7 jul. 2014

El Quinto en Discordia - Robertson Davies

A finales del 2013 el ínclito Francesc Bon escribió en Un Libro al Día una reseña tan entusiasta de La Trilogía de Deptford de Robertson Davies que me convenció sin reparos y fue uno de los libros que me regalé en navidad. Hoy voy a dar cuenta de la primera entrega: El Quinto en Discordia. El protagonista es Dunstan Ramsay, un profesor de Historia de enseñanza secundaria y erudito hagiógrafo nacido a finales del S. XIX en un pueblo ficticio de Ontario, Canadá: Deptford. El libro se desarrolla como extensísima carta dirigida al director del colegio donde Ramsay acaba de jubilarse. A modo de memorias, el personaje nos cuenta toda su vida a lo largo de las seis partes que componen la novela, comenzando con un terrible incidente cuando es tan solo un crío, porque una aparentemente inocente pelea de bolas de nieve entre Ramsay y otro chaval del pueblo, Boy Staunton, termina provocando el parto prematuro de Mary Dempster, quien es golpeada accidentalmente por la bola de nieve que iba dirigida a Ramsay. El bebé (Paul Dempster) sobrevive pero Ramsay, de estricta educación religiosa, desarrolla un enorme complejo de culpabilidad que le hace estar en deuda con Mary Dempster por el resto de sus días.

Hay muchas coasa que destacar en la novela, pero voy a empezar por la que me ha resultado la mejor. Lo primero a señalar es que historia es asombrosamente original, entretenida y está repleta de todo lo que yo creo debe tener una buena novela: muchos conflictos entre los personajes y mucho dolor (imprescindible para mí), crecimiento personal (como resultado de todos los conflictos y de tanto dolor), y también algo de misterio, que aun no siendo imprescindible, bien dosificado hace que la lectura sea más animada. Desde luego a esto se añade que la prosa de Davies es nítida, directa, certera. Todo lo que está escrito aporta información, no hay ni exhibición gratuita de habilidades ni ambigüedades. Tras retomar la lectura en cualquier capitulo, resulta inmediato entrar en situación con la primera frase. A pesar de que la trama tiene su complejidad por la cantidad de personajes que van apareciendo, y también por la red de intereses que se despliegan entre todos ellos, la acción transcurre ante nosotros con una sencillez y una naturalidad que imagino deben ser producto de una mente excepcionalmente dotada para la escritura y un trabajo duro. A todo ello se añade que a medida que transcurren los años el contexto histórico se entremezcla perfectamente en la narración, en especial la I Guerra Mundial y la Gran Depresión tras el crack de 1929. Y desde luego el derroche de erudición del autor aporta interés intelectual al argumento. Por ejemplo todos esos detalles sobre la vida de los santos o sobre trucos magia que va desgranando por el texto resultan de lo más ameno.

A modo de curiosidad y aun sabiendo que probablemente me meta en camisa de once varas, diré que este libro me ha recordado bastante a Stoner. Afortunadamente para mí, en ningún momento he experimentado el aburrimiento extremo que me provocó el libro de John Williams, sin embargo ambos comparten una historia vital que se desarrolla a lo largo de los años, incluso transcurren prácticamente durante el mismo intervalo temporal. Lo que en Stoner me pareció tedio y desinterés, por cotidiano y convencional, en esta novela se transforma en un cúmulo de situaciones extraordinarias e individuos muy sustanciosos. La segunda y tercera parte de la trilogía se centran en otros dos personajes del universo creado por Davies en este primer volumen, cuyas historias al igual que la de hoy, se articulan en torno la misteriosa muerte de Boy Staunton, a la cual asistimos al final de este tomo. Ni que decir tiene, estoy deseando leeros, solo con que sean la mitad de interesantes que ésta, habrán merecido la pena. Tenéis más reseñas en Confieso que he leído, El Blog de Lahierbaroja y El Placer de la Lectura, por dar algunas referencias. Lo cierto es que hay muchas otras opiniones de este libro en la blogosfera y todas las que he leído alaban su calidad.

5 comentarios:

condonumbilical dijo...

Me apunto el autor. Gracias.

Un saludo

Cities: Moving dijo...

@condonumbilical: Me ha parecido una mezcla muy entretenida entre aventura y reflexión. Inténtalo con éste primer volumen y nos cuentas.

Jose Luis Álvarez dijo...

Has caído en la obra de Robertson Davies, así que vete despidiéndote de otros autores en un tiempo o no te va a quedar otro remedio que hacerte fuerte e ir racionando con mucho tiento el resto de sus obras.
Una vez acabada Deptford, verás que hay otras dos tentándote... Y no, no te resistas, déjate llevar por este bestia

Ana Blasfuemia dijo...

Recuerdo la reseña de Francesc Bon, y de hecho tengo pendiente la trilogia desde entonces. Da gusto ver tus argumentos de porqué te ha gustado el libro, mucha gente con ese ingrediente de "dolor y reflexión" que mencionas ya descartarían el libro. No sé cuándo leeré a Robertson Davies porque es imprevisible hasta para mi, pero desde luego acaba de recuperar muchos puestos en mi estantería.

A mí Stoner me gustó... ;)

Saludos!

Cities: Moving dijo...

@Jose Luis Álvarez: Pues sí, la verdad es que me muero de ganas de seguir con la segunda parte, pero me voy a dar un descanso para ir intercalando otras lecturas que tengo pendientes desde hace la tira. Gracias por tu comentario.

@Ana Blasfuemia: Espero que lo disfrutes cuando empieces, estoy seguro de que así será. Sobre Stoner, en fin, yo no le encuentro la gracia, pero bueno, para gustos los colores :)

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...