1 de abr. de 2015

Indicios de Hipo - Philip Hensher

Leer Indicios de Hipo es malgastar el tiempo, porque hay algo intrinsecamente estúpido y malicioso en este libro. Es enfrentarte al vacío argumental más pasmoso esperando algo, una mínima muestra de no sé, chispa, y comprobar al llegar al final que no hay nada. Absolutamente nada. De nuevo los astutos editores me hicieron picar al comparar el humor de Philip Hensher con el del ínclito Evelyn Waugh (ayudó también que costaba menos de 10,00€). Pues bien, nada que ver. La comparación es insultante para Waugh y para cualquiera que como yo, cometa la imprudencia de enfrentarse a este bodrio.

La trama es muy sencilla, a John le abandona su mujer una mañana. Janet se marcha a viajar por el mundo y él se queda solo en sus quehaceres diarios. Trabaja elaborando índices para una editorial. También hace de asistente doméstico de una anciana dos o tres días por semana. Este era su pequeño secreto, algo que ha influido sin duda en que su esposa se decida a dejarle. El primer día de la separación le da un ataque de hipo que no se le pasa por más remedios que intenta. Conocemos a su familia, marcada por el asesinato hace unos 20 años de su hermana mayor con tan solo 17, cuando volvía sola de una discoteca. En la boda de su otra hermana conoce a Wasia, una chica inglesa de origen indio, con quien parece va a tener un affair sexual, pero que sólo está interesada en fotografiarle a él y a su parentela. Pasan más cosas sin relación las unas con las otras. Un dia sale de fiesta con Wasia y sus amigos. Otro día ayuda a un amigo de la familia a comprarse un coche. Y esto. Y aquello. Pasa un mes y su mujer vuelve. Se le pasa el hipo. Se acaba la novela y en un golpe de ingenio que te mondas de risa nos encontramos con un índice alfabético de las materias tratadas.

En definitiva ni el plantel de personajes extravagantes, ni el drama familiar (el asesinato de la hermana), y mucho menos el personal (abandono de su mujer) consiguen lograr el efecto buscado, ya sea provocar la risa por un lado, o tocar la fibra sensible por otro. Al margen de que los intentos de emocionar son bastante deplorables, veáse si no la cita:
Al final de aquel mes con hipo, lo que entendí fue que no tenía un concepto formado de mí mismo, salvo como objeto del amor de Janet. Es así de duro, y puede parecer patético. Pero al fin y al cabo, ¿qué somos cualquiera de nosotros sino el constructo del amor de los demás? [...] ¿Qué hacemos de nosotros si no tenemos a nadie que haga algo de nosotros, a nadie en quien confiar?
¡Brrrrrrr! ¡Los pelos como escarpias se me ponen al leer algo tan bien escrito! Por si esto no fuera bastante, la narración peca de una característica típica de los libros de humor contemporáneos que transcurren en Londres y que a mi personalmente me enerva bastante: está pensada para los londinenses y por tanto, se pasan todo el rato metiendo referencias y coñas propias de la ciudad que evidentemente, al resto de posibles lectores les son desconocidas. Así pues decir por un descuido que el protagonista vive en Brixton en lugar de Putney se supone que tiene un montón de matices que son un descojono. Y cuando cuenta que para ir a Camden Town ha pasado por Lambeth saliendo desde Streatham (es un decir), está evocando maravillosos paisajes inaccesibles para el lector de la Garrotxa, la Vaucluse o la Turingia. También al mencionar hábilmente que prefiere hacer la compra en el mercado de Clapham en lugar de ir al Tesco está creando un vínculo muy estrecho con quienes saben del tipismo cockney del lugar y no hace falta decir más. Y si nos ponemos a hablar de los pubs y bares de Wandsworth ya te has ganado a los más reacios. Todo lo cual, como técnica literaria, a mi me parece terriblemente pobre. Por lo que he podido curiosear por Internet, el autor es una eterna nueva promesa de las letras británicas. Tiene también publicado en español El Rey de los Tejones, una novela negra que recuerda un poco a la serie Broadchurch pero en un pueblo de interior. Espero que sea mejor que la que he reseñado hoy, porque tela marinera qué cosa tan mala. Tenéis más opiniones de esta fulaña en Página/12, donde con mucha elegancia se deja ver que no es precisamente lo que se dice un buen libro.

28 de mar. de 2015

El Mago de Lublin - Isaac Bashevis Singer

El protagonista de El Mago de Lublin es un judío polaco, no practicante y bastante crítico con la religión, que colecciona mujeres y aventuras extramatrimoniales. Yasha Mazur, que así se llama nuestro hombre, es un mago bastante reputado en su país y recorre durante meses pueblos y ciudades en compañía de su asistente/amante, ganándose al público con sus números de prestidigitación y escapismo. Sin embargo ya entrado en los cuarenta, empieza a notar que las cosas no le resultan tan fáciles. Llevarse mujeres a la cama y sobre todo, deshacerse de ellas, se le hace muy cuesta arriba. La frialdad con que las trata le genera sentimientos de culpa y remordimientos, algo que no le pasaba en sus años mozos. En el momento en que le conocemos Yasha tiene cuatro mujeres en su lista: Esther, su fiel y devota mujer, cumplidora de los preceptos y ritos del judaísmo; Magda, su joven asistente en los números de magia y amante de temporada; Zeftel, amante ocasional que ha sido abandonada por su marido por problemas con la justicia; y finalmente Emilia, una viuda católica de Varsovia de quien se haya perdidamente enamorado, tanto que pretende iniciar una nueva vida en Itala con ella y su hija adolescente, abandonando todo lo que tiene actualmente.

La trama de esta novela tiene algunas coincidencias importantes con Enemigos. Una Historia de Amor, la que hasta el momento es mi única referencia de Isaac Bashevis Singer. Aunque la acción se desarrolla en Polonia a finales del S. XIX y no en el Nueva York post II Guerra Mundial, el argumento discurre de nuevo en torno a un hombre que no puede poner freno a sus deseos amatorios y de conquista. Víctima de sus instintos sexuales, no tiene reparos en mentir, utilizar y manipular a todas sus amantes y por supuesto a su esposa en su propio provecho, incapaz de tomar conciencia del dolor y sufrimiento que provoca. Sin embargo en esta ocasión la religión, el judaísmo evidentemente dadas las raíces del autor, juegan un papel muy importante en la historia. Yasha es judío pero hace años que no pisa una sinagoga. Al contrario, se ha volcado en la ciencia y el empirismo para formarse su propia idea de la existencia, dios y el universo. Sin embargo los acontecimientos se desbordarán en torno a él, y sólo podrá buscar refugio en la religión.

Otra maravillosa historia que recomiendo al 100%. El Nobel polaco tiene una habilidad pasmosa para vapulear emocionalmente al lector, haciendole partícipe de la confusión, los problemas y el sufrimiento que el protagonista va dejando, como un reguero de dolor, a lo largo de los capítulos. No es una lectura alegre pero sí cautivadora, apasionante, perturbadora. En esta ocasión Singer nos regala un cierre precioso, que deja un estupendo regusto a felicidad y esperanza, a pesar de toda la pena y desgracia a que hemos asistido. Tenéis más reseñas en la Revista Rambla, pero mucho ojo porque su resumen revela todos los detalles de interés, y en Libros en estéreo, donde piensan que es un 'libro algo denso, con poca fluidez y por momentos rayano en el aburrimiento'.

24 de mar. de 2015

El gran Retrato - Dino Buzzati

Mi segunda experiencia con Dino Buzzati viene a convencerme de la buena impresión que me causó en El Desierto de los Tártaros, por muy deprimente que resultara aquella lectura. Por suerte en El gran Retrato es algo más benévolo con el lector, aunque no con el ser humano. En un sorprendente e inesperado coqueteo con la ciencia-ficción, la trama viene a plantear una temática ampliamente explorada en el género: la toma de conciencia de sí misma de una inteligencia artificial. El texto no va a aportar muchas novedades, todo hay que decirlo, pero a mí como aficionado siempre me gusta toparme con historias que muestran a las claras la falta de sensibilidad del ser humano cuando en su ambición infinita se vuelve dios creador.

La novela tarda bastantes capítulos en arrancar, al principio nos enfrentamos a lo que parece otra narración de tono kafkiano como la mencionada un poco más arriba: Ermanno Ismani, catedrático de electrónica en una Universidad cuyo nombre no trasciende, es reclamado por el Ministerio de Defensa para participar en un proyecto super secreto que requerirá su decicación completa durante al menos un par de años. Nuestro profesor acepta llevado no por sentimientos elevados de amor o compromiso con la patria, sino más bien por el miedo al qué dirán si lo rechaza. Durante páginas y páginas vemos cómo el más absoluto desconocimiento de sus responsabilidades le harán replantearse la decisión tomada. Nadie, ni siquiera el general con quien se entrevista, sabe de qué se trata, sólo que ha sido reclamado por el reputadísimo físico Endriade, lo cual parece ser marchamo de la seriedad y magnitud del trabajo a realizar. Total que un poco antes de llegar a la mitad del libro es cuando Ermanno y su mujer Elisa, ya instalados en unas remotas e incógnitas instalaciones gubernamentales, sabrán por fin en qué consiste el proyecto. Ante ellos se levanta una intrincada construcción de hormigón y metal que por su forma y tamaño asemeja un pueblo pequeño. Los cimientos de esta urbe demencial y fantástica se distribuyen por toda la ladera de una colina y en su interior albergan un supercomputador que, en un capricho de Endriade, ha sido dotado de una personalidad y una conciencia. Un acto aparentemente injustificado pero que veremos, oculta más miserias humanas de lo que podríamos pensar.

No voy a revelar más información que bastantes pistas he dado ya. El libro tiene una redacción muy sencilla y directa, se da cuenta de él en un par de sentadas. Como ya he adelantado, por poca experiencia que tengamos en el género será muy fácil adivinar qué derroteros va a seguir. En cualquier caso y a pesar de lo previsible del desenlace, no deja de ser una lectura reconfortante e interesante. Tenéis más reseñas en el Blog de Jack Moreno y Caricaturas parlantes.

21 de mar. de 2015

5. Jahrestag

Quinto aniversario de Das Bücherregal, queridos lectores. Cinco años llevo ya dale que te pego con las reseñas, ¡quién me lo iba a decir a mí, allá por 2010! Sigo pensando que leer resulta enriquecedor porque incluso cuando el libro no te gusta puedes aprender algo, y puesto que todavía me lo paso bien escribiendo en el blog, aquí estoy al pie de cañón un año más, cinco ya. ¡Albricias! ¡Regocijo y satisfacción! ¡Días de vino y rosas! Para celebrar tan feliz acontecimiento me voy a permitir laurearme a mí mismo cual general romano de vuelta a la capital del Imperio tras una campaña finalizada con éxito (aunque con el memento mori siempre en mente). Os presento a continuación las 5 joyas de la corona, los cinco posts que más visitas han acumulado en estos cinco años de vida de la estantería, ahí van sin mayor dilación:

  1. Santa María de las Flores - Jean Genet. Cada pocas horas, alguien teclea en un buscador el título de esta obra y mira tú por donde, el motor de búsqueda devuelve mi reseña en los primeros resultados (si no directamente el primero). Lo siento por aquellos que buscaban el texto de la misma en formato pdf, epub, etc. La ventaja que le saca a la siguiente entrada más popular es abrumadora: tiene más del doble de visitas que la segunda posición y a final de mes, suele hacerle una competencia feroz a los posts más recientes. Reconozco que me encanta Genet y aunque a veces ese lirismo suyo me resulte un poco difícil de llevar, estaré siempre de su lado por haber dignificado, de una manera retorcida pero sincera, al lumpen más abyecto, más temido y  más odiado de la sociedad bienpensante de los 1930s, que poco más o menos son los mismos que 80 años después.
  2. Billar a las nueve y media - Heinrich Böll. Segunda posición en el top fünf del blog. Una novela densa y bien cargadita de imágnes y metáforas díficiles de entender que hay que leer con los sentidos bien centrados en ella. Y aún así cuesta. En mi opinión, Opiniones de un Payaso le da cien vueltas, pero ya se sabe que para gustos los colores.
  3. Pánico al Amanecer - Kenneth Cook. Violencia, desolación y vidas autodestructivas en Australia. Texto muy ligero y sencillo, de redacción casi cinematográfica, como atestigua la adaptación al séptimo arte de 1971 Wake in Fright. No apto para estómagos sensibles ni para animalistas combativos: los capítulos que describen las matanzas nocturnas de canguros aún me encienden cuando salen a colación temas relacionados con la caza y el maltrato animal.
  4. El Hombre que fue Jueves - Gilbert K. Chesterton. Se ve que no he hecho buenas migas con este escritor católico, porque una y no más. Mira que he tenido malas experiencias con otros autores pero al final he terminado cayendo y volviéndolo a intentar. Pues con Chesterton ni se me ha pasado por la cabeza repetir. Supongo que debe de ser una de las pocas reseñas de la blogosfera en español que lo ponen a parir, de ahí el cuarto puesto.
  5. Alan Turing. El Hombre que sabía demasiado - David Leavitt. El estreno a principios de 2015 de la película The Imitation Game (2014) le ha dado un empujón espectacular a esta biografía, haciendo que esta reseña remonte posiciones vertiginosamente hasta encaramarse al 5º lugar en solo un par de meses. Yo el film no lo he visto, y dadas las malas críticas que he leído, no creo que pierda el tiempo en hacerlo. Pocas veces ha debido ocurrir que una mala película invite a la gente a interesarse por un libro aburrido.
Para la próxima actualización, que llegará con el décimo aniversario, prometo ampliar la lista a las diez reseñas más visitadas para entonces. Como sé que habrá a quien le parezca demasiada información, he preferido avisar con tiempo para que vayáis asimilando la idea.

19 de mar. de 2015

Cánticos de la lejana Tierra - Arthur C. Clarke

Año 3620: el Astro Rey se convierte en una supernova que se lleva por delante todo nuestro Sistema Solar, fulminando la vida en la Tierra y las colonias de Marte. Que dicho acontecimiento se produciría en poco tiempo a escala astronómica se sabía desde principios del S. XXI. Así que desde mediados del tercer milenio la especie humana se dedicó a esparcir su semilla embrionaria primero y genética después, en naves espaciales repobladoras lanzadas hacia posibles planetas habitables. Una vez alcanzados sus destinos, comenzarían las tareas de colonización humana, incubando los embriones previa síntesis en los casos más avanzados. En 3109 una de estas naves sembradoras llegó a Thalassa, un planeta acuático a 50 años luz, pero con una pequeñísima porción de tierra firme, apenas tres islas. La repoblación se completó con éxito y tras setecientos años y pico de existencia de esta nueva cultura humana extraterrestre, aparece en el cielo de este Waterworld lejano la Magallanes, con casi un millón de almas en hibernación dentro. Se trata efectivamente de la última gran nave que partió de la Tierra poco antes del Armagedón. En este primer trayecto han perdido gran parte de un escudo hecho a base de hielo que les protege frente a los impactos de partículas que sufren al viajar a 60.000Kms/s. Por tanto un grupo reducido de tripulantes y científicos es reanimado y entra en contacto con los thalassianos para pedir su ayuda y reconstruir un nuevo escudo usando el agua de sus océanos de agua dulce. Dicha estructura les permitirá continuar su viaje a Sagan Dos, a 75 años luz de esta primera parada. En el tiempo que les lleve la creación y el montaje del escudo, unos dos años, se establecerán relaciones entre los recién llegados y la limitada población del planeta. Es al desarrollo de las mismas y a otros acontecimientos varios a lo que asistimos en la trama.

Cánticos de la lejana Tierra es una novela bastante simplona. Tiene ideas originales, no lo niego, pero el desarrollo de la acción es en general plano y monocorde. Lo curioso es que a considerada a trozos tiene partes que no está mal. Por ejemplo ese punto hard cuando Arthur C. Clarke se pone docto y erudito y nos explica cómo los neutrinos ayudaron a detectar la proximidad del final del sol, o bien las bases científicas tras la propulsión cuántica, maravillosa tecnología que permite viajar por el espacio a velocidades de vértigo empleando la energía almacenada en el vacío, que no está tan vacío como pensamos. La descripción geomorfológica y zoológica de Thalassa también tiene sus cosas interesantes, especialmente esos extraños crustáceos que habitan en el fondo del mar y que cultivan algas, lo cual indica que poseen cierto grado de inteligencia. Y no digamos la especulación sociológica realizada sobre sus habitantes: una cultura atea, libre de frustraciones inútiles, pacífica, abierta y tolerante en temas sexuales. Resulta muy estimulante coincidir con el autor en que las religiones son dañinas al hombre e imaginar que el experimento de haber sembrado una colonia humana sin la lacra de dioses de ningún tipo ha originado una sociedad perfectamente equilibrada, tolerante, considerada, comprensiva, colaboradora y compasiva. Ahora bien, visto como una globalidad, el texto apenas tiene emoción y es muy contenido. Parece redactado para agradar a todos y no molestar a nadie, sin exabruptos ni salidas de tono. Con un candor, una ingenuidad y una bondad a todas luces imposible de creer, visto el mal bicho que es el ser humano. Es que ni el conato de motín que surge en la Magallanes es creíble por los comedido que es. ¿Pero cómo narices puede haber un motín moderado? ¡Un motín es sangriento o no es!
El teniente de comunicaciones Fletcher abordó al Capitán Bey en un pasillo de la nave después de haberle seguido discretamente y sin haber solicitado una reunión a su secretaria:

- Disculpe capitán. Verá, lo que tengo que decirle a continuación no resulta fácil, pero visto el caríz que ha tomado la situación, no me queda más remedio que hacerlo. Hablo en representación de un grupo de oficiales que está decidido a no continuar el viaje hasta Sagan Dos. Preferimos que la misión finalice en Thalassa, que tiene un clima muy agradable todo el año y unos nativos (ellos y ellas) de trato muy fácil, Vd. ya me entiende ¡je, je, je! - Un guiño picarón y un codazo en el costado del capitán acompañaron la risa socarrona con que el teniente finalizó la exposición de tan inaceptable petición.

- ¡Pero teniente Fletcher, qué me está dicendo! ¡Ay, qué disgusto, qué disgusto! ¡Por favor, acuérdese de sus familiares que están en hibernación! ¿Qué pensarían de Vd?  ¡Me alegro de que estén con Morfeo, así se ahorran la escena! ¡Pero no se da cuenta del mal rato que me está haciendo pasar! ¡Pienselo bien, teniente Fletcher! ¡Depongan su actitud inmediatamente!

- Por favor capitán no se altere, hemos venido con ánimo de colaboración total. No descarte nuestra idea sin más, dele una vuelta y verá como no está tan mal. Imagínese vivir en Sagan Dos, hielos perpetuos a veintitantos grados bajo cero durante décadas, hasta que lo terraformemos y regulemos su órbita... ¡Brrrrrrrr! ¡Qué desapacible! ¿No es mucho mejor este planeta con sus islitas, sus cocoteros y sus 22ºC de media todo el año? ¡Vamos capitán, seguro que Vd. también lo está deseando!

- ¡Ay teniente Fletcher, no me tiente, no me tiente! ¡Sabe Vd. muy bien que no es posible! ¡He adquirido unas obligaciones como capitán de esta nave estelar! ¡No puedo saltarmelas así como así! ¡La Humanidad confió en mi profesionalidad y mi curriculum! ¡No puedo fallarles! ¿Lo entiende Vd, verdad? ¡Me ha puesto Vd. en un compromiso terrible! ¡Ahora tendré que aplicar las directivas oficiales para los motines y conducirle al exilio!

- ¡Nada de violencia, capitán! ¡Por favor, se lo ruego tranquilícese! ¡El exilio! ¡Qué oprobio, qué ignominia, que deshonra! ¡¡No capitán, no nos haga eso!!

- ¡Ay teniente, qué imprudentes han sido Vds! ¡No hay vuelta atrás, ni hablar del caso! ¡Emitiré una orden de deportación inmediata para Vd. y sus seguidores! ¡Haberlo pensado dos veces, gañanes! ¡Siesos!

- Pero por lo más grande, capitán, ¿¡cómo puede firmar algo así sin que le tiemble el pulso!? ¿No se da cuenta del fastidio que...? -El teniente Fletcher reflexionó y detuvo sus lamentos, los cuales cambió por una pregunta emitida con un tono esperanzador- Oiga capitán Bey, ¿significa eso entonces que los amotinados nos quedamos en Thalassa?
En fin, la improvisación me ha quedado un poco Céline, pero supongo que se aprecia el sarcasmo. Poco más o menos estamos ante una historia bienintencionada apta para todos los públicos, incluso para niños de 7 años acompañandos de un adulto. Lo cierto es que desde que tengo el blog no recuerdo haber leído nada de este escritor que me haya convencido. Cita con Rama tuvo su áquel pero en el fondo no era más que la descripción de un objeto extraño que apareció de pronto por nuestro Sistema Solar. Mucho misterio y mucho no tener ni idea de lo que hay, que inquieta un poco, pero para de contar. Puesto a pensar creo que lo único que me ha gustado del británico es 2001: Una Odisea del Espacio, que leí hace la tira de años y que desde luego no voy a releer para mantener el buen recuerdo. Tenéis más reseñas en Literatura Prospectiva, el Sitio de Ciencia-Ficción y en Rescepto. Hay muchísimas más en la blogosfera, y en esta ocasión me he quedado bastante solo en mi juicio porque parece que todo el mundo viene a elogiar el 'sentido de la maravilla' que (dicen) transmite esta obra.

16 de mar. de 2015

Todo un Hombre - Tom Wolfe

Hay que estar muy seguro de lo que se hace para emprender la lectura de una novela de Tom Wolfe. No lo digo porque dude de la calidad, ya que por lo que conozco de su narrativa de ficción yo diría que está más que garantizada, sino por el desbordante tamaño y peso de las mismas, con volúmenes como ladrillos, capaces de provocar esguinces en las muñecas, epicondilitis severas y dislocaciones de hombro. La edición de Todo un Hombre de Anagrama tiene casi ochocientas páginas y la que he leído yo, de Ediciones B pillada de baratillo, andará por ahí. Por suerte en el caso de este autor, más es más, y siempre me resulta un placer zambullirme en ese inabarcable mar de papel, eso sí, tomándomelo con mucha calma. Tanta como que empecé con el nuevo año y puesto que sólo he leído en casa porque el libro es bastante incómodo para llevar encima y en el metro, lo he acabado hace tan solo unos días.

Por dar una breve aproximación a la trama, la historia gira en torno a Charlie Croker, un gran promotor inmobiliario de Atlanta perteneciente al establishment blanco de la ciudad, pero que está pasando por horas muy, muy bajas por una maniobra especulativa fallida: la construcción de la torre de oficinas Croker Concourse en una zona de expansión de la ciudad que no terminará de despegar. PlannersBanc, el banco que ha financiado la operación, empieza a reclamar la devolución de la deuda acumulada y es en torno a la ejecución de la misma sobre la cual Wolfe construye una divertidísima trama que en realidad, constituye una crítica demoledora a la ridícula cultura de la  riqueza y del despilfarro. En torno a este argumento principal se construyen varias tramas secundarias. Por un lado tenemos a Ray Peepgass, uno de los altos ejecutivos de PlannersBanc implicado en las operaciones de Croker que intentará aprovecharse de su débil posición para sacar tajada. Por otro Conrad Hensley, un empleado de los almacenes de distribución de alimentos de la Croker Global Foods despedido en una reducción de plantilla. Y para finalizar, Roger White II, un ambicioso abogado negro que se encargará de la defensa de una joven estrella del deporte universitario local, Fareek Fanon, a quien sobrevuela el rumor de haber violado a la hija de otro de los próceres blancos de Atlanta. Esta red de secundarios le da al escritor norteamericano la oportunidad de verter sus certeros juicios sobre la opulencia del modelo capitalista, la locura del crecimiento continuado, los fallos del modelo socioeconómico, la brecha social, los conflictos raciales, el conservadurismo, la hipocresía de las relaciones humanas, la frivolidad del mundo del arte, la intrigas políticas, y en definitiva, sobre todos los aspectos de la sociedad de finales del S. XX. Curiosamente, tanto Croker como PlannersBanc son dos perfectos ejemplos ficticios de los agentes que condujeron a la explosión de la burbuja inmobiliaria que 10 años después (el libro data de 1998) nos traería la actual crisis económica mundial.

Una de las características de la ficción de Wolfe es que se apoya fuertemente en las diferentes variedades dialectales del inglés norteamericano para diferenciar y dar cuerpo a sus personajes, algo a lo que si mal no recuerdo, también recurrió en La Hoguera de las Vanidades. Evidentemente como lectores de su obra en un idioma diferente al original no vamos a poder apreciar estas sutilezas, y aun si lo leyéramos en inglés, yo diría que nos falta el contexto cultural para apreciar su impacto real. Con todo y eso, hay que reconocer el excelente trabajo que ha realizado el traductor a la hora de adaptar estas particularidades en el texto en castellano. Por lo demás, la prosa de este autor es impecable y por lo general sencilla y accesible, si bien utiliza puntualmente referencias muy cultas o muy marginales, que por suerte están convenientemente aclararas a pie de página. Aunque muchos capítulos sean comparables en extensión a novelas de Amélie Nothomb, son muchísimo más fáciles y agradables de leer que la gran mayoría de las obras de la belga. Tenemos por tanto una combinación difícilmente superable de humor inteligente, críticas irrebatibles y agudas reflexiones, ¿qué sentido tiene negarse algo así? Más reseñas en Farsalia, donde la recomiendan 'sin reservas', en Atisbos, donde ni siquieran pudieron terminarla y una más en Kozmic Books, que andan desaparecidos hace meses.

12 de mar. de 2015

Fiebre de Guerra - James G. Ballard

Fiebre de Guerra recopila catorce relatos cortos de mi admirado James G. Ballard. Según podemos comprobar en su correspondiente ficha de la web Tercera Fundación, la mayoría de ellos data de finales de finales de los 1980s y fue el último volumen de cuentos publicado con el autor aún en vida. Los títulos recogidos son:

  • Fiebre de guerra
  • La historia secreta de la Tercera Guerra Mundial
  • Cargamentos de sueños
  • El objeto del ataque
  • Amor en un clima frío
  • El parque temático más grande del mundo
  • Respuestas a un cuestionario
  • El desastre aéreo
  • Informe sobre una estación espacial no identificada
  • El hombre que caminó sobre la luna
  • El espacio enorme
  • Recuerdos de la era espacial
  • Notas hacia un colapso mental
  • El índice
No vamos a encontrar novedades en cuanto a las temáticas, ya que caen de lleno en las obsesiones habituales del británico y las he encontrado a lo largo de toda su producción en numerosas ocasiones: experimentos sociológicos que ocultan estrategias de manipulación, violencia es sus múltiples formas (guerra, accidentes, terrorismo, etc.), el poder de los mass-media como herramienta de control, desviaciones perversas de la carrera espacial, rupturas y distorsiones del tejido espacio/tiempo como metáfora del olvido voluntario, desastres medioambientales y alteraciones de la naturaleza, la vida en los suburbios frente a las vacaciones perpetuas en la playa, relatos experimentales, etc. Como particularidad, algunos de ellos se ven claramente influidos por los que eran temas de actualidad cuando fueron escritos en la segunda mitad de la década de los 1980s: totalitarismos distópicos causados por la pandemia del SIDA, inesperados efectos secundarios de una Europa unida, etc. Para mi gusto, una selección con un nivel muy alto tanto en la temática, que hace tanto tiempo me conquistó, como en los desarrollos, muy cuidados en esta ocasión, con relatos muy compactos y cierres perfectamente ideados. Más reseñas de esta joya en Cyberdark, con un completo resumen de cada cuento, The Kankel y Lecturas rasantes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...