22 de dic. de 2014

Gato encerrado - William S. Burroughs

Gato encerrado es un breve compendio de reflexiones sobre los gatos a cargo de William S. Burroughs. A medio camino entre un diario personal y una simple recopilación de ideas sobre estos animales, el autor americano vuelca en textos muy reducidos (en ningún caso superan una página) su pasión por estas intrigantes y encantadoras mascotas. Su amor por los mininos es indudable y así nos lo hace saber contandonos anécdotas sobre los muchos con que ha compartido su tiempo y su hogar. De cuando en cuando hay alguna aproximación histórica curiosa al mundo de estos felinos, ya sea para resaltar su importancia en el antiguo Egipto o bien su papel en el despiadado entrenamiento de las cúpulas jeracas nazis. No obstante, el libro en sí no tiene nada que destacar, ni a nivel literario, pues incluso cuando coquetea con el mundo de los sueños es bastante sencillo, ni a nivel filosófico, ya que solo hay dos o tres pensamientos aislados dignos de mención por su ligero trasfondo antiespecista y vagamente anti-antropocentrista. Por desgracia dudo mucho que estas leves pinceladas que muestran cierto respeto por los animales de igual a igual fuesen parejas a su hábitos alimenticios, de ocio o en la vestimenta.

Resumiendo, un libro totalmente intrascendente que se lee en dos trayectos de trasporte público de 40 minutos y aún sobran 15. Siendo malpensado diría que si ha visto la luz es por aprovechar el tirón mediático del autor en los años 1980s, porque nada de lo que contiene merece mínimamente la pena ser publicado. De todas formas para equilibrar la balanza os recomiendo que echéis un vistazo a The Cat inside, donde tienen una opinión muchísimo más elevada de esta obra.

19 de dic. de 2014

Secretos a Voces - Alice Munro

Toma de contacto con la premio Nobel de literatura de 2013. En esta ocasión Alice Munro me lo ha puesto muy fácil para empezar con una colección de relatos cortos, como a mí me gusta, pues prácticamente toda su producción es de obra breve. Secretos a Voces recoge un total de ocho cuentos situados temporalmente desde mediados del S. XIX hasta mediados de la década de los 1960s. La trama se localiza principalmente en la Canadá rural, en un pueblo ficticio llamado Carstairs, no lejos de Londres, Ontario (no he podido evitar curiosear Google maps y existe un pueblo llamado Carstairs en Canadá, pero en el estado de Alberta, a tres mil y pico kilómetros de la cuidad de referencia). También hay un nexo común a casi todos ellos, se trata de la familia Doud, dueños de una fábrica de pianos que da trabajo a la mayoría de habitantes de la zona, benefactores de la ciudad, y cuya presencia de una manera u otra sobrevuela los relatos dándoles una cierta sensación de globalidad. A veces una simple mención a alguno de los Doud establece el vínculo, otras son coprotagonistas en toda regla. Los títulos recopilados son:

  • Entusiasmo
  • Una vida de verdad
  • La virgen albanesa
  • Secretos a voces
  • El Jack Randa Hotel
  • Estación del Vía Crucis
  • Han llegado naves espaciales
  • Vándalos
Los cuentos están protagonizados mayoritariamente por mujeres y coinciden en una serie de técnicas comunes: por un lado recurren con mucha frecuencia al formato de intercambio epistolar, y por otra los narradores son dobles (incluso diría que en alguna ocasión, múltiples). Esto le permite componer y complementar la historia desde los puntos de vista de dos (o más) personajes diferentes. Este recurso narrativo me ha resultado muy original y consigue que la lectura sea muy entretenida, al hacernos alternar entre una perspectiva y otra. Desde luego Ms. Munro la usa con mucha habilidad y a pesar de repetirla, no aburre lo más mínimo, más bien al contrario. Las temáticas se van desde la crónica de sucesos que cabría esperar en una zona poco poblada y muy boscosa (desapariciones de chicas jóvenes, posibles abducciones extraterrestres), a las relaciones personales (amistad entre mujeres, amor y matrimonio), con alguna alguna incursión puntual en la metaliteratura. El desarrollo de más de uno de estos relatos abarca varias décadas, lo cual viene a ser un punto más en común con la obra de una escritora reconocida por la canadiense como una clara influencia: Eudora Welty. Sí, sí, la misma Eudora Welty que hace unos unos meses casi consigue que me tire por una ventana en la desesperación de sus Cuentos completos.

Resumiendo, un libro adictivo que es un gusto leer. No puedo decir que algún texto me haya gustado especialmente, pero sí que ninguno me ha parecildo flojo o  desagradado lo más mínimo. Para mi gusto no hay relatos espectaculares, pero la calidad media es muy, muy alta. Sin duda ha merecido la pena comprarme no uno, sino cuatro libros de esta autora aprovechando la oferta de RBA (y que conste que, pese a mi insistencia en este detalle, no tengo ninguna relación profesional ni de ningún tipo con esta editorial). Tenéis más reseñas en Trotalibros, Papel en blanco y una dividida en dos partes (I y II) en El Lamento de Portnoy.

15 de dic. de 2014

Niebla - Miguel de Unamuno

Augusto Pérez, un soltero económicamente muy solvente y de edad indeterminada, aunque ya maduro para la época en que transcurre la acción (principios del S. XX, igual tenía 30 añitos de nada), se enamora perdidamente de Eugenia Domingo del Arco, una chica de muy buen ver, huérfana, que vive con sus tíos y da clases de piano para sustentarse. Ella sin embargo tiene un novio un poco canalla, Mauricio, a quien no le gusta trabajar y que no quiere casarse por no tener que buscar un empleo, pero por otro lado tampoco admite que sea Eugenia quien le mantenga con sus clases una vez casados. Entre Augusto y Eugenia comienza un tira y afloja en el campo de los sentimientos donde seremos testigos de toda clase de jugarretas, algunas muy sucias, otras no tanto, con las que cada contrincante querrá hacer valer sus intereses.

Aprovechando el centenario de su publicación me he animado a leer Niebla, todo un clásico de la literatura española a cargo de Miguel de Unamuno. En el prólogo de esta edición de Ediciones del Viento, el responsable de la misma, Pollux Hernúñez, nos informa que el autor la consideraba una obra menor, y de hecho pasó varios años en un cajón. Fueron los apuros económicos los que le llevaron a buscar su publicación, que resultó su mayor éxito en vida si juzgamos por el número de traducciones a otros idiomas que se realizaron. Para empezar diré que me ha parecido una novela divertidísima. Tiene un aire a sainete tragicómico, con personajes y tramas muy populares (amor y deseo, engaños y traiciones, etc.), lo cual se ve reforzado por el gran porcentaje de texto ocupado por diálogos, no en vano el mismo Hernúñez preparó una adaptación teatral algunos años atrás. No obstante el substrato es puramente filosófico. El protagonista sufre en sus carnes ficticias el conflicto del ser humano en la percepción de su propia existencia, de la realidad y del supuesto libre albedrío. Me ha sorprendido también su posicionamiento progresista sobre temas sociales, como la liberación de la mujer (personificada en una Eugenia independiente, resolutiva, autosuficiente) o la constatación de la injusticia de la diferencia de clases. Y desde luego a destacar las técnicas rompedoras que usó el bilbaíno en esta obra. Ahora a nadie sorprende demasiado la metaficción pero me da la impresión de que toparse con unos personajes que se mueven entre realidad y ficción y se sientan a dialogar con el autor debió resultar muy innovador en su momento. Y no nos olvidemos de la habilidad de Unamuno para plasmar fidedignamente el hilo de conciencia de los pensamientos de Augusto. Sin duda estos factores habrán ayudado a su popularidad y reconocimiento, que desde luego suscribo tras mi lectura. Para enlazar más reseñas de este libro imprescindible recurro en esta ocasión a tres de mis blogs de cabecera: Solo de Libros, Un Libro al Día y Condón Umbilical.

11 de dic. de 2014

Fundación y Tierra - Isaac Asimov

Dos años y medio han tenido que pasar desde que acabé Los Límites de la Fundación para leerme Fundación y Tierra y así poder dar por finalizado el Ciclo de la Fundación de la Saga de la Fundación de Isaac Asimov. Y digo "dar por finalizado" conscientemente, a pesar de saber que el también llamado 'Ciclo de Trántor' tiene dos precuelas escritas con posterioridad al libro que me ocupa hoy. Pongo el punto final aquí porque no voy a seguir perdiendo el tiempo con más tontunas de robots y aventuras espaciales. Probablemente mi desinterés se deba a mi propia evolución como lector, aunque lo cierto es que desde mi primera toma de contacto con el subgénero de las space-operas (Pensad en Flebas de Iain M. Banks), las he considerado una chorrada descomunal. Que tendrán su público es obvio, que yo no me cuento en él es manifiesto.

El libro retoma la acción tras la decisión del Consejero de la Fundación Golan Trevize por extender la entidad planetaria Gaia a toda la Galaxia, en lugar de seguir el modelo expansionista tradicional basado en un Imperio Galáctico que el Plan Seldon tenía previsto implantar. Nuestro hombre quiere saber el porqué de su elección, tomada en base factores instintivos, y cree que la explicación se encuentra en el planeta Tierra, origen de todas las civilizaciones humanas que habitan el universo conocido. Así pues, se embarca en su búsqueda junto con el historiador Janov Pelorat y Bliss, una habitante de Gaia y como tal, Gaia misma. Bueno pues ya está todo dicho sobre el argumento. En su búsqueda de la elusiva y escurridiza Tierra, el trío protagonista va dando saltos en su moderna nave de motores gravitacionales por toda galaxia conocida, y también por parte de la que no está aún en los mapas. Se detendrán en una buena lista de planetas, en los no habitados tienen aventuras de pacotilla con enemigos que van desde perros salvajes a hongos; en los habitados tendremos que asistir a un par de lamentables escenas de sexo gratuíto protagonizadas por Trevize y atractivas féminas locales. Al final pasa lo que todos sospechamos que va a pasar pero que no voy a revelar por no estropear la lectura a quien le pueda interesar.

Si algo hay que destacar en este ejemplo de manual de aventura espacial es el protagonista, Golan Trevize. En esta última entrega Asimov nos presenta a un patético macho alfa dominante, autoritario, arrogante, egocéntrico, necio, torpe e inútil, que sin embargo tiene una idea elevadísima de sí mismo como el mejor exponente de la raza humana: racional, inteligente, intuitivo, resolutivo, etc. Si el objetivo del autor era crear un individuo repulsivo y repelente desde luego habría que darle la enhorabuena porque lo ha logrado a la perfección. No hay un párrafo en que la prepotencia antroponcentrista del personaje no le haga quedar en ridículo, tratando de mantener a toda costa la individualidad y el supuesto libre albedrío del ser humano como patrón por el que se miden el resto de intereses globales. Por no hablar de su profunda intolerancia hacia la diversidad sexual. No, no es coña: el Consejero Trevize destila un odio incontrolable e injustificado hacia un personaje hermafrodita que se suma al trío protagonista a mitad de la narración. Bajo mi punto de vista resulta un error insalvable plantear que la acción transcurre miles y miles de años en el futuro pero reflejar que se ha avanzado una mierda cuando se trata de respetar al diferente. Patético, miope y grotesco a partes iguales

En fin, no digo que la serie, o más bien lo que he leído de ella, no haya tenido buenos momentos. El planteamiento de la misma en la primera entrega me pareció muy original. El resto ha tenido sus momentos buenos, regulares y no tan buenos, algo que es fácil de enteder pues en casi todos los casos se trata de diferentes relatos cortos compilados por las editoriales con objeto de exprimir la gallina de los huevos de oro hasta la extenuación. Hay que reconocer que ninguno de los volúmenes presenta dificultad alguna en la lectura, se trata siempre de entretenimiento plano y directo basado en tramas políticas ingeniosas pero simples y aventuras con algún golpe de efecto y un par de mensajes de interés. Pero desde luego a mi este último me parece que es para olvidar. Tenéis otra reseña en Pasión por la Ciencia Ficción, cuyo contenido no comparto en lo más mínimo. Curiosamente esta novela no está comentada en El Portal de Ciencia-Ficción, mi sitio de cabecera para buscar otras opiniones sobre obras de cifi. Sin embargo creo interesante incluir aquí la opinión sobre la entrega anterior, Los Límites de la Fundación, que finaliza con el siguiente párrafo:
«Este libro ('Los Límites de la Fundación') prepara el escenario a FUNDACIÓN Y TIERRA, una secuela que une esta saga con la de los Robots. [...] Personalmente, no creo relevante leer esta última novela.»

7 de dic. de 2014

El Juego serio - Hjalmar Söderberg

Estocolmo, finales del S.XIX. Arvid Stjärnblom es joven y está enamorado de Lydia Stille, pero no quiere casarse porque aún no tiene la vida resuelta y no va a poder mantener una familia. Bueno por eso y porque piensa que tiene que hacer muchas más cosas antes de establecerse. Ver mundo, vivir la vida, signifique eso lo que signifique. Y naturalmente cree que el matrimonio se lo impediría. Arvid deja su preparación para ser maestro y empieza a trabajar en la redacción de un periódico. Nuestros protagonistas mantienen un contacto discreto y ocasional para evitar habladurías que les obliguen a forzar el compromiso. Como resultado de esta dejadez y tras la muerte de su padre, Lydia se casa con un hombre adinerado casi 30 años mayor que ella y se marcha a vivir a una estupenda villa en otra ciudad. La ajetreada vida social de Arvid le lleva de fiesta en fiesta. En una de tantas conoce a Dagmar Randel, con quien por aburrimiento prolonga una relación/aventura durante años, lo cual termina siendo conocido por los padres de ella y por tanto, tienen que pasar por el altar aunque no se aman. Las hojas del calendario siguen cayendo una tras otra; Arvid se encuentra casualmente con Lydia en la ópera mietras ellas pasa unos días en Estocolmo sin su marido. Retoman su idilio en secreto. Ella se divorcia de mutuo acuerdo y se va a vivir humildemente a la capital sueca con su escasa asignación. El affair continúa. Las separaciones provocadas por las obligaciones familiares de Arvid invitan a Lydia a mantener aventuras con otros hombres. Los años siguen transcurriendo irremediablemente. La relación entre ambos pasa por altibajos constantemente. Los amantes de Lydia se acumulan. Dagmar descubre el pastel y su tranquilidad familiar desaparece. El doble juego que Arvid ha llevado durante tantos años llega a su fin. Lydia rompe definitivamente con él, que se ve incapaz de vivir sin su amada. A Arvid se le ha escapado la mitad de la vida y no ha hecho nada de lo que en realidad quería. Se ha dejado llevar por las circunstancias. Por fin toma el control de la situación, dice adiós a todo lo que conocía y se marcha solo a viajar por Europa.

El Juego serio es una dolorosa historia de amor basada en una experiencia similar sufrida en primera persona por Hjalmar Söderberg. Ya sea por la moral de la época, las convenciones sociales, por urgencias biológicas o por sus propias limitaciones, Arvid es un pelele de la fortuna, una marioneta incapaz de decidir qué camino tomar. Narrada con un tempo pausado pero implacable, la impresión de una vida que se escapa sin control semana tras semana, mes tras mes y año tras año, resulta demoledora. Quizás lo más asfixiante sea precisamente la amarga contención de todos los implicados en la trama, su falta de determinación y compromiso. Y como mecanismo de defensa, la cobardía innata al ser humano le lleva a autoengañarse en todo momento, haciendo creer a los tres personajes principales que las cosas no están tan mal, que en realidad tienen todo lo que podrían desear: estabilidad en familia y amigos por un lado, excitantes aventuras con amantes por otro. Las vidas vividas en la mentira se tornan existencias grises, desesperadas, deprimentes. A la larga se demuestra sin embargo que resulta imposible ser (medianamente) feliz sin arriesgar y hacerse responsable de elecciones que tomamos. Muy recomendable, la sensación de indefensión ante el destino resulta como un mazazo. Verse reflejado en la historia en mayor o menor medida no resulta nada agradable al lector, lo cual demuestra la gran habilidad de Söderberg como novelista. Tenéis más reseñas en Koratai y Un Libro al Día.

3 de dic. de 2014

Et nunc manet in te / Corydon - André Gide

Programa doble en la matiné de hoy a cargo del Nobel de Literatura de 1947, André Gide. Para empezar un corto inédito hasta hace poco en castellano: Et nunc manet in te. Tras la muerte de su mujer, su prima Madeleine Rondeaux, el autor francés vuelca en un breve texto una amarga reflexión sobre su matrimonio. Muy unidos desde pequeños, el sacramento sin embargo nunca se consumó ya que Gide era homosexual. Sin duda se profesaron un intenso y turbulento amor a nivel espiritual, pero el esposo reservaba sus apetitos carnales principalmente para los jovencitos, aunque también tuvo una ocasional relación con una chica mucho más joven que además le dio su única hija. El escritor tomó como inspiración a su amada para varios personajes femeninos de sus obras, sin embargo también se autocensuró habida cuenta de que existía la posibilidad de herir los sentimientos de su esposa al reconocerse en sus obras (aunque con el tiempo ella decidió no leer nada que él publicase). A juzgar por lo que aquí se narra mantuvieron una relación muy tormentosa, con separaciones prolongadas debidas a los viajes y los amoríos de Gide.

El plato fuerte de la sesión es Corydon, un ensayo en donde Gide hace una defensa perfectamente argumentada de la homosexualidad. El autor elabora un total de cuatro diálogos en los que interpreta el doble papel de adalid de la causa y abogado del diablo, lo cual le permite por un lado lanzar ataques furibundos y por el otro exponer enconadas defensas basadas en la filosofía, la ciencia, la historia, etc. El texto está lleno de referencias a autores que publicaron estudios de interés para el tema tratado en torno a los años de redacción de este libro (fue revisado y publicado en varias ocasiones, entre 1911 y 1920), sin importar cuál era el enfoque concreto de los mismos. Me ha resultado especialmente curiosa la aproximación desde las ciencias naturales: rituales de cortejo, reproducción, supervivencia de la especie, etc. Como era de esperar también se recurre constantemente a los clásicos griegos como representantes de una cultura en la que la homosexualidad estaba normalizada y convivía en perfecta armonía con la heterosexualidad. Es digno de mención el léxico utilizado, muy propio de principios del S. XX y de una orientación médica/científica. Paradójicamente en un momento de auténtica revelación para mí me he percatado de que el modelo de relación homosexual que Gide defiende mira de nuevo al esplendor helénico e implica a jóvenes adolescentes (de los quince a los veintipocos años) con un hombre maduro. Ahora bien, si son dos hombres adultos la denomina sodomía, y el concepto general de homosexualidad en sus múltimples variantes se engloba dentro del decimonónico término de Uranismo. El escritor intenta también dejar claro desde el primer momento la diferencia entre lo que hoy denominaríamos transexualidad y el deseo homosexual que surge sin conflicto con el cuerpo masculino. En fin, resulta un poco confuso en un primer instante, pero tampoco demasiado. Y desde luego no deja de ser interesante como documento histórico de activismo por la defensa de los homosexuales, más aún cuando un siglo después muchos de los razonamientos en contra aún están en boca de los sectores más reaccionarios de la sociedad. Tenéis una reseña estupenda de este libro en Letras libres.

30 de nov. de 2014

Los Nombres - Don DeLillo

El protagonista de Los Nombres, James Axton, es un analista de riesgos estadounidense que trabaja en la sucursal de Atenas de una oscura consultora. Separado de su mujer y con un hijo, ella colabora como voluntaria en una excavación arqueológica en una isla griega. La acción transcurre a finales de los 1970s, durante una época especialmente complicada para la expansión de los intereses norteamericanos en Oriente Medio, Asia y África: Siria, Irak, Afganistán, Zaire, Líbano, Sudán y mucho otros países de esas zonas cuya estabilidad política y económica Axton debe evaluar, empiezan a mostrarse opuestos cuando no claramente hostiles a los EEUU. El círculo de conocidos y amigos del protagonista lo componen principalmente altos cargos de la banca internacional y profesionales de la energía, todos los cuales operan también en las zonas mencionadas. Mientras James está pasando unos días visitando a su mujer y su hijo nos enteramos de que se ha producido un asesinato de tintes rituales en dicha isla. Todo parece apuntar a que lo ha perpetrado una extraña secta compuesta por unos pocos europeos que habitan en unas cuevas aisladas y que están extrañamente obsesionados por las palabras, los alfabetos y las lenguas. Este dato es revelado por Owen Brademas, jefe de la excavación y erudito políglota interesado en el análisis y estudio epigráfico de  inscripciones en idiomas antiguos. Tanto Jim como Owen establecen un extraño e intenso vínculo tanto con los asesinatos rituales (se han documentado varios en los últimos años), como con esta misteriosa secta. Se dedican a viajar persiguiéndolos y tratando de dar con ellos, el primero aprovechando sus viajes de negocios y el segundo buscando nuevos proyectos de investigación que ofrecer a las universidades americanas.

Don DeLillo trae distintos temas a consideración en esta historia pero en mi opinión, ninguno se trata con suficiente intensidad y/o profundidad, con lo que no consigue despertar verdadero interés. La trama se construye sobre las relaciones personales, la intriga política (desde una perspectiva de historia contemporánea que me resulta muy atractiva porque mantengo vagos recuerdos de la actualidad de esos años) y aspectos filosóficos relacionados con el lenguaje como ente que moldea la realidad en que vivimos. Sin embargo la narración da tumbos de un lado a otro todo el rato. Los elementos de thriller político se incorporan tan sutilmente que cuando los expone a las claras dan la impresión de estar metidos con calzador. Quizás lo que mejor se toca son las relaciones de Axton con su entorno familiar y de amigos, pero cuando parece que va a ir más allá las deja de lado y empieza a divagar con el lenguaje, exponiendo teorías con bastante vaguedad que por otro lado, no dicen gran cosa. Dispersión, falta de cohesión, ir de aquí para allá como un pollo sin cabeza. La sensación final que me ha dejado el libro se resume a la perfección tirando de refranero: quien mucho abarca poco aprieta. En definitiva, una novela para olvidar que no se parece en nada a Ruído de Fondo.

En el apartado de otras reseñas, tengo a mi lado en el cuadrilátero a Estandarte ('lean a DeLillo. [...] Pero no empiecen por aquí') y en la otra esquina a Lectura y Locura, a quien no va a costar gran esfuerzo derrotar a juzgar por cómo su crítica se va por los cerros de Úbeda para evitar decir algo negativo del autor. Lo cierto es que casi todas las reseñas que he curioseado por la blogosfera son un poco así.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...