30 mar. 2012

La Espada del Lictor - Gene Wolfe

Bueno pues como se puede comprobar, ahí sigo dale que te pego con la saga de El Libro del Sol Nuevo de Gene Wolfe. Hoy le toca el turno a la tercera entrega: La Espada del Lictor.

Más aventuras de Severian, el torturador. Por fin llega a Thrax, la ciudad adonde había sido desterrado por apiadarse de aquella condenada de quien se enamoró en el primer libro. De aquí sale por piernas porque las dudas sobre el sinsentido de su oficio le hacen compadecerse de otra mujer a la que debe ajusticiar, así que en lugar de acabar con su vida le permite huir. Su nueva traición le obliga a escapar a las montañas con ánimo de buscar a las Peregrinas y devolverles su reliquia sagrada (la gema mágica llamada "Garra del Conciliador") y también unirse al ejército, que guerrea por aquellas zonas. Y esto. Y aquello. Y monstruos. Y magos. Y bla, bla, bla.

A estas alturas habría sido bastante ingenuo pensar que me iba encontrar otra cosa que la narración de más y más azarosas andanzas del protagonista, relatadas sin ton ni son y sin que se perciba que todo encaja en una idea global que le otorgue un poco de sentido. Van ya tres tomos y en el segundo me quedó claro de qué pie cojea esta serie. Para mi gusto, lo único a destacar de este volumen es que Severian tiene que hacer frente a varios malos tragos en el plano emocional y con ello el autor consigue que conectemos un poco con él y su pena. Pero vamos, solo un poco. Por lo demás, tengo la impresión de que Wolfe ha fracasado en su intento de hacer de Severian un antihéroe atormentado, porque en realidad el personaje es un héroe en toda regla, ya sea guiando a pobres aldeanos en la batalla, luchando con bestias alienígenas, escapando de todas las emboscadas,... Solo hay que imaginar una situación difícil, pues bien el protagonista la superará y se quedará con la chica. Toda la trama parece algo improvisada, con personajes nuevos que aparecen de pasada y solo para rellenar páginas, u otros que se retoman y cuya intervención en el argumento da tumbos de aquí para allá y para al final tornase algo totalmente imprevisto.

A pesar de todas estas perlas, estoy esperando que me lleguen por correo las dos últimas novelas, que he comprado de segunda mano en Internet. Lo cierto es que también viene bien leer trivialidades de vez en cuando, siempre y cuando no sean un insulto al personal, desde luego. Para que podáis echar un vistazo a otra opinión, os dejo el link a la reseña de El Jardín del Sueño Infinito, bastante más benévolo que yo en sus apreciaciones.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...