18 sept. 2020

Extraños testimonios - Daína Chaviano

Me topé con Daína Chaviano en el artículo de la Wikipedia sobre Angélica Goridischer, donde se la cita como "una de las tres voces femeninas más importantes dentro de la ciencia ficción en Iberoamérica". Como no tenía ninguna referencia concreta sobre su obra busqué en la biblioteca pública y encontré Extraños testimonios. Subtitulado 'Prosas ardientes y otros relatos góticos', el prólogo a cargo de Antonio Orlando Rodríguez ya empezó a darme mala espina. Nos cuenta en él que se trata de una colección de textos que la autora cubana escribió hace mucho tiempo, pero que por más que él había insistido en que se publicaran, Chaviano los consideraba "una suerte de pequeños escapes o aventuras creativas, disgresiones que se permitía mientras trabajaba en una serie de proyectos de mayor aliento, como la novela 'Fábulas de una abuela extraterrestre'", cuya primera edición es de 1988, añado yo. ¿Cuentos de mediados/finales de los 1980s que se publican por primera vez en 2017? No es precisamente el tipo de presentación que me infunde confianza. Así que empecé a leerlo ya con el gesto torcido.

Los 14 textos que se incluyen en este tomo (ver títulos en la ficha de la Tercera fundación), exploran sobre todo el terror y el género fantástico en el sentido amplio. No se compone exclusivamente de relatos cortos, sino que hay otros formatos. Tenemos una pieza breve de teatro y otros más difíciles de encasillar: desde reflexiones acerca de ciertos fenómenos sobrenaturales disfrazadas de experiencias autobiográficas a textos de marcada intención poética, pasando por la enumeración de los 50 mandamientos del alma. 

En mi opinión los más ortodoxos son los que han quedado mejor. No creo que los temas destaquen por la originalidad pero en cualquier caso su lectura es agradable y enganchan. Historias de terror gótico y romántico, fantasmas, etc. que están muy bien ambientadas y que sin aportar ninguna novedad ni en el fondo ni en la forma, te dejan buen sabor de boca ('Estirpe maldita', 'El pájaro de fuego', 'Gargola mía'). Hay otros que entroncan con la literatura fantástica latinoamericana que tampoco están del todo mal. Se nota en ellos la influencia de grandes nombres del género, como Cortázar o Borges ('Elogio de la locura', 'Había una vez...', 'La sustancia de los sueños', 'La joya', 'Nuestra señora de los ofidios'). Los demás, esos que no sabes muy bien cómo encasillar, imagino que efectivamente le servirían a Chaviano para despejarse, tal y como decía el prologuista, pero a mí me han parecido una pérdida de tiempo. Me gustaría decir que esto me pasa por no informarme un poco antes de decidirme a leer un libro, pero lo cierto es que otras veces lo he hecho y por muy convencido que estuviera también he terminado reputeando. Lo que viene siendo una ruleta rusa pero con 5 balas en el tambor.

14 sept. 2020

Trafalgar - Angélica Gorodischer

Trafalgar Medrano vive en Rosario, Argentina, y se dedica al comercio. Al comercio con planetas de todo el Universo. O al menos eso es lo que cuenta a sus amigos cuando de vuelta en la Tierra, se encuentra con alguno de ellos en el café Burgundy, o va a visitarlos a su casa para charlar un rato. En este volumen se recogen nueve de sus aventuras, aunque la última es poco más que un párrafo con una reflexión del protagonista (ver lista en la ficha de la Tercera Fundación).

Trafalgar es una colección de cuentos para adultos que resultan encantadores, aunque bastante repetitivos en su formato. La propia Angélica Gorodischer, que es una de las amigas a quien Trafalgar frecuenta asiduamente, tomando por tanto parte en los cuentos en un giro metaliterario, llega a comentar en uno de ellos:
"tus viajes son siempre iguales: te pasan un montón de cosas raras, te le tiras, generalmente con éxito, a la más linda que anda por ahí, ganas pilas de guita, ¿y en qué la gastas? [...]"
A pesar de asistir al mismo esquema una y otra vez, los relatos son entretenidos, divertidos, de lectura ágil. Al compartir muchos elementos de los cuentos tradicionales para niños, resultan entrañables. La portentosa imaginación de la autora argentina, que se despliega en una sucesión imparable de mundos, personajes y aventuras, un poco a matacaballo, ha rememorado en mí sensaciones análogas a las de un criajo que está inventando una historia sobre la marcha y se la está contando a sus amiguitos. De todas formas que no se nos olvide que el público objetivo es adulto. Como podemos leer en la cita de más arriba, en todos ellos Trafalgar intenta ligarse a alguna mujer de los planetas que visita y en alguno que otro, hay escenas muy subidas de tono. Por otra parte hay una fuerte componente humorística en el toma y daca entre el protagonista, que tiende a irse por los cerros de Úbeda en su narración, y el amigo que asiste al relato. A cada minuto que pasa aumentan la curiosidad y las ganas de conocer el final de la aventura, pero si quiere lograrlo debe esforzarse en que Trafalgar ponga fin a sus continuas interrupciones pidiendo más café, interesándose por la gata de Gorodischer, intercambiando algún comentario con Marcos, el eficiente camarero del Burgundy, etc.

La edición de Orbis que he leído se cierra con un pequeño ensayo a cargo de Jorge A. Sánchez. En esta pieza se hace un breve recorrido por la obra de la escritoria rosarina y además, se explica que el formato que adoptan los cuentos, que se denomina “relatos de club” y ha sido empleado sobre todo en la literatura anglosajona fantástica. En definitiva, mi toma de contacto con quien es considerada una de las grandes escritoras de ciencia-ficción en español no ha sido exactamente lo que me esperaba, pero desde luego sí que ha sido una experiencia muy original.

10 sept. 2020

Hija de sangre y otros relatos - Octavia E. Butler

Mi toma de contacto con la obra de Octavia E. Butler no podría haber sido mejor. Hija de sangre y otros relatos es una selección de siete cuentos en los que hay ciencia-ficción, relato realista y una incursión en el género fantástico. En el prólogo la propia autora nos revela que se siente mucho más cómoda como novelista y nos da detalles sobre las dificultades que ha tenido con el formato breve. Os dejo la lista a continuación junto con el género:

  • 'Hija de sangre' (ciencia-ficción)
  • 'La tarde y la mañana y la noche' (ciencia-ficción)
  • 'Parientes cercanos' (realista)
  • 'Sonidos del habla' (ciencia-ficción)
  • 'Al otro lado' (realista)
  • 'Amnistía' (ciencia-ficción)
  • 'El libro de Martha' (fantástico)
Si por algo destaca esta colección es, sin duda, por los cuatro relatos de ciencia-ficción, que me han parecido  excelentes. Tanto que compensan con creces la calidad de los otros tres, que no me han entusiasmado que digamos. Sin embargo cuando Butler recurre a la ciencia-ficción resulta deslumbrante. Para empezar las historias tienen planteamientos tremendamente originales. Seres humanos obligados a convivir con  extraterrestres en crudas relaciones pseudo-simbióticas que tienen mucho de parasitarias para nuestra especie. Un mundo apocalíptico en el cual los pocos supervivientes de una infección vírica han perdido el habla. Enfermedades genéticas degenerativas que condicionan y condenan a quienes la sufren. 

Evidentemente el contexto en que transcurren sirve simplemente como punto de apoyo para desarrollar unos conflictos que reflejan su visión del mundo. Y al tratarse de una autora afroamericana que empezó a adquirir un nombre a mediados de los 1970s, cuando la ciencia-ficción estaba copada de hombres blancos, tiene un enfoque que se sale de lo habitual. Primero porque es feminista, aunque por aquél entonces ya había mujeres escribiendo ciencia-ficción feminista, pero sobre todo porque este enfoque procede de la exclusión que supone pertener a una minoría racial oprimida. No esperéis por tanto un trato complaciente a la humanidad, ni pacatos finales triunfalistas. Más bien asistiremos a un buena paliza en que el ego antropocentrista del homo sapiens saldrá bastante mal parado. El nuevo estatus al que Butler quiera llevar a nuestra especie dependerá solamente de su imaginación, pero os puedo asegurar que no dejará indiferente a nadie. Además hay otro punto a destacar en estos relatos cortos: son exquisitamente cortos. Apenas unas pocas páginas son suficientes para que esta autora exponga planteamientos, conflictos y resoluciones. Sin ni una frase de más, ni de menos.

El tomo se completa con un par de artículos en los que Butler nos habla sobre su experiencia como escritora, que sin ser nada del otro mundo (literariamente, quiero decir), nos permiten conocerla un poco mejor. En definitiva, aunque hayan sido cuatro aciertos sobre un total de siete relatos, el libro queda totalmente recomendado. Me ha dejado con unas ganas incontrolables de leer algunas de sus novelas. Y por la frecuencia con que se encuentran en librerías de segunda mano en viejas ediciones en tapa blanda, las de la serie Xenogénesis son candidatas perfectas.

6 sept. 2020

Liberación animal - Peter Singer

En 1975 aparecía la primera edición de Liberación animal, un libro que dio un marco de referencia ético y filosófico al movimiento animalista. El planteamiento de Peter Singer se fundamenta en otorgar igual consideración a los intereses de todos los animales, en lugar de poner siempre por delante los del ser humano. A esta forma de discriminación basada en la especie a la que pertenece cada individuo la denominó especismo, por analogía con el racismo y sexismo. Está tan extendida que hasta que él escribió este tomo no había recibido atención, no ya del público en general, sino ni tan siquiera en el ámbito de la filosofía.

El libro aborda la situación de los animales en relación con el hombre en seis capítulos. En el primero aborda la necesidad de replantearnos el trato que damos a los animales desde una óptica ética. Plantea que es necesario ampliar nuestra esfera moral para incluir y respetar los intereses básicos que buscan todos los animales, siendo el más manifiesto el de evitar el sufrimiento, equiparable completamente al del ser humano. En los capitulos dos y tres nos da ejemplos de cómo ignoramos este interés tan primario de los animales al usarlos como objetos de experimentación por un lado, y como alimento por otro. El relato de la realidad de los animales en los laboratorios y en las granjas industriales, donde se inflige sufrimiento diariamente a miles de millones de animales, es totalmente desapasionado. Para evitar caer en una emotividad que podría tachar de parciales todos sus argumentos, Singer se limita apenas a compilar y transcribir para nosotors publicaciones científicas que detallan los estudios realizados, o bien recurrir a revistas e informes de ambos sectores. La inutilidad y ridiculez de la gran mayoría de los experimentos que se llevan a cabo con animales, así como la arbitrariedad de usar como alimento la carne y otros productos producidos por los animales (leche y huevos), queda demostrada de esta manera con una facilidad pasmosa. El capítulo cuarto defiende la adopción del vegetarianismo/veganismo como única vía posible de boicotear la ganadería industrial en el sistema capitalista. Los dos últimos capítulos se centran respectivamente en dar una visión histórica del especismo y en mostrar en qué situación se encuentra en la actualidad. O más bien en el momento de la revisión del texto, que en esta edición yo diría que a principios de los 2000s. Quizás esta parte necesitaría una nueva revisión ya que por aquel entonces el autor se mostraba mucho más optimista de lo que los años sucesivos han demostrado.

Tengo que reconocer que el texto me ha sorprendido sobre todo por su imparcialidad. El propio Singer admite que durante su redacción tuvo que hacer notar que él no se consideraba a sí mismo ni amante de los gatos, ni de los perros, ni de ninguna mascota. Por desgracia así era como muchas personas interesadas en ayudarle entendían su proyecto, como una especie de defensa de los animales de compañía. Por ello el registro, la fuentes o los argumentos que usa obligan al lector a abordar el problema con una objetividad que debería hacerle cuestionarse la forma en que ve a los animales. Otra cosa es que pueda vencer la inercia y realizar los cambios que el filósofo australiano propone para otorgar a los intereses de los animales la importancia que merecen. Por otro lado hay que destacar que nos muestre a las claras el impacto que la ganadería intensiva tiene en el planeta y en la probreza mundial, algo que sin duda es señal inequívoca de la perspicacia y agudeza del autor. A fecha de hoy esta conexión también forma parte de las reclamaciones de activistas medioambientales. En fin, ya he mencionado más de una vez en este blog mi compromiso con la causa animalista, así que no voy a poder añadir mucho más a esta reseña sin que se me vea el plumero. En cualquier caso creo que se trata de una lectura que puede servir para abrir los ojos a muchas personas, ya que por más que la industria nos muestre en la publicidad a vacas lecheras pastando libremente por los montes de Asturias, la realidad, tanto en el caso del sector lácteo como en el resto de la industria ganadera, es bien distinta.

2 sept. 2020

El arte de tener razón - Arthur Schopenhauer

Como me pasa tantas veces con tantos libros, compré El arte de tener razón solo porque el título me parecía atractivo. El título, el diseño de la portada y la tipografía, las cosas como son. Si hubieran usado un tipo serif seguro que no lo compro. Nada más empezar, en el prólogo a cargo de Franco Volpi, se nos advierte (no en vano 'Advertencia' es como se titula el prólogo), que estamos ante una obra de extensión corta que Arthur Schopenhauer no llegó a publicar en vida. Su contenido formó parte, eso sí, de sus clases, y también se incluyeron partes de ésta en una obra más extensa llamada 'Parerga y Paralimónema'.

Este tomito, al que yo me enfrentaba con un desconocimiento total de su contenido, es poco más que un manual breve que recoge 38 estratagemas diferentes que nos permitirán ganar en una discusión sobre el tema que sea. Tengamos o no razón. Hay bastante referencias a los clásicos griegos de la dialéctica y mucho término culto que puede llegar a despistar, pero en realidad se habla de cosas como dar la vuelta a la tortilla, marear al contrincante mediante palabrería sin sentido, elegir términos que nos hagan parecer mejores que al oponente y escoger para él los que tengan una connotación negativa, etc. etc. Así hasta la 38. La última se recomienda si vamos perdiendo la batalla verbal y tenemos pocas opciones de ganar. Consiste en olvidarnos del tema de la discusión e insultar a nuestro adversario. Ser grosero, maligno, ofensivo. No voy a negar a ratos tiene gracia, y además hay algún apunte de interés sobre la naturaleza humana. Algo que hace la lectura más o menos entretenida. Pero en general resulta un poco tomadura de pelo, la verdad.

El opúsculo de Schopenhauer no llega ni a 80 páginas. El resto del libro hasta completar casi 130 es una aproximación histórica a la dialéctica por parte del prologista, experto en filosofía alemana. Empecé a leerlo y no pasé de la tercera página. Ni lectura transversal, ni nada. Lo cerré.

29 ago. 2020

Guía del autoestopista galáctico - Douglas Adams

El ayuntamiento va a demoler la casa de Arthur Dent para construir una vía de circunvalación. Nuestro hombre no ha podido presentar alegaciones por complicaciones burocráticas maltinencionadas por parte del consitorio. Lo que no sabe el protagonista, ni el resto de la humanidad ya que estamos, es que un equipo naves vogonas dedicado a la demolición de planetas está llegando a la Tierra para destruirla y así dejar libre el camino para una nueva autopista galáctica. Por suerte para Arthur, su mejor amigo, Ford Prefect, es en realidad un extraterrestre que trabaja como redactor para la Guía del autoestopista galáctico. Gracias a sus conocimientos para moverse a dedo por el universo, ambos podrán abandonar nuestro planeta justo antes de que sea barrido de nuestro sistema solar.

Guía del autoestopista galáctico es una novela de ciencia-ficción y humor disparatado que se ha convertido en un fenómeno de culto en el Reino Unido y otros países de habla inglesa. A decir verdad yo entré en contacto con Douglas Adams y su obra a través de la adaptación homónima de este libro a la gran pantalla de 2005, que me gustó tanto que consiguió tenerme haciendo bromas basadas en la acción durante meses. Además Netflix ha producido una serie a partir de las novelas de Dirk Gently, que en mi opinión es también buenísima. De todas formas voy a centrarme que éste es un blog de libros, no de cine.

Por su extensión podríamos pensar que estamos más bien ante una novela corta. La acción es muy rápida, con muchos diálogos y cambiando constantemente de contexto para generar situaciones desmadradas sin descanso. Tengo que reconocer que no me ha parecido demasiado elaborada, además el mecanismo empleado para generar humor es el disparate, que aunque requiere ingenio, esto no lo voy a negar, no necesita hilar demasiado el argumento. Así que abundan las soluciones sin ninguna conexión con el relato anterior, como sacadas de la manga. En todo caso como la historia transcurre en un contexto galáctico, plagado de innumberables especies y planetas que existen desde hace millones de años, no supone demasiado esfuerzo aceptarlo. Me gustaría haberla disfrutado más, pero el hecho es que me ha dejado bastante indiferente. Quizás se deba a que tengo un recuerdo idealizado de la película, que recoge la esencia del libro pero la mejora a base de efectos visuales sorprendentes.

25 ago. 2020

A cabeza descalza - Brian W. Aldiss

Kuwait bombardeó todas las naciones desarrolladas con bombas APQ. Bombas Aerosoles Psíquico-Químicos. Así estalló la Guerra de las Cabezas Drogadas, sin declaración oficial previa. Colin Charteris es un oficial de la ORANUR que trabajaba en un campo de refugiados en Italia pero acaba de ser destinado a Inglaterra. Cuando le conocemos está ya en Metz, en el noroeste de Francia, rumbo a las Islas Británicas. Francia se declaró neutral, así que los efectos alucinógenos de las APQ no se han hecho notar en la población. Sin embargo nada más desembarcar en Dover, Charteris empieza a sufrir alteraciones en la percepción y la conciencia, resultado de la alta concentración de drogas psicodélicas existente en el país, el primero en ser atacado.

A cabeza descalza es una novela de ciencia-ficción tremendamente original y compleja. Tan original y compleja que solo se puede entender como una propuesta de literatura experimental, muy en la línea de El almuerzo desnudo, La máquina blanda o Nova Express de William S. Burroughs, o La exhibición de atrocidades, de J.G. Ballard. Brian W. Aldiss nos sorprende con un texto dividido en tres partes cuyo carácter innovador, a la par que lisérgico, avanza a medida que los alucinógenos hacen mella en la psique del protagonista. Tras un inicio que despista por su linealidad y adscripción a un esquema formal totalmente convencional, la imaginación y creatividad del autor británico se van desbordando poco a poco, generando una historia que descoloca, desconcierta y desubica al lector. Con esto quiero decir que la lectura es cualquier cosa menos fácil. La propuesta de Aldiss pasa por trasladar al papel la experiencia de dislocación psicológica provocada por los estupefacientes que hay en el aire. Su principal estrategia consiste en acuñar neologismos mediante la combinación de palabras. Acelestrozado, catarachas, plastinados, salpisemen, estuniña, desnucidez, recovecoños, carnicias. El texto se nos presenta como un flujo de conciencia, pero de una conciencia profundamente alterada. Los párrafos se componen de frases en las cuales los únicos elementos reconocibles sin esfuerzo son los artículos. Sin apenas signos ortográficos. No hay casi comas, ni puntos excepto para pasar al siguente párrafo. Tenemos que sincronizarnos con en el ritmo de pensamiento para poder encontrar algo de sentido a ese galimatías, unas mezclas muy elaboradas de esos neologismos que incorporan sustantivos/adjetivos/verbos/adverbios en todos y cada uno de los elementos del discurso. Por cierto que vaya reto para el traductor, en mi opinión ha hecho un excelente trabajo.

Pero no quedan aquí las propuestas de Aldiss para vapulear nuestros anquilosados esquemas mentales. Como ya hiciera Burroughs en las obras mencionadas anteriormente, el británico repite ciertas construcciones, que aparecen en diferentes contextos y por boca de cualquier personaje. Cactus de Navidad. Un color negro, el más parecido al marrón. Animales nuevos. Un perro con corbata roja. Esto le permite establecer una suerte de hiperenlaces textuales que se cruzan por toda la narración y ayudan a desubicar al lector, al enviarlo de un lado/momento a otro. Hay también una atracción enfermiza por la velocidad, los coches, las autopistas y los accidentes de tráfico. Esta referencia tan ballardiana a una sexualidad retorcida se suma a una obtusa pero innegable presencia de las diferentes visiones del sexo en toda la novela. Desde las más convencionales y castrantes, con infidelidades, celos y parejas excluyentes sucesivas, a veladas incursiones en la homosexualidad y prácticas de Dominación/sumisión. Por último, cada capítulo finaliza con una serie de poesías que resumen todo lo expuesto en el mismo. Tras enfrentarnos a un texto tan difícil de asimilar, la relativa sencillez de las mismas te deja aturdido porque unas pocas estrofas sirven para dar sentido a lo que has leído.

Estamos ante un libro totalmente fuera de lo común. Ha habido momentos en los que he estado bastante perdido, no voy a engañar a nadie. El problema es que he tardado en entender que resulta mucho más accesible sin tratar de descifrar el significado exacto de cada párrafo, frase o término. En realidad y de forma inesperada, las ideas que pretende transmitir cobran (cierto) sentido globalmente si lo leemos a un ritmo natural. No importa que haya palabras extrañas, al fin y al cabo esos cócteles léxicos y gramaticales se componen de términos y estructuras que son reconocibles de manera inconsciente. En fin, no es una novela para recomendar a cualquiera, pero es uno de los ejemplos de literatura experimental más interesante y reconfortante con que me he topado hasta ahora.

21 ago. 2020

Polizonte a Marte - John Wyndham

Estamos a principios de los 1980s. Un acaudalado hombre de negocios norteamericano ofrece un premio de 5 millones de dólares a la primera persona que consiga llegar y volver de otro planeta de nuestro sistema solar. Ya ha habido algunos intentos pero todos han fracasado. El empresario y millonario británico Dale Curtance, inventor del vehículo volador utilitario gyrocurt, se ha propuesto ganarlo, no tanto por la recompensa económica como por la fama que acarrea. Así que él mismo y un equipo de cuatro personas más se embarcarán en el un vuelo a Marte en el cohete espacial Gloria Mundi. Cuando la astronave por fin consigue escapar de la gravedad terrestre, Curty revisa uno de los medidores y comprueba que han tenido que gastar más combustible del que preveían sus cálculos. Descubrirán entonces que el equipo de viajeros espaciales es algo más numeroso de lo planeado.

Polizonte a Marte es una novela primeriza de John Wyndham que fue escrita en 1936 bajo el pseudónimo de John Beynon (vía Wikipedia). Esa fecha tan temprana ya nos hace suponer el enfoque del texto en cuanto a ciencia-ficción se refiere. Todas las especulaciones que por aquel entonces se hacían acerca del planeta rojo están recogidas aquí. Los canales de Marte que transportaban agua por todo el planeta. El pueblo marciano que después de millones de años se está extinguiendo. Restos de fauna y flora marciana en las proximidades del canales y un desierto que está devorando el planeta. El ideario fantástico que existía sobre Marte a principios del S. XX al completo, vaya. Como la acción transcurre a principios de los 1980s vistos desde mediados de los 1930s, la ambientación propuesta por el autor británico tiene un marcado aire retrofuturista, bastante añeja pero entrañable a la vez. Se podría decir que este libro es poco más que una space-opera si no fuera por una inesperada deriva filosófica que involucra a las máquinas.

Efectivamente, en Marte además de marcianos hay máquinas inteligentes. Máquinas capaces de funcionar por sí solas, en simbiosis y armonía con los últimos habitantes humanoides originales del planeta. Máquinas que para sorpresa de los humanos, demuestran capacidad de acción y pensamiento autónomo. Algo que es muy difícil de encajar entre los terrestres y que les provoca un ludismo atávico al considerarlas como amenazas directas a su supremacía. Wyndham hace una impresionante defensa de estas máquinas inteligentes y rebate racional y sistemáticamente el pánico antropocentrista que causan en la expedición humana. Aunque la falta de rigor científico, el machismo y el colonialismo campan alegremente por las páginas de la narración, merece la pena dar cuenta de ella sólo por asistir de primera mano a este formidable alegato en favor de las máquinas consideradas como nuevo logro evolutivo de la Naturaleza.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...