4 dic. 2011

Trastorno - Thomas Bernhard

En uno de los comentarios de mi última reseña sobre un libro de Thomas Bernhard (El Malogrado), otro entusiasta del austriaco recomendaba leerlo al menos cada dos meses. Desde entonces han pasado nueve, así que ya era hora de ponerle remedio. Trastorno es una de las primeras novelas de Bernhard. Formalmente es bastante más accesible que por ejemplo los relatos autobiográficos, ya que el estilo es mucho más sencillo y directo, ¡tiene incluso párrafos y puntos y a parte! Carece además de esas repeticiones obsesivas que caracterizarían su obra posterior, aunque los temas que trata sí que son los mismos con que ya me he topado en el resto de novelas y relatos de su autoría en mi haber: enfermedad y locura, brutalidad y misantropía, aislamiento y soledad del ser humano, el lenguaje y la imposibilidad de la comunicación, la vida en sociedad como manifestación del infierno en la tierra, las primeras pinceladas de su aversión a Austria, etc.

Organizada en dos partes, en la primera el protagonista y narrador, un joven estudiante de Ingeniería de Minas que está visitando a su padre, médico rural, acompaña a éste en sus visitas por la región, siendo testigo toda la miseria y opresión de las vidas de sus habitantes. Al final de la jornada, nuestro doctor tiene previsto visitar al Príncipe Saurau, actual señor de Hochgobernitz (un castillo-fortaleza imaginario pero inspirado al parecer en Burg Hochosterwitz), cuyo relato compone la segunda parte del libro. En ella el narrador se limita prácticamente a transcribirnos las impresiones del Príncipe, que desde una posición de superioridad, tanto física debido a la ubicación del castillo como figurada debido a su privilegiada extracción social y su vastísima cultura, se dedica a dar su opinión sobre los temas que le preocupan, y que en realidad enmascaran apreciaciones filosóficas de interés universal: relaciones familiares, Estado, economía, vejez, enfermedad y muerte, etc. Ni que decir tiene que el Príncipe se encuentra a mitad de camino de la genialidad y la locura, haciendo apreciaciones que a veces he encontrado muy acertadas y en otras ocasiones me han parecido tan vívidas que sólo pueden provenir del delirio de un maníaco-depresivo.

Sobre mi (limitado) conocimiento de Bernhard, diría que esta es una novela perfecta para tomar contacto su estilo, minimizandose el riesgo de que al terminarla reneguemos de él por el resto de nuestros días.

Otras visiones de este libro en Solo de Libros y en Críticas Literarias Regina Irae. En mi opinión los dos blogs han hecho un análisis excelente de Trastorno.

2 comentarios:

Palimp dijo...

Mi gran asignatura pendiente... a ver si me pongo al día.

Cities: Moving dijo...

@Palimp: Pues creo que Transtorno puede ser una buena opción. En Solo de Libros hay también unas cuantas reseñas dedicadas a Herr Bernhard, a ver si entre todos le ponemos solución a esta carencia tuya
;)

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...