14 ago. 2015

La fábrica de pesadillas - Thomas Ligotti

Impresionante recopilación de historias cortas de terror a cargo de quien, curioseando por Internet, se revela como una de las plumas mejor consideradas en el género: Thomas Ligotti. Desde luego en lo que a mi respecta, tras leer La fábrica de pesadillas no puedo estar más de acuerdo con esa opinión. El libro incluye un buen número de cuentos (veintitrés para ser exactos) seleccionados de las que fueron sus tres primeras compilaciones de relatos, a los que se suman algunos inéditos hasta el momento de la publicación. La obra de Ligotti se caracteriza por por poner al lector en situaciones irreales, intangibles, inexplicables, la mayoría de las cuales transcurren solo en su cabeza, en devastadoras alucinaciones, en delirios psicóticos, en enfermizos sueños opresivos, o en una inaprensible semivigilia en donde se funden el mundo real con universos en otras dimensiones. La influencia de H.P. Lovecraft o Edgar Allan Poe es evidente en un gran números de textos que se construyen sobre antiguos y secretos cultos a dioses atávicos. Encubiertos en la sociedad contemporánea bajo el disfraz de festivales de origen pagano o religiones minoritarias, sus devastadores efectos sobre el mundo que percibe la psique del protagonista dejan una impagable sensación de desasosiego en el lector aficionado al género. En un par de ocasiones, las referencias a Clive Barker son también inevitables, pues las tramas transcurren en entornos contemporáneos en los que se juega con el terror psicológico provocado por sucesos que se ceban en los miedos domésticos, eso sí, activados desde hechos inexplicables: intrusos en casa, aunque no simples ladrones; secuestro de niños, pero no a cargo de delincuentes comunes, etc.

Que nadie busque sangre, crueldad, náusea o monstruos repugnantes en estos cuentos. Ligotti utiliza hábilmente recursos oníricos o sobrenaturales para meternos el miedo en el cuerpo. Sus protagonistas son seres solitarios, habitualmente relacionados con el mundo del arte y la literatura. Artistas de segunda o tercera categoría que malviven con empleos de baja cualificación. Desconocidos eruditos en algún extraño rito esotérico que pasan sus días buscando libros olvidados o malditos en librerías de lance con los que completar sus sesudos ensayos. Críticos literarios que forman parte de la camarilla cultural de ciudades de provincias. Aficionados a las almonedas que coleccionan extraños objetos de usos inesperados. La prodigiosa y retorcida imaginación del autor les hace pasar por experiencias que ninguno querríamos para nosotros mismos y que no obstante, desde la seguridad que proporciona la ficción, son capaces de provocarnos un delicioso y perverso regocijo masoquista.

Por otro lado, si en el fondo he detectado a Lovecraft, Poe o Barker (en menor medida), en la forma este escritor tiene muchísimos puntos de coincidencia con mi admirado James G. Ballard. Las imágenes que evoca su prosa son muy potentes; redactadas con un estilo denso y oscuro, su cadencia imprime un ritmo casi musical que consigue que el lector sintonice con las sombrías frecuencias del estado de ánimo del protagonista. Por si a estas alturas no es ya más que evidente, me declaro fan incondicional de este autor. Tenéis más reseñas de este volumen en El jardín del sueño infinito, donde piensan que los relatos seleccionados son demasiado parecidos en cuanto a ambientación se refiere y por tanto les ha resultado algo monótono. Les doy la razón en lo primero, pero para nada en lo segundo.

3 comentarios:

Palimp dijo...

Había oído hablar del autor, con esta entrada lo pongo en cabeza de la lista.

Kirilov Myshkin dijo...

Me atrae mucho la prosa 'onírica' de Ligotti... No es que no me guste Barker, pero creó que entre 'onírico' y materialista' gana el primero... Al menos en cuanto a maravilla (me pasa con Ballard), independiente de si esa conmoción deviene en terror o no.
Un saludo.
PD: leíste el cuento de un vampiro? Lo leí hace mucho... Era algo "del crepúsculo". Qué descripción más bella de los vampiros que hace Ligotti!

Cities: Moving dijo...

@Palimp: Espero que te guste, como dice @Kirilov Myshkin justo encima, Ligotti logra transmitir el concepto de maravilla desde el horror más inquietante.

@Kirilov Myshkin:Vaya memoria tienes, acabo de comprobarlo y efectivamente se trata del cuento 'El arte perdido del crepúsculo'. Creo que es la única incursión en el tema vampírico que hay en esta compilación. La mezcla entre lirísmo y horror que consigue es para ovacionar.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...