23 ene. 2017

El rumor del oleaje - Yukio Mishima

Shinji es un joven de 18 años que vive en la isla de Utijama con su madre y su hermano pequeño (su padre murió en la II Guerra Mundial). Se trata de un pequeño enclave pesquero que no llega ni a los 1500 habitantes, siendo el propio protagonista uno de tantos pescadores. La isla sufre una pequeña conmoción cuando uno de sus residentes más respetados y mejor considerados, Terukichi Miyata, que acaba de perder a uno de sus hijos, decide recuperar y traerse a la isla a Hatsue, la hija que había dado en adopción a una familia de buceadoras. La novedad sacude sobre todo a los más jóvenes, pues se trata de una chica joven, muy atractiva y de buena familia. Shinji es uno de tantos jóvenes que se enamoran de ella, pero en su caso es correspondido. La pareja tendrá que superar las dificultades propias de una sociedad cerrada y pacata y los celos del resto de pretendientes, no solo de Hatsue, sino también de Shinji, que los tiene, y luchar por el amor puro y sincero que se profesan.

El rumor del oleaje es otra de esas novelas románticas con que de vez en cuando nos sorprende Yukio Mishima. Muy ligera y optimista, los pequeños dramas que suponen la entrada a la vida adulta de los protagonistas son descritos como tales, y por tanto, se ven reflejados como intrascendentes. Los temas habituales de la obra de este autor aparece de manera sutil: el rechazo a la occidentalización de Japón, la exaltación de los valores tradicionales japoneses, la glorificación de masculinidad y la virilidad, etc. están desde luego presentes en la trama, pero en esta ocasión como elementos que proporcionan un fondo sobre el cual situar a los protagonistas, que no muestran otra intención que lograr que su amor sea aceptado y bendecido por sus familias.

La prosa del escritor japonés es como siempre detallista, impecable, evocadora. La descripción del elemento más nimio de la trama se transforma, al pasar a través de la hábil pluma de Mishima, en un paisaje de belleza deslumbrante. Extraña que por una vez los adolescentes de sus novelas derrochen esperanza y buen humor. Incluso yo, que hace bastante tiempo que considero que el amor es uno de los sentimientos más perniciosos y tóxicos que existen, he tenido momentos en que no he podido evitar contagiarme del entusiasmo y la ilusión que Shinji y Hatsue ponen en luchar por su relación. Ese es precisamente el único inconveniente que puedo encontrarle a la novela, que no tiene ni un elemento verdaderamente trágico; incluso el intento de violación que sufre Hatsue por parte de otro de sus pretendientes se trata como un suceso menor que no tendrá trascendencia para nadie. Esta obra de Mishima no es más que una tierna y preciosa historia de amor entre adolescentes que transcurre en un entorno idílico y que para desgracia mía, tiene final feliz. Y debería estar claro estas alturas que a mí no me gustan los finales felices. Más reseñas en Con mi sombra somos tres, Perdida entre libros y Un libro al día.

1 comentarios:

DMClarisa Tomás dijo...

Gracias. Muy buena novela.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...