1 ago. 2011

Pánico al Amanecer - Kenneth Cook

Pánico al Amanecer es un clásico de la literatura australiana elevado a la categoría de obra de culto, o al menos eso decían en el artículo del diario Público que me lo dio a conocer. Como lo describían como una historia de autodestrucción, acto que siempre ha despertado en mí una curiosidad mórbida, me decidí a comprarlo. Desde luego no puedo sentirme estafado porque eso es sencillamente lo que he encontrado: autodestrucción, misera, crueldad y brutalidad humana al 100% todas ellas y a lo largo de todo el texto.

El protagonista se embarca en un viaje al infierno de la degradación al que llega aniquilandose a sí mismo sin piedad. John Grant, que así se llama, se ve desbordado por los acontecimientos debido principalmente a su falta de carácter y a la ingesta continuada de alcohol. Su envilecimiento alcanza las cotas máximas cuando se ve arrastrado a una cacería noctura de canguros junto con un par de mineros desalmados y un repulsivo médico adicto a las drogas. Primero a tiro limpio y finalmente cuchillo en mano, la imagen de esos inocentes animales siendo masacrados tanto por él mismo y como por los demás degenerados le perseguirá a partir de ese momento, conduciéndole a un desenlace fatal, amortiguado en parte en el último capítulo casi a modo de epílogo.

En fin, en el Blog de Metrópolis Libros dicen que todo el desarrollo de la novela es bastante previsible y que no encierra grandes sorpresas al lector curtido. No les falta razón, aunque no por ello podré olvidar fácilmente el horror que encierra. No sé si felicitar a Kenneth Cook por ello, o bien no volver a leer nada que haya escrito.

Hay un montonazo de reseñas de Pánico al Amanecer en Internet, buscando buscando me ha resultado especialmente interesante y completa la que hacen en Sin Fin.

1 comentarios:

Miranda. dijo...

Muchas gracias por esta reseña.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...