20 jun. 2014

Relatos fugaces - Manuel Arduino

A finales del 2013 la barcelonesa Editorial Foc se puso en contacto con Das Bücherregal para ofrecerme algunos de sus lanzamientos en formato electrónico. Yo accedí encantado porque a nadie le molesta un regalo y es ahora, seis meses después cuando por fin he encontrado el momento para leer uno de los dos libros que me enviaron: Relatos fugaces de Manuel Arduino. Me he decidido por este y no por Miss O'Ginia 2.0 y otras parafilias normales porque también contactaron con Palimp de Cuchitril literario, quien mucho más formal que yo, lo reseñó hace un par de meses. Desde aquí mi agradecimiento a esta editorial por interesarse en este recoleto blog y por los dos volúmenes enviados.

Me da la impresión de que Relatos fugaces es mi primer libro de microrrelatos. La verdad es que si llego a saber que se trataba de este formato literario habría intentado optar a que me enviasen otro. Parto de la sensación existente en el inconsciente coletivo de que es un subgénero difícil, que no aporta gran cosa y con un riesgo muy alto de no decir nada. Aunque tenga la ventaja de leerse en un chasquear de dedos. La gran mayoría de los 33 cuentos incluidos en el libro ocupa menos de una página, media en la mayor parte de los casos, así pues entiendo yo que esto son microrrelatos en toda regla. La temática general no es fácil de precisar, son cuentos con un gran contenido de absurdo, sin trama, construidos a base de fogonazos que se van aunando uno tras de otro hasta llegar (en un pispas) a un final que en la mayor parte de los casos ni fu ni fa. Los textos no solo son ligeros por ser cortos, sino porque además están plagados de diálogos. Diálogos con referencias oníricas inaprensibles pero algunas de ellas consiguen imágenes verbales de cierta belleza, aunque desde luego fuera de cualquier contexto. En fin, no tengo mucho más que decir, tres de los microcuentos me han gustado, se trata de tres textos que tratan temas concretos: el dolor de una ruptura en 'Te llamo para decirte', la triste vida de los exiliados en 'Los Exiliados' o la muerte en clave humorístico-vomitiva en 'Al Final del Viaje'. El resto sinceramente no lo he pillado, si es que había algo que pillar. Por cierto, las ilustraciones que acompañan a cada relato son una cucada a cargo de Sandra García.

He echado un vistazo a la blogosfera pero no he encontrado otras reseñas. Así que estamos en una de esas ocasiones en que el apartado final dedicado a otras críticas queda lamentablemente desierto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...