2 ene. 2015

Pequeños Cuentos misóginos - Patricia Highsmith

En total son 17 los Pequeños Cuentos misóginos que Patricia Highsmith nos regala en este volumen de rapidísima lectura. Pequeños en cuanto a extensión pero con toneladas de mala baba. Quizás este sea uno de los puntos más destacables de los mismos, la habilidad de esta escritora para ponerse en la piel del típico garrulo machista reaccionario y hacernos ver que las mujeres protagonistas se han buscado todas y cada una de las desgracias que les suceden por el simple hecho de ser mujeres.
¿Cuál es la última botella que abre una mujer en una fiesta? La de Fairy.
Este típico chiste sexista viene a resumir el espíritu de la gran mayoría de los relatos. Pero trantándose de esta autora y de su pasión por lo perverso y la psicopatía, abundan  en ellos hombres y mujeres de mentes retorcidas y actitudes al margen de lo convencional (tanto ellos como ellas). Las historias, plagadas de personajes extremos y situaciones rocambolescas pueden provocarnos la risa en muchas ocasiones, sin embargo prefiero pensar que lo que Ms. Highsmith pretende es poner contra las cuerdas al modelo de sociedad  patriarcal que ha implantado culturalmente una serie de ideas falsas que hemos interiorizado como válidas y absolutas. La escritora juega en concreto con dos principalmente, primero que la posición de la mujer es por naturaleza inferior a la del hombre; segundo que las mujeres pueden ser unas bestias malignas muy capaces de arruinar la vida de un hombre. Evidentemente ambos casos justificarían la violencia contra ella. Y qué mejor técnica para hacernos pensar que exagerar hasta límites irracionales. Así por ejemplo en 'La Coqueta' nos resulta natural que una mujer sea asesinada por dos pretendientes porque ha malmetido con uno y otro para que se maten entre sí. O bien que un hombre estrangule a su pareja de baile en 'La Bailarina' debido a unos celos patológicos resulte la única salida digna. O que harto de aguantar los abusos de su mujer, que se finje enferma durante 10 años en 'La Enferma o la Encamada', el marido se deshaga de ella ahogándola en la playa. Habitualmente, los protagonistas masculinos reciben comentarios por parte de su entorno que refuerzan el despreciable comportamiento de las féminas, como un incosciente colectivo machista que elimina cualquier duda sobre la necesidad de resolver al precio que sea el problema que está planteando la existencia de esa mujer.

Muy recomendable. Yo ya sabía que P. Highsmith era una gran novelista, pero es que para la narrativa breve me parece que también estaba excepcionalmente dotada. Tenéis más reseñas en LUNeros néstor almendros o Juntando más letras.

4 comentarios:

el convincente gon dijo...

A mí me encanta lo concisa y directa que es la narración (que no seca: la mala baba le da mucho jugo). Da la sensación de que Highsmith escribió cada cuento de una sentada y de que se divirtió mucho. Tienen algo de pasatiempo maligno.

Una pregunta: ¿los cuentos de 'Crímenes bestiales' también son así de cortos y rápidos?

Cities: Moving dijo...

@el convincente gon: Los cuentos de 'Crímenes bestiales' son algo más largos, dedica más texto a la exposición de los maltratos y al desarrollo de la venganza. Animal liberation is human liberation!!! ;)

Only Bea dijo...

En un principio me pareció un poco raro esto de hacer que la mujer pareciera la mala, porque a lo mejor no todo el mundo pilla lo que quiere trasmitir la autora. Tampoco me convencía el hecho de que fueran tan exagerados los hechos. Finalmente creo que por la curiosidad, me acercaré a la obra. Tiene un punto interesante.

Cities: Moving dijo...

Only Bea: Es verdad, resulta chocante que una mujer pueda escribir esas barbaridades sobre las mujeres. Sin embargo la gracia está precisamente es esa hipérbole. Yo creo que te va a gustar, además se lee en un ratito.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...