1 abr. 2011

El Hombre que fue Jueves (Pesadilla) - Gilbert K. Chesterton

Menuda papeleta tengo hoy, ¡glups! Dar mis impresiones personales sobre El Hombre que fue Jueves alejándome de la opinión mayoritaria de que es una obra maestra. Bueno, allí voy: bajo mi punto de vista se trata una sátira muy, muy divertida que toma la forma de una intrincada novela policiaca en donde los giros de la acción van sucediéndose uno tras de otro. Incluso yo desde mis simpatías filoanarquistas la he encontrado ágil, entretenida e irónica a más no poder, a pesar de que desde el principio da una imagen despreciablemente negativa de esta corriente filosófica. Admito que incluso me planteé dejar la lectura tras unos pocos capítulos, visto que lo mismo que el autor ridiculizaba el vegetarianismo, desdeñaba los movimientos obreros, o criminalizaba el pensamiento alternativo, enaltecía el orden moral y social existente, la sumisión de las clases populares, los valores cristianos, etc. etc. La verdad es que pensándolo bien, en ese aspecto la sociedad no ha cambiado mucho en ciento y pico años, pero bueno, sigamos con el libro.

Como decía, a pesar del burdo planteamiento maniqueo seguí leyendo porque empecé pensar que quizás, solo quizás, haciendo un análisis más profundo, se podría entender que en realidad se estaba haciendo una crítica al propio sistema, poniendo de manifiesto y a la vez cuestionando los mezquinos métodos que es capaz de usar para perpetuarse. De ahí que por lo menos a mí, el verdadero objeto de las burlas no me ha quedado del todo claro. ¿Es el continuísmo o la nueva mentalidad social lo que se pretende vilipendiar? Difícil decidir cuando se pone en evidencia que los Gobiernos crean secretamente organizaciones subversivas para así poder justificar su política abusiva, o bien se nos muestran policías inflitrados que son más agresivos que el más violento de los anarquistas. En fin, fuera cual fuese la intención de Chesterton, que dudo mucho que vaya por donde yo he sospechado, la trama no está nada mal, además transcurre a pricipios del S.XX en un Londres descrito de una manera muy atractiva.

Pero, pero, pero...

Llegamos al capítulo final y con la falta de total de coherencia que solo se consigue recurriendo al Deus ex Machina, toda la historia se cierra en un sinsentido onírico, surrealista e incomprensible que los expertos en la obra del escritor inglés pretenden explicar mediante referencias alegóricas al cristianismo, el bien, el mal, el libre albedrío, las tendencias depresivas del autor, etc. etc. Yo simplemente lo calificaría de final feo, me sobra cualquier interpretación ya venga de un erudito o de un aficionado.

Hay sobreabundancia de reseñas acerca de esta novela en la blogosfera, que curiosamente conocí a través de un comentario de uno de mis habituales en un post. Me quedo sin duda con la visión de La piedra de Sísifo, con una crítica muy acertada sobre sus debilidades y aciertos. Para leer exclusivamente alabanzas y loas, recomiendo Sagacomic y Opiniones de un Payaso.

7 comentarios:

Palimp dijo...

Venía dispuesto a sacar la espada por uno de mis escritores favoritos cuando por el camino me he puesto a pensar "Yo tengo este libro ¿Cuántas veces lo he releído? Ninguna ¿Cuando lo leí? hace veinte años ¿Cuantas veces he releído otras obras suyas? Algunas me las sé de memoria".

Así que dejando de lado que cualquier cosa de Chesterton es encomiable envaino la espada y confieso que cuando lo leí en su tiempo me pareció muy simple el final y reconozco que con el paso del tiempo endiosé la obra quizás sin razón.

Francisco Guillermo dijo...

¡Wow! porque no me avisaste que habías reseñado este libro, me encantó. Honestamente es uno de mis libros favoritos, y pues igual y yo no adentro demasiado en lo que el autor esta tratando de decir, pero la historia me pareció muy original, muchas cosas que no me iba esperando y pues como dices, al final realmente no alcance a comprender en que queda. Pero pues por más que le doy vueltas, siempre me acuerdo de este libro.

Saludos!!!

Cities: Moving dijo...

@ Palimp: Me veía venir algo así porque estuve curioseando por tu blog y vi un par de entradas dedicadas a Chesterton ("uno de mis autores preferidos", según repites en las dos), aunque ninguna trata sobre "El Hombre que fue Jueves". Se agradece el autocontrol, el autoanálisis y la auto-observación tan profunda que has llevado a cabo para evitar que un simple post desencadene la III Guerra Mundial

:D

Tomo buena nota de otras posibles lecturas de este autor y se admiten sugerencias al margen de las dos que aparecen en el Cuchitril Litrario

@ F.Guillermo: La trama es original y divertida, te doy toda la razón, pero insisto: me resulta imposible ver más allá de una historia policiaca desmadrada con un encanto especial por transcurrir a principios del S.XX. ¿Lo mejor de Chesterton? No he leído más que este libro, así que espero que no.

Francisco Guillermo dijo...

Veo que escribes muy bien. Estudiaste algo relacionado a la escritura en la universidad? Te dedicas a algo relacionado al periodismo, o narración?
Yo por más que intento, con trabajo puedo acentuar algunas palabras, y mi vocabulario es muy escaso.

Saludos!!!

Cities: Moving dijo...

@ F.Guillermo: ¡Muchas gracias! La verdad es que mi única relación con las letras es por pura afición y entretenimiento. Hace años que ando metido en blogs, a nivel personal o colaborando en alguno, aunque todos desaparecidos a fecha de hoy. En mi opinión la única forma de mejorar en la escritura es leyendo mucho y por supuesto, también escribiendo mucho. Según este método personal mio, yo diría que vas por el buen camino.

;)

Palimp dijo...

No descarto releer esta obra para, si estoy equivocado, volver con argumentos :)

Lo más famoso de Chesterton son sus historias del Padre Brown, aunque yo prefiero 'El poeta y los lunáticos', y sus ensayos, claro.

Francisco Guillermo dijo...

Bueno, yo me consideraba un caso perdido en cuanto a la ortografía y gramática en general. Incluso cuando entre a la universidad era un total asco, de plano nada de nada en gramática y ortografía, no sabía las reglas ortográficas, y lo que más me fallaba era que no podía identificar la sílaba tónica en las palabras; por eso era que no podía hacer nada por remediar mi situación. Y pues ya dos años leyendo libros, y honestamente no había mejorado en nada mi escritura, hasta que en la universidad lleve nuevamente una clase de “Taller de Lectura y redacción” donde la profesora nos dio un carrillón, y pues me aprendí todas las reglas gramaticales, pero sin poder identificar la sílaba tónica no había nada que se podía hacer por mi. Pasé la materia sólo porque leía mucho y exponía los libros en clase, y puesto que leí “El Decámeron” sorprendí a la profe, además prácticamente yo era el único que leía mucho del salón. La profe se dio cuenta que le echaba ganas, y me pasó con 7.
De ahí pensé que mi vida iba a continuar con la horrografía, hasta que un buen día me quedé dormido en una banca de la escuela (después de haber leído una hora) y me desperté pudiendo identificar la silaba tónica. Y de ahí, de un instante a otro ya podía acentuar la gran mayoría de las palabras. Y pues poco a poquito he seguido tratando de mejorar mi vocabulario.

Ah, el libro de “El Decámeron” de Giovanni Bocaccio es muy bueno, igual y también te agrada.

Saludos!!!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...