2 dic. 2017

Un anillo alrededor del sol - Clifford D. Simak

Una serie de productos irrompibles, de tiempo de vida ilimitado y a unos precios imbatibles empiezan a invadir misteriosamente el mercado. Una cuchilla de afeitar que no se gasta. Un encendedor que no se agota. Una bombilla que no se funde. Poco tiempo después aparece el automóvil Eterno, un coche de muy buenas prestaciones y bajo consumo a un precio irrisorio cuyo funcionamiento se garantiza para siempre. También se empiezan a ofertar buenas viviendas totalmente equipadas, de rápida construcción, ampliables y adaptables a las necesidades de los propietarios por un precio por debajo de coste. La situación alarma a la industria mundial tradicional, que se alía en una organización transnacional para hacer frente a una revolución en la producción de origen desconocido que puede acabar con los fundamentos de la sociedad capitalista en la que ellos, claro está, ocupan la mejor posición. George Crawford, cabeza visible de una corporación denominada Investigación Norteamericana, se pone en contacto con el escritor Jay Vickers para hacerle una propuesta: contar esta historia que está haciendo tambalear la economía en un libro, pero ocultando al público que la industria está detrás del texto. A pesar de estar muy bien remunerada, al autor la oferta no le parecerá nada interesante por razones viscerales que no logra explicarse. A partir de ahí, ciertos sucesos inexplicables y casi olvidados de la infancia y la juventud de Vickers empezarán a cobrar sentido en una serie de revelaciones inauditas, cuyo devenir promete cambiar el curso de la historia el hombre en la Tierra.

Un anillo alrededor del sol es una novela de ciencia-ficción cuyo transfondo es la búsqueda y consecución de una sociedad utópica, que aunque no es un subgénero tan popular como las distopías, ya he tenido oportunidad de acercarme a él en alguna ocasión desde que tengo el blog en activo (1). Publicada en 1953, Clifford D. Simak incorpora un buen puñado de elementos habituales de la Edad de Oro de la ciencia ficción en la trama para lograr su objetivo. Para empezar tenemos la evolución de la especie humana por medio de mutantes con capacidades psiónicas y el rechazo que provocan en la población que carece de los mismos. Para continuar la existencia de universos paralelos y la posibilidad de trasladarse entre ellos. Y tampoco falta el trasvase de una conciencia humana a un humanoide sintético. Aunque bueno, esto último no me encaja demasiado en los temas típicos de la ciencia-ficción clásica, menos todavía si consideramos que enlazan (aunque no se nombren tal cual) con la ingeniería genética, los conflictos éticos de la robótica e inteligencia artificial, etc.

A nivel argumental tengo que admitir que me ha sorprendido muy gratamente la denuncia tan directa que se hace del capitalismo y la sociedad de consumo. La validez de los juicios que exponen las miserias del modelo económico que rige el planeta mantienen su validez hoy día. Por si esto no fuera suficiente, a Simak no le tiembla el pulso al poner de manifiesto que la guerra se considera un factor afín a los intereses de ese monstruo, en tanto en cuanto puede reconducir una desviación de dicho modelo al cauce que conviene a su supervivencia. En este sentido no queda más remedio que admirar su valentía y reconocer que la crítica vertida encaja muy bien en la trama. Lo malo es que hay otros puntos en los que flaquea. Sin ir más lejos hay una sobreabundancia de subtramas y personajes de poca relevancia que terminan saturando un poco. Acción, romance, misterio, prospección científica y tecnológica, crítica filosófica y social... Con poco más consigue una enciclopedia novelada. De todas formas el resultado es bastante simpático y satisfactorio. Para la cantidad de elementos tan dispares que se incluyen en el cóctel, la mezcla final deja buen sabor de boca. Tenéis un par de reseñas bastante extensas y completas tanto en Kindle garten como en Un universo de ciencia-ficción.



-----------------------
(1) Ver Cánticos de la lejana Tierra, de Arthur C. Clarke; Walden Dos, de B. F. Skinner; La isla, de Aldous Huxley

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...