24 dic. 2011

No soy Stiller - Max Frisch

El señor White, un americano de viaje por Suiza, es detenido tras un altercado con la policía zuriquesa y es obligado a permaner varias semanas en prisión preventiva hasta que se aclare su posible identidad, pues según un viajero que le acompañaba en el tren y avisó a las fuerzas del orden, Mr. White es en realidad H. Stiller, un escultor de cierta fama que desapareció sin dejar rastro hace algunos años. Según comprobamos a medida que leemos las notas que redacta Sam White durante su reclusión, Anatol Stiller era un tipo muy difícil: contradictorio, mendaz, inseguro, arrogante, inestable psicológicamente, huidizo y casi siempre hosco. En esos meses pasados entre rejas, Sam White traba amistad con el fiscal de su caso, que está especialmente interesado en él por motivos que se nos irán revelando poco a poco. Las visitas y los careos con sus antiguos amigos y sus familiares se van sucediendo, y cada vez parece más claro que Mr. White es, tal y como todos aseguran, Herr Stiller, ¿o no es así?

De nuevo un escritor en lengua alemana en Das Bücherregal. Repito con Max Frisch, en esta ocasión con el título que le consagró como escritor: No soy Stiller. Me he cansado de leer aquí y allá que esta novela es una crítica a la pacata sociedad Suiza, y bueno, es cierto que inicialmente la sátira a las peculiaridades de dicho país sobrevuela el texto, pero en mi opinión hay mucho más que eso. En realidad, y siempre bajo mi punto de vista, se trata de una historia de gran complejidad en la que se realiza un demoledor análisis psicológico y filosófico del ser humano y de la construcción de la identidad de una persona. Evidentemente el autor toma como caso particular al protagonista, quien concentra en su ser todas las contrariedades y dificultades inherentes a la vida en sociedad. Frisch se toma su tiempo en poner de manifiesto la ridícula idiosincrasia del país y el momento en que a cada uno le ha tocado nacer, eso es indudable, pero tiene mucho más peso el necesario enjuiciamiento de las expectativas y presiones procedentes del entorno más cercano (familia y amigos) e incluso las ideológicas interiorizadas como propias.

Ni que decir tiene, la novela me ha encantado. Los relatos que nos van perfilando a Stiller desde los cuadernos de Sam White abarcan multitud de personajes y situaciones: su participación en las Brigadas Internacionales durante la Guerra Civil Española, su matrimonio y la frágil salud de su bellísima y adorable esposa, sus aventuras extramatrimoniales, su relaciones familiares con su único hermano y su difunta madre, su entorno de amigos, etc. Todos componen un cuadro que nos permite situar a Stiller/White, sus contradiciones, su dramática historia personal y la resolución de la misma.

El apartado de otras reseñas se reduce hoy únicamente a la que podéis encontrar en Critica de Libros. Os la recomiendo.

2 comentarios:

Palimp dijo...

Lo leí hace mucho tiempo, pero en su momento me gustó. Si no recuerdo mal hay un momento en el libro, que pasa casi desapercibido, en el que parece estar claro si el protagonista es o no Siller -el registro dental.

Cities: Moving dijo...

Pues sí, la historia te lleva de un lado a otro, a ratos piensas que Mr.White es H.Stiller y al párrafo siguiente estás convencido de que no. Yo desde el principio (creía que) lo tenía bastante claro porque el Schweizerdeutsch no lo habla cualquiera, sin embargo reconozco que he dudado como el que más.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...