4 may. 2011

Matadero Cinco - Kurt Vonnegut

En mi opinión, Matadero Cinco -subtitulada La Cruzada de los Niños- es un fantástico alegato antibelicista. Como ya ocurre con otros libros de Kurt Vonnegut (Cuna de Gato, Galápagos), los aspectos de ciencia-ficción son secundarios y el escritor los usa exclusivamente para dar más relevancia a lo que le interesa, en este caso reflejar el absurdo del ser humano y de la guerra.

Billy Pilgrim, el anodino optometrista que protagoniza la novela, es sin duda un alter ego del autor, quien a modo de exorcismo vierte sus experiencias personales durante la II Guerra Mundial en la trama, en especial el oscuro episodio del bombardeo aliado de Dresde. Pilgrim experimenta contínuos viajes en el tiempo pero no puede desencadenarlos ni controlar la duración o el momento/lugar de destino de los mismos (no sería raro suponer que en realidad el óptico padece algún trastorno psiquiátrico grave). Su único remedio pues, es aceptar esta situación con estoicismo. La resignación y pasividad del protagonista respecto a estos saltos temporales (¿ataques?) proporcionan a Vonnegut el alejamiento necesario para exponer las salvajadas que cometen los hombres durante la contienda con una frialdad que se torna ironía y sarcasmo al límite de la razón. Por si esto no fuera bastante, Pilgrim es abducido por unos extraterrestres del planeta Trafalmadore para ser expuesto en un zoo. Los trafalmadorianos son capaces de experimentar el espacio-tiempo en su globalidad y no como una sucesión lineal de acontecimientos, hecho que les hace concebir la existencia desde una perspectiva determinista y fatalista. Mientras intenta explicar a Pilgrim la percepción total del tiempo, un trafalmadoriano se burla del concepto humano de libre albedrío:

Si no hubiera pasado tanto tiempo estudiando a los terrestres —explicó el tralfamadoriano—, no tendría ni idea de lo que significa «libre albedrío». He visitado treinta y un planetas habitados del universo, y he estudiado informes de otros cien. Sólo en la Tierra se habla de «libre albedrío»

Tras varias novelas de Vonnegut en mi haber y como curiosidad añadida, me ha resultado divertido reencontrarme con algunos personajes que ya conocía de otras obras suyas. Así, podemos leer un par de artículos de propaganda redactados por Howard W. Campbell, el nazi americano protagonista de Madre Noche. La raza alienígena de los trafalmadorianos aparece también en Las Sirenas de Titán. Y el escritor de ciencia-ficción Kilgore Trout se pasea por las páginas de Galápagos. En fin, unos detalles ingeniosos dentro un gran libro donde se vuelve a poner de manifiesto cuán ridículo, limitado y patético puede llegar a ser el hombre.

Otras reseñas de Matadero Cinco en Regina Irae y el Sitio de Ciencia-ficción.

2 comentarios:

Francisco Guillermo dijo...

Lo acabo de bajar, no puedo decir que lo vaya a leer este año, pero esta dentro de los próximos 10 que leeré, junto con Marea Estival, Neuromante, SnowCrash, La sombra del torturador, etc.

Saludos!!!

Cities: Moving dijo...

@F. Guillermo: Tengo muy abandonado a este autor, que a mí personalmente me encanta. Precisamente un día después de tu comentario me tropecé de casualidad y tiradísimo de precio con el que fue el último libro que publicó Mr. Vonnegut antes de morir: Hombre sin Patria, así que en breve tendremos reseña. Por cierto, me alegro de verte de nuevo por aquí

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...