29 ago. 2015

La gran pesquisa - Tom Sharpe

Acción a matacaballo y mucho desmadre. Sexo a tutiplén y una bola de nieve de mentiras y engaños que baja hasta el valle a toda velocidad, creciendo descontroladamente a cada metro que recorre. Estas son las características habituales en todas las novelas de Tom Sharpe y La gran pesquisa no es una excepción. En esta ocasión la trama transcurre en el mundillo literario. Frederick Frensic, de la agencia literaria Frensic & Futtle, recibe una novela titulada 'Deteneos, oh, hombres, ante la virgen'. Se trata de un compendio de todo lo que a este agente le repugna en una novela, pero su olfato le indica que por los temas que trata (la relación afectivo-sexual entre un joven de 17 años y una anciana de ochenta y tantos), tiene todas las papeletas para convertirse en un best-seller mundial. Tras colocar el libro a un ambicioso editor norteamericano mediante una estratagema bastante turbia y carente de ética profesional, éste reclama una gira de presentación con el escritor por EE.UU. como parte de la campaña de promoción. Sin embargo el autor de la misma exige permanecer en el anonimato más estricto, así que esta pequeña agencia le propone a uno de sus eternos aspirantes a estrella literaria, Philip Piper, hacerse pasar por autor de esta infame obra para poder cumplir con las claúsulas del contrato. A cambio de ello, se comprometen en buscar editorial para su ambiciosa y pretenciosa novela, 'En busca de la infancia perdida', cuya reescritura en diferentes claves (Henry James, Joseph Conrad, George Eliot, Dickens, Thomas Wolfe, Faulkner y este año, Thomas Mann) le lleva ocupando la última década. Y claro, en estas condiciones el caos, la confusión a todos los niveles imaginables y el consiguiente cachondeo están garantizados.

La trama no da descanso al lector y transcurre aceleradamente, con un imparable desbarajuste que va in crescendo capítulo tras capítulo. En mi opinión no estamos ante una de las mejores novelas del británico, aunque reconozco que divierte y tiene golpes de ingenio que te hacen reír sin remedio. ¿Hay una crítica de fondo al mundo editorial? Es evidente, pero yo lo veo más que como punto de partida de la historia, no como objetivo real de la misma. Además el cuestionamiento es tan hiperbólico y los personajes que la pueblan están tan estereotipados que solo se entiende como parte de la gran boutade que es el libro. Por otro lado, y a pesar de tratarse de una novela ligera, hay que admitir que los personajes están todos al límite de la cordura e implacablemente caracterizados para facilitar los conflictos. Frensic, el editor: intrigrante, inteligente, manipulador. Piper, el falso autor: apocado, maleable, ingenuo. El Sr. Hutchmeyer, el magnate americano que ha comprado los derechos para USA: mezquino, mujeriego, calzonazos. Su esposa, la Sra. Hutchmeyer: arrebatadora, decidida, dominante. Las relaciones entre unos y otros alcanzan cotas de sorpresa y absurdo impensables. Por otro lado, Sharpe usa la Gran Literatura y el Olimpo de autores mundialmente reconocidos para incorporar su estilo en la trama y provocar la carcajada al sacarlos completamente de contexto. Resumiendo, una novela muy, muy divertida. Creo que nadie podría esperar más (ni menos) del autor de Wilt. Curiosamente, no he encontrado muchas reseñas de esta novela, os dejo la de Despejito de mente por aquello de que podáis comparar.

25 ago. 2015

Perro callejero - Martin Amis

En Perro callejero se desarrollan cuatro hilos argumentales:

  • En el principal tenemos a Xan Meo, un actor cuarentón que ha sido lo suficientemente inteligente para diversificarse y tocar todos los palos culturales propios del S. XXI con un éxito moderado: toca la guitarra con una banda de aficionados, ha publicado un libro de relatos cortos que lleva varias semanas entre los recomendados, etc. Un día sale a tomarse unas copas en su pub preferido y sin que medie provocación alguna por su parte, un par de tipos le dan una paliza a resultas de la cual sufre un traumatismo craneal cuyas secuelas trastocarán su vida y la de su familia (mujer y dos hijas pequeñas)
  • La casa real británica recibe un video con imágenes de la princesa Victoria desnuda tomando un baño apaciblemente. Aunque la única protagonista del material es la joven heredera al trono, las imágenes no dejan duda de que alguien la acompañaba en el cuarto de baño.
  • Clint Smoker es periodista en un infame diario sensacionalista, el Morning Lark. Actualmente está cubriendo el escándalo de la princesa Vicky y preparando una exclusiva con una estrella del fútbol que ha caído en desgracia. El reportero tiene un lamentable historial amoroso resultado de un pene muy pequeño y una bocaza muy grande.
  • Un magnate americano del petróleo fallece en Londres por un accidente ridículo. Su esposa y el cadáver vuelan de vuelta a Houston en el vuelo 101 de CigAir, que sufrirá serias dificultades en su trayecto transoceánico.
Martin Amis construye una novela bastante entretenida en la que sobre un ligero sustrato de novela negra de hampones británicos (Xan Meo es hijo de un antiguo criminal), trata temas escabrosos: abusos sexuales a niños detro de la familia, pornografía, falta de ética en el periodismo, relaciones afectivas en situaciones traumáticas, etc. Al contrario de lo que cabría pensar, los cuatro hilos no confluyen, sino que se tocan muy tangencialmente en los capítulos finales a través de personajes comunes. Bueno, los tres primeros, porque sinceramente no sé muy bien qué conexión hay entre la subtrama del vuelo 101 y el resto. Algo se me habrá escapado, seguro. La impresión final que me ha quedado de la novela es bastante pobre; es verdad que no cuesta leerla, que como pasatiempo resulta ligero y divertido, pero argumentalmente no hay mucho que rascar en ninguna de las historias que se manejan. Las ganas de epatar con tanto asunto de índole sexual no pasan de la anécdota irrelevante, las incursiones en la violencia gansteril están como fuera de lugar,  etc. Por resumir, hay una falta de cohesión global. Así que al terminar de leerla, la única sensación que persiste es la de indiferencia, indiferencia ante una novela que sirve para pasar el rato, pero que no ha dejado ninguna impresión en absoluto. Ni tan siquiera negativa. Más reseñas en Letras libres, Lectores insaciables y Un libro al día. Los dos primeros tampoco están convencidos con esta obra, mientras que el tercero la valora mucho mejor.

23 ago. 2015

Las hermanas - Stefan Zweig

Hoy, un poco a modo de relleno, toca cuento corto de Stefan Zweig. Listo en una hora o menos, Las hermanas relata la historia de dos gemelas idénticas nacidas del breve matrimonio entre un militar (bravo, valiente, gallardo pero también demasiado ambicioso) y una humilde vendedora de especias (muy guapa, laboriosa, trabajadora y ahorradora) de alguna ciudad de la Aquitania. Las pequeñas Sophia y Helena heredan la belleza de la madre y la ambición desmedida del padre, que cayó en desgracia y fué ajusticiado tras capitanear un levantamiento frustrado contra el rey a quien servía. En su desgracia arrastró a su viuda y sus hijas póstumas nada más venir a este mundo, pues a la madre no le quedó más opción que regresar a la pobreza del puesto del mercado. Cuando llegan a la adolescencia, ambas repudian sus orígenes y  Helena se convierte en una cortesana de lujo para huir de la miseria. A la vergüenza que dicha acción le provoca, Sophia responde rechazando los placeres carnales y vistiendo los hábitos, entregandose en cuerpo y alma al cuidado de los más necesitados. Lamentablemente la decisión de ésta última procede de la arrogancia más vanidosa, pues su objetivo real es, desde la humildad y la modestia, superar en notoriedad a su hermana.

En fin, no hay mucho más que contar de este librito. Zweig reproduce el formato de cuento infantil clásico con una temática para adultos; la moraleja, si es que la hay, tiene una lectura muy, muy zen: la conducta del ser humano está condicionada principalmente por su vertiente física, por su lado animal. Solo la edad y las experiencias acumuladas nos permiten, mediante la reflexión, tener algo de margen de decisión sobre nosotros mismos. Bueno, al menos esta es mi interpretación visto el conflicto que se plantea entre las dos hermanas protagonistas. El malogrado autor austriaco tiene mejores relatos, por supuesto, pero como siempre da gusto leerle aunque sea en un entretenimiento tan breve. Más reseñas en El placer de la lectura, Papel en blanco y Un libro al día.

20 ago. 2015

Chronic City - Jonathan Lethem

Hoy recurro a la sinopsis de la editorial para resumir la trama de Chronic city  porque la condensa con mucho tino:
"Chase Insteadman, un apuesto e inofensivo producto de la escena social de Manhattan, lleva una vida de ocio gracias a las rentas que recibe de su breve carrera como actor infantil. Además, últimamente ha vuelto a la vida pública por una tragedia que los medios no se cansan de cubrir: su amor de la adolescencia y prometida, Janice Trumbull, está atrapada en la Estación Espacial Internacional, desde donde le envía arrebatadas cartas de amor. La vida de Chase cambia radicalmente cuando conoce a Perkus Tooth, un ermitaño virtual y enigmático que es adorado en los círculos más modernos por su arte callejero de vanguardia y sus caústicos comentarios. Su labia incendiaria y su voraz paranoia arrastran a Chase a un Manhattan completamente diferente, un Manhattan distópico y sesgado en el que la verdad es a gusto del consumidor."
En esta novela Jonathan Lethem cuestiona y retuerce la noción de realidad convenientemente para hacernos ver que no todo es lo que parece. Nos muestra una ciudad que está experimentando situaciones extrañas pero hasta cierto punto verosímiles. Nos hace dudar de los hechos, porque cada suceso que relata van poniendo en entredicho lo que nos había contado con anterioridad. Para ello desgrana de cuando en cuando pequeñas pistas sin importancia aparente, pero que cobran sentido en los capítulos finales. Por desgracia, ni las revelaciones ni las conclusiones alcanzan el nivel suficiente de ingenio para que en la cabeza del lector se produzca ese destello placentero de complicidad que supone reconocer una buena historia.

La verdad es que con esta breve impresión mía podría pensarse que la novela tiene algo de dickiana. Bien, es inevitable reconocer claras influencias de Philip K. Dick en personajes, situaciones y el fondo de la acción. Sin embargo, si a alguien me ha recordado es a Charlie Kaufman. Los guiones de éste último (Being John Malkovich, Adaptation o Eternal Sunshine of the Spotless Mind) son el rutilante equivalente cinemátográfico de este intento fallido de crear una trama intrincada y compleja, de tintes fantásticos, que ponen en entredicho la realidad que creemos percibir, o más bien fabricar a nuestra conveniencia. En mi opinión la obra de Lethem deja mucho que desear. Se sostiene capítulo tras capítulo en las rarezas y peculiaridades del coprotagonista friki, Perkus Tooth. Sus idas y venidas entre marihuana, constantes referencias a la cultura pop más underground, mundos virtuales y conspiranoias (una retahíla inagotable de pamplinas, por si no ha quedado claro), se van sucediendo sin descanso y sin que sepamos muy bien a dónde se dirigen ni él, ni la trama, ni el protagonista, que viene a ser un pelele sin voluntad propia que corretea detrás suyo. Además la presencia de Manhattan como elemento de fondo es omnipresente y para mi gusto cansina. Seguro que al lector de la Gran Manzana se excita sobremanera con tanta referencia al Lower y el Upper East Side, la Ochenta y cuatro Este, la Segunda Avenida, Park Avenue y sutilezas como 'me pongo nervioso cuando las calles de Manhattan alcanzan los tres dígitos', pero a mí, que no me dicen nada, se me hacen pesadísimas. En fin, casi 30,00€ que me gasté en este tocho, que a pesar de las cuatrocientas y pico páginas se hace muy ligero, porque en el fondo no es más que un entretenimiento insustancial e intrascendente. Y todo por la mención a un 'Manhanttan distópico' en la reseña editorial. Es que no aprendo. Tenéis más reseñas en Desde la ciudad sin cines, La medicina de Tongoy y Un libro al día. Los dos primermos os contarán todo lo contrario a lo que acabáis de leer, pero para mi tranquilidad, en ULAD la valoración final es 'sumamente irregular novela'.

18 ago. 2015

Enemigos del sistema - Brian W. Aldiss

Otro volumen publicado por Edhasa-Nebulae que pillé por dos duros y que para mi sorpresa es lo mejor que he leído de Brian W. Aldiss hasta el momento. Enemigos del sistema es una novela de ciencia-ficción situada un millón de años en el futuro después del establecimiento el la Tierra del Biocom(unismo), un régimen utópico fundamentado en los principios de comunismo, pero que consiguió hacer reales las ideas de igualdad de todos los seres humanos (homo uniformis) mediante la aplicación de técnicas biomédicas, de ingeniería genética, etc. La trama transcurre en este aniversario tan lejano y tan difícil de concebir para la mente humana. Coincidiendo con las celebraciones, un grupo de próceres del sistema se dirige a pasar unas semanas de vacaciones al planeta Lysenka II. Habilitado recientemente para el turismo de las clases más privilegiadas en exclusiva, se sabe de su existencia desde hace más de un millón de años, cuando aún los sistemas comunista y capitalista se dividían la hegemonía política de la Tierra. Una nave exploradora procedente del bloque capitalista tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia en dicho planeta, y no se volvió a saber de sus ocupantes. Así pues, el grupo de privilegiados turistas sale a hacer una excursión en autobús para visitar unas impresionantes cataratas y el último vehículo de la caravana sufre un accidente que parece provocado por unos extraños seres humanoides. La insólita fauna local pondrá en peligro sus vidas y cuestionará los conceptos que Biocom ha implantado en su pensamiento.

No voy a negar que en mi opinión, el planteamiento tiene fallos muy importantes. En el lado hard tenemos por ejemplo el viaje a velocidad hiperlumínica hasta el destino vacacional: 50.2 años luz que se despachan en 40 horas sin que a Aldiss le tiemble la mano. O la técnica del biodesvío, uno de los procedimientos médicos que hizo viable la implantación de esta utopía de comunismo biológico mediante la cual el neocórtex toma control del cerebro reptiliano y el límbico. Algo inconcebible y que tendría resultados catastróficos de poder llegarse a implantar, desde luego. O el absurdo choque tecnológico de viajar en autobús dentro de más de un millón de años. Por no hablar de cuestiones relacionadas con la evolución social y ética del ser humano; por ejemplo se deja entrever acertadamente que la dieta que sigue el hombre es vegetariana (o al menos se rechaza el consumo de carne a no ser en situaciones excepcionales), pero luego existen zoos que mantienen captivas exoespecies animales o se propone diezmar la vida autóctona de un planeta para adaptarlo a las necesidades del ser humano. En fin, que tras más un millón de años en el futuro el antroporcentrismo siga siendo práctica habitual a mi no me encaja, pero bueno, el libro no lo he escrito yo. De todas formas si prescindimos de estos fallos, la historia no está mal. Por un lado hay una crítica descarada al comunismo como sistema totalitario, con ideas tomadas directamente del IngSoc imaginado por George Orwell en '1984' (neolengua, propaganda institucional, delaciones y traiciones como estrategia de terror y control, etc.), y de 'Un mundo feliz' de Aldous Huxley (la desaparición de las estructuras familiares, gestaciones en úteros artificiales, sin mujeres ni embarazos de por medio, posterior crianza y educación de los niños en instituciones estatales específicas para ello). Por otro se fantasea con bastante coherencia sobre las estrategias de evolución/involución que provoca la adaptación al medio, por más que los resultados que nos presenta el autor sean del todo increíbles. Y hay también algo de aventura intrascendente pero que encaja muy bien globalmente. En fin, una novela corta simpática, que se lee en un rato y cuya impresión general es bastante buena. Tenéis más reseñas en Rescepto y CiFi Perú.

14 ago. 2015

La fábrica de pesadillas - Thomas Ligotti

Impresionante recopilación de historias cortas de terror a cargo de quien, curioseando por Internet, se revela como una de las plumas mejor consideradas en el género: Thomas Ligotti. Desde luego en lo que a mi respecta, tras leer La fábrica de pesadillas no puedo estar más de acuerdo con esa opinión. El libro incluye un buen número de cuentos (veintitrés para ser exactos) seleccionados de las que fueron sus tres primeras compilaciones de relatos, a los que se suman algunos inéditos hasta el momento de la publicación. La obra de Ligotti se caracteriza por por poner al lector en situaciones irreales, intangibles, inexplicables, la mayoría de las cuales transcurren solo en su cabeza, en devastadoras alucinaciones, en delirios psicóticos, en enfermizos sueños opresivos, o en una inaprensible semivigilia en donde se funden el mundo real con universos en otras dimensiones. La influencia de H.P. Lovecraft o Edgar Allan Poe es evidente en un gran números de textos que se construyen sobre antiguos y secretos cultos a dioses atávicos. Encubiertos en la sociedad contemporánea bajo el disfraz de festivales de origen pagano o religiones minoritarias, sus devastadores efectos sobre el mundo que percibe la psique del protagonista dejan una impagable sensación de desasosiego en el lector aficionado al género. En un par de ocasiones, las referencias a Clive Barker son también inevitables, pues las tramas transcurren en entornos contemporáneos en los que se juega con el terror psicológico provocado por sucesos que se ceban en los miedos domésticos, eso sí, activados desde hechos inexplicables: intrusos en casa, aunque no simples ladrones; secuestro de niños, pero no a cargo de delincuentes comunes, etc.

Que nadie busque sangre, crueldad, náusea o monstruos repugnantes en estos cuentos. Ligotti utiliza hábilmente recursos oníricos o sobrenaturales para meternos el miedo en el cuerpo. Sus protagonistas son seres solitarios, habitualmente relacionados con el mundo del arte y la literatura. Artistas de segunda o tercera categoría que malviven con empleos de baja cualificación. Desconocidos eruditos en algún extraño rito esotérico que pasan sus días buscando libros olvidados o malditos en librerías de lance con los que completar sus sesudos ensayos. Críticos literarios que forman parte de la camarilla cultural de ciudades de provincias. Aficionados a las almonedas que coleccionan extraños objetos de usos inesperados. La prodigiosa y retorcida imaginación del autor les hace pasar por experiencias que ninguno querríamos para nosotros mismos y que no obstante, desde la seguridad que proporciona la ficción, son capaces de provocarnos un delicioso y perverso regocijo masoquista.

Por otro lado, si en el fondo he detectado a Lovecraft, Poe o Barker (en menor medida), en la forma este escritor tiene muchísimos puntos de coincidencia con mi admirado James G. Ballard. Las imágenes que evoca su prosa son muy potentes; redactadas con un estilo denso y oscuro, su cadencia imprime un ritmo casi musical que consigue que el lector sintonice con las sombrías frecuencias del estado de ánimo del protagonista. Por si a estas alturas no es ya más que evidente, me declaro fan incondicional de este autor. Tenéis más reseñas de este volumen en El jardín del sueño infinito, donde piensan que los relatos seleccionados son demasiado parecidos en cuanto a ambientación se refiere y por tanto les ha resultado algo monótono. Les doy la razón en lo primero, pero para nada en lo segundo.

8 ago. 2015

La rebelión de las masas - José Ortega y Gasset

Nada mejor que un sesudo ensayo para compensar la frivolidad e insustancialidad de mi anterior lectura. José Ortega y Gasset recoje en La rebelión de las masas su opinión sobre el estado de la sociedad mundial y el ser humano a finales de los años 1920s. Aunque es inevitable que sus cavilaciones se encuentren condicionadas por el contexto temporal en que fue escrito, muchísimas de sus apreciaciones siguen teniendo una validez absoluta. Por ejemplo el concepto central sobre el que construye toda su argumentación, el hombre-masa:
"[...] su principal característica consiste en que, sintiéndose vulgar, proclama el derecho a la vulgaridad y se niega a reconocer instancias superiores a él". [Cap. XIV. Aptdo. 2]
Desde luego si llega a vivir para llegar a comprobar el grado de vulgaridad y estulticia a que ha llegado el hombre-masa actual, se habría vuelto un derrotista absoluto. Ortega y Gasset demuestra un gran conocimiento de la sociedad que le tocó vivir. Su visión del individuo, de las instituciones, de las naciones, de España, en fin, del mundo según era a principios del siglo XX difícilmente podría ser más acertada. A esa capacidad de análisis de la realidad se añade su perspicacia a la hora de prever lo que se les venía encima a corto plazo. Por un lado la amenaza clara que percibe en el auge del fascismo; por otro su opinión sobre los defectos de la revolución comunista en Rusia, que nada que ver tenía con la confianza ciega, generalizada y bienintencionada que la mayoría de intelectuales europeos depositaban en ella. También muy a tener en cuenta su fe y entusiasmo por un proyecto común europeo que con el tiempo se materializó (quizás no con la profundidad que él hubiera deseado) en la actual Unión Europea. O su teoría sobre la dinámica que provoca el resurgir de los nacionalismos. También sorprenden, por lo premonitorio, ciertas reflexiones sobre la expansión de las realidades locales, de tal forma que se crea una interdependencia con acontecimientos y sucesos que ocurren en las antípodas. Con estos pensamientos intuía claramente el advenimiento de la globalización y la "aldea global" gracias a los medios de comunicación (y estamos hablando de 1927-1929, o sea, periódicos, cines y poco más).

Sin duda estamos ante el trabajo de una mente excepcional, aunque algún que otro desacierto sí que he detectado. En un momento dado, en esa exaltación constante de la cultura urbana y tecnológica occidental con raíces en la Grecia y Roma clásicas, el autor desprecia otras culturas ancestrales más lejanas (persas, chinos, egipcios) de índole rural y fundamentadas en la agricultura. También considera que no de debe poner freno a los avances de la ciencia, la tecnología y la economía. Pues bien, en mi opinión sí se le deben poner restricciones al crecimiento, y de hecho afortunadamente se empieza a hacer, ya sean de carácter ético, medioambiental o de sostenibildad. El tiempo ha demostrado que el progreso ni puede ser continuado, ni puede vivir de espaldas al medio ambiente. La Tierra es un sistema cerrado que lleva décadas padeciendo los nefastos resultados de un capitalismo agresivo que disfraza de avances necesarios lo que son casi siempre productos y servicios inútiles. Claro que también sería pedirle demasiado a nuestro docto ensayista; es normal que fuese optimista y considerase que los adelantos del mundo moderno iban a ser la solución a los problemas mundiales. Porque a ver quién es el listo que puede predecir con acierto a cien años vista, yo desde luego no seré en que cometa esa imprudencia... Aunque me tienta, que cuanto menos lo merece la ocasión, más insensato soy.

Como buena obra de divulgación del pensamiento, el texto, aun siendo claro y conciso, tiene una altísima densidad de ideas por párrafo, lo cual exige toda la atención posible del lector sino queremos andar retrocediendo para comprender lo que se expone. Por ello aunque el libro no sea muy extenso, lleva su tiempo dar cuenta de él. Para un análisis más promenarizado de este clásico de la filosofía, hoy solo hay una recomendación, en contreto uno de de mis habituales: La pasión inútil.

4 ago. 2015

Sentido y sensibilidad y monstruos marinos - Jane Austen y Ben H. Winters

Otro clásico de Jane Austen revisado y versionado para darle un aire fantástico y sobre todo humorístico. La historia de las hermanas Elinor y Marianne Dashwood, de su busqueda de marido y de las malas pasadas que les gastan los sentimientos y sus pretendientes tiene lugar en una Inglaterra asolada por la Alteración, un suceso inexplicable que hace décadas transformó a los animales marinos en enemigos mortales del ser humano. Enormes pulpos asesinos, insaciables medusas hipertróficas, violentas serpientes marinas de dos cabezas, perversos peces espada sobredimensionados, inabarcables bancales de voraces pirañas surcan las páginas del libro buscando víctimas humanas. 

He llegado a Sentido y sensibilidad y monstruos marinos porque hace años leí la novela que creo recordar inauguró esta tendencia de coger obras clásicas e incorporar elementos de terror o fantásticos: Orgullo y prejuicio y zombies. Debo decir que me gustó bastante más aquella, quizás porque me pareció más ajustada al original. Ben H. Winters ha modificado gran parte del texto fuente para introducir muchos elementos fantásticos que justifiquen el leitmotiv marino. También incorpora innovaciones retro-tecnológicas que recuerdan a las del steampunk (estaciones subacuáticas de aire eiffeliano, submarinos, etc.), claramente extemporáneas incluso teniendo en cuenta la fuerte componente de ficción especulativa del argumento. No tengo mucho más que añadir, se trata de una lectura bastante sencilla, entretenida y trivial, perfecta para el verano. Si por algo destaca es por los constantes golpes de humor. Se podría decir que casi todos los parrafos incluyen divertidas y disparatadas situaciones -la mayoría de ellas crudas, brutales y violentas-, aprovechando el bizarro contexto en que se desarrolla. Esto permite a su vez descargar un poco la monotonía de la cansina trama amorosa. Que si Willoughby me quiere, que si no me quiere. Que si Edward Ferrars me ama pero está comprometido en secreto con Lucy Steele. Y el pobre coronel Brandon que bebe los vientos por Marianne pero ella ni le mira. En fin, lo habitual en Jane Austen. Tenéis más reseñas en La mesilla de noche y El prestatge. Ambos coinciden en que se trata de una diversión bastante intrascendente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...