24 ago. 2014

Los Vagabundos del Dharma - Jack Kerouac

Jack Kerouac encontró en el budismo una filosofía/religión que encajaba perfectamente con su ideario de rechazo al modelo de sociedad occidental alejado de cualquier manifestación de espiritualidad y articulado en torno al ciclo materialista trabajar/producir/consumir. Frente al vacío de un mundo sobrecargado de estímulos sin alma (televisión, bienes inútiles, vanidad, etc.), el budismo le ofrecía una forma de vida basada en la conciencia del yo, la vuelta a la naturaleza y la simplificación. Los Vagabundos del Dharma narra varios de los viajes que el autor estadounidense realizó a mediados de los 1950s a lo largo y ancho de norteamérica: USA principalmente, aunque con breves incursiones en México. Los nombres de todos los personajes se han cambiado pero la base autobiográfica es más que evidente: el protagonista, Raymond Smith, es en realidad Kerouac, y aún con mis limitadísimos conocimientos sobre literatura norteamericana, durante los capítulos que transcurren en San Francisco he podido reconocer a un personaje basado en Allen Gingsberg(1).

A nivel narrativo la novela es similar a En la Carretera, esto es, simplemente asistimos a las experiencias del protagonista en primera persona durante su vagabundeo por el país. El lenguaje utilizado es muy sencillo, directo y descriptivo. Así pues se van sucediendo visitas y estancias con sus amigos en varias ciudades, con su familia, rutas de senderismo por el bosque y ascenso a algunos picos, trayectos en auto-stop, su trabajo como agente forestal aislado en la cima de una montaña durante todo un verano, etc. En unas y otras hay fiestas, lecturas de poesía, tragedias, alcohol, drogas y también sexo, pero a diferencia de su obra más conocida, el budismo sobrevuela cada unos de los acontecimientos que se narran, haciendo que sus reflexiones respecto a cada una de sus vivencias otorge al libro algo más de profundidad que la que recuerdo de su título más conocido. También es verdad que esta doctrina oriental me ha resultado siempre muy interesante por los mismos motivos que he expuesto más arriba, con lo cual no puedo ser completamente imparcial. De todas formas admito que a nivel literario no me ha parecido gran cosa. Para leer otras opiniones os sugiero por un lado la extensa reseña de Comentarios de Libros, y por otro la más breve y sucinta de Enteogénesis.


-----------------------
(1) La entrada de esta novela en la Wikipedia en inglés incluye una tabla con la correspondencia de personajes.

4 comentarios:

condonumbilical dijo...

Lo leí también este agosto y me pareció muy bueno, no en el sentido literario puesto que no aporta gran cosa, sino en el espiritual. Sabe transmitir muy bien. Creo que en esa naturalidad que resulta poco literaria está la fuerza de lo que escribe.

Cities: Moving dijo...

@condonumbilical: Estoy 100% de acuerdo contigo. El texto plasma muy bien la sensación de vivir en el momento y transmite muy bien la simplicidad que, pienso, debería regir nuestras vidas. Muy interesante tb. como documento histórico de aproximación del budismo a occidente.

Aida (meriendolibros) dijo...

Para mí Jack Kerouac como ambos apuntáis, no escribe obras valiosas en lo literario, pero sí es un gran cronista del movimiento Beat, y en "En la carretera" experimentó con una forma de narrar el discurrir de los personajes desde un enfoque experimental y novedoso para la época. A veces las novelas generacionales no aguantan muy bien el paso del tiempo. Su libro "Los subterraneos" me gustó bastante como transcripción literaria de la música Be-boop y el Jazz. Después de tu critica me apetece leer "Los vagabundos del Dharma" y ver cómo plasma Kerouak su interés por el budismo en occidente.

Cities: Moving dijo...

@Aida (meriendolibros): Sí, entendidas como crónica de un movimiento contracultural, los libros de Kerouac no están nada mal. Yo le tengo echado el ojo a "Los Subterráneos", a ver cuándo es el momento.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...