es digna de destacar la visceral y a la vez ordenada defensa que el autor hace de los derechos de los animales, siempre ignorados por las grandes religiones monoteístas, y que al negarles la capacidad de sentir y sufrir, los pone cruelmente al servicio del hombre para su uso y disfrute (para empezar, como alimento), como si de objetos inanimados se tratara.

Mientras las hordas de las JMJ 2011 comenzaban a campar a sus anchas por Madrid, yo tenía la oportunidad de leer las últimas páginas de este libro. A veces la vida nos depara suculentos placeres en pequeños detalles. Tenéis más reseñas La Puta de Babilonia en Los Anaqueles o Un día en la vida de Rodo.

16 ago. 2011

Diarios de las Estrellas - Stanislaw Lem

El antropocentrismo es ridículo y patético.

Con esta sencilla frase, que merece encabezar el post en solitario, me atrevo a resumir la esencia de esta colección de historias cortas de Stanislaw Lem, que en la edición de Edhasa recoge los volúmenes 'Diarios de las estrellas. Viajes' y 'Diarios de las estrellas. Viajes y memorias', ambos publicados originalmene en 1971. Para dejar clara dicha afirmación, el autor polaco recurre en la mayoría de los casos al humor absurdo con un giro algo perverso, kafkiano en ocasiones. Ijon Tichy, el explorador del universo protagonista de todos ellos, se ve envuelto en un sinfín de situaciones estrambóticas que van desde los bucles y viajes en el tiempo al turismo espacial, pasando por la representación oficial de la civilización terrestre en foros galácticos o la crónica del alzamiento de los electrodomésticos de gama blanca en la reivindicación de sus derechos. Ojo que algunos relatos tienen un tono ciertamente sombrío y muy alejado del humor, pero en todos ellos Lem pone de manifiesto la hipocresía de la humanidad y sus despreciables maneras, forzándonos de esta manera a la reflexión.

Una lectura muy recomendable. Teneis otras reseñas de Diarios de las Estrellas en Me Libro y Las penas del Agente Smith, aunque la que más me ha gustado de todas las que he leído, por exhaustiva y acertada a mi juicio, es la de Prospectiva.

10 ago. 2011

El Fin de Semana - Bernhard Schlink

Jörg, un ex-terrorista miembro de la Fracción del Ejercito Rojo (RAF) ha sido indultado por el Bundespräsident tras cumplir más de 20 años de condena, así que su hermana Christiane, que se asignó el papel de madre en su relación con él, le recoge a la salida de la cárcel y juntos se dirigen a una casa de campo en donde piensan pasar el fin de semana en compañía de sus antiguos amigos y camaradas de la época de la Baader-Meinhof.

Si en España tenemos a la Guerra Civil como elemento que define irremediablemente lo que somos y la sociedad en la que vivimos, en Alemania conforma la memoria colectiva tanto la II Guerra Mundial como su mucho más reciente pasado de terrorismo anticapitalista y antiimperialista de los 1970s y 1980s. Por lo tanto es normal que sea un tema que sirva de inspiración a muchos escritores y cineastas. En el caso que nos ocupa hoy, Bernhard Schlink examina con rigurosidad y meticulosidad todos los aspectos de interés en la vida de Jörg y su entorno, que incluye también a su abogado, a un joven militante anticapitalista que pretende aprovecharse de su mítico pasado para agitar la lucha actual y a su hijo (me temo que al informar sobre este último estoy revelando una de las sorpresas de la trama). El ritmo que imprime a la narración alternando entre los distintos personajes y la perspectiva de cada uno de ellos hace que nos enganchemos desde las primeras páginas. Desde la ingenuidad en los orígenes de su militancia hasta las dudas y decepciones tras largos años de prisión, el autor repasa en esos tres días un amplio catálgo de situaciones y sentimientos tanto del protagonista como del que fue su círculo íntimo: el rencor hacia quienes le denunciaron, el desencanto de los que fueron abandonando la lucha armada e integrándose en la sociedad que detestaban, las inseguridades de unos, el rechazo a la violencia de otros, el punto de no retorno que supone el primer asesinato, el posible arrepentimiento y la carga de la culpabilidad... Evidentemente el tránsito no es fácil pero facilitará la catarsis de todos los personajes y sobre todo la adaptación de Jörg a su recién recuperada libertad.

Hay un par de elementos de la novela que me han resultado fascinantes. Uno de ellos es la subtrama en que Ilse, también antigua integrante del grupo, y actualmente profesora de instituto en vías de convertirse en novelista, escribe sobre un antiguo miembro del RAF que desapareció en extrañas circunstancias. Ella ve probable que simulase su muerte para seguir actuando desde la más completa clandestinidad, y sobre esta idea construye un interesantísimo relato corto que se distribuye a lo largo de varios capítulos. El otro es el personaje del hijo, el único que no tiene pelos en la lengua a la hora de hablar sobre los horrores que provocó la lucha armada, consiguiendo de esa forma revolver y agitar la conciencia de su padre.

En fin, un libro muy interesante, más aún si os atrae la historia y la sociedad alemana, como me pasa a mi. Más reseñas de El Fin de Semana en Riverside-Agency y en Distrito Jazz.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...