26 dic. 2014

Compañía de Sueños ilimitada - James G. Ballard

El protagonista de Compañía de Sueños ilimitada es Blake, un hombre joven sin oficio ni beneficio,  un cabeza de chorlito con delirios de grandeza, un perdedor que podría resultar divertido si no fuese por sus impulsos delictivos, incluso homicidas. Después de trabajar durante unos meses en el aeropuerto de Londres se apodera de una avioneta Cessna y con sus limitados conocimientos de aviación, despega con ella rumbo a vaya Vd. a saber. Lamentablemente pocos minutos después tiene un accidente, yendo a parar directo al Támesis a la altura de Shepperton, una pequeña localidad junto al río al suroeste de Londres conocida por sus estudios cinemátográficos. Unos pocos lugareños asisten perplejos al percance, más perplejos aún cuando ver salir a Blake a nado del río después de haber pasado más de 10 minutos sumergido. Es entonces cuando la trama empieza a destilar elementos fantásticos que sugieren la posibilidad de que nuestro hombre pueda haber muerto y quizás resucitado.

Estamos ante lo que podría ser una reinterpretación del mito de la resurrección y la vida eterna tamizada por las obsesiones habituales de mi admirado James G. Ballard. Para empezar la trama se situa en uno de los entornos suburbanos que tanto juego dieron al autor británico y que en uno de sus giros perversos, vienen a representar todo lo malo y lo bueno que nos encontramos en el mundo. Tras la llegada del piloto, el pueblo se vuelve una cárcel para sus habitantes, incapaces de abandonarlo por cualquier medio, aislados por razones desconocidas. El protagonista empieza a verse a sí mismo como un mesías pagano y panteísta que ha de conducir a su congregación al paraíso celestial. La conexión mística con sus fieles se realiza en sueños colectivos: la primera noche con aves voladoras, al día siguiente con animales marinos y el tercero con animales terrestres. El semidios local consigue que los habitantes se transformen en animales, pero al despertar al día, dichos animales han aparecido a miles y ocupan en el pueblo en armonía con los vecinos. Los milagros van obrándose a través suyo: una exhuberante flora tropical invade la ciudad cuando la riega con su semen. La sangre de esta nueva divinidad cura a los enfermos. Blake se eleva el los aires y logra que su feligresía vuele y entre en comunión carnal con él. De nuevo nos topamos con una sociedad que  involuciona a estados primitivos al entrar en contacto con uno de los actores del cambio ballardianos. Solo que en esta ocasión, en lugar de ser un agente apocalíptico, se encarna en un dios-hombre.

Siendo cruelmente honesto conmigo mismo tengo que admitir que la historia no tiene ni pies ni cabeza. En este sentido podríamos decir que la narración entronca a la perfección con el concepto de mito, no sólo porque sucesos extraños e inexplicables más bien sacados de una experiencia psicodélica se vayan acumulando capítulo tras capítulo, sino porque además hay una serie de personajes que encarnan a la perfección papeles simbólicos de especial relevancia. Tres niños con diferentes minusvalías (Rachel, David y Jamie), Stark, un atractivo joven a cargo de un parque de atracciones infantil, la Dra. Miriam, quien le atiende tras el accidente, su perturbada madre la Sra. St. Cloud y el padre Wingate son además los únicos testigos directos de la colisión. En resumidas cuentas, una historia bastante difícil de ubicar sobre coordenadas del mundo físico y real. Ahora bien, entendida como fantasía ballardiana es desde luego un bombazo. Más que por el fondo (a nivel argumental hace aguas por varios frentes), por la forma, ya que el autor británico parece estar especialmente dotado para crear atmósferas oníricas, densas y abrumadoras con esa prosa suya tan cargada de certeras imágenes desoladoras típicas de la vida urbana y la sociedad actual. Especialmente recomendada para el nucleo más duro de los fanboys de Ballard. Para otras visiones de esta locura de novela, os recomiendo JotDown (que aporta información relevante de cara a una interpretación más acertada que la mía) y Me libro.

2 comentarios:

el convincente gon dijo...

Espero que reseñes los 'Pequeños cuentos misóginos'. Me interesa conocer tu opinión.

Cities: Moving dijo...

@el convincente gon: La tendrás en breve, ¡paciencia!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...