24 mar. 2015

El gran Retrato - Dino Buzzati

Mi segunda experiencia con Dino Buzzati viene a convencerme de la buena impresión que me causó en El Desierto de los Tártaros, por muy deprimente que resultara aquella lectura. Por suerte en El gran Retrato es algo más benévolo con el lector, aunque no con el ser humano. En un sorprendente e inesperado coqueteo con la ciencia-ficción, la trama viene a plantear una temática ampliamente explorada en el género: la toma de conciencia de sí misma de una inteligencia artificial. El texto no va a aportar muchas novedades, todo hay que decirlo, pero a mí como aficionado siempre me gusta toparme con historias que muestran a las claras la falta de sensibilidad del ser humano cuando en su ambición infinita se vuelve dios creador.

La novela tarda bastantes capítulos en arrancar, al principio nos enfrentamos a lo que parece otra narración de tono kafkiano como la mencionada un poco más arriba: Ermanno Ismani, catedrático de electrónica en una Universidad cuyo nombre no trasciende, es reclamado por el Ministerio de Defensa para participar en un proyecto super secreto que requerirá su decicación completa durante al menos un par de años. Nuestro profesor acepta llevado no por sentimientos elevados de amor o compromiso con la patria, sino más bien por el miedo al qué dirán si lo rechaza. Durante páginas y páginas vemos cómo el más absoluto desconocimiento de sus responsabilidades le harán replantearse la decisión tomada. Nadie, ni siquiera el general con quien se entrevista, sabe de qué se trata, sólo que ha sido reclamado por el reputadísimo físico Endriade, lo cual parece ser marchamo de la seriedad y magnitud del trabajo a realizar. Total que un poco antes de llegar a la mitad del libro es cuando Ermanno y su mujer Elisa, ya instalados en unas remotas e incógnitas instalaciones gubernamentales, sabrán por fin en qué consiste el proyecto. Ante ellos se levanta una intrincada construcción de hormigón y metal que por su forma y tamaño asemeja un pueblo pequeño. Los cimientos de esta urbe demencial y fantástica se distribuyen por toda la ladera de una colina y en su interior albergan un supercomputador que, en un capricho de Endriade, ha sido dotado de una personalidad y una conciencia. Un acto aparentemente injustificado pero que veremos, oculta más miserias humanas de lo que podríamos pensar.

No voy a revelar más información que bastantes pistas he dado ya. El libro tiene una redacción muy sencilla y directa, se da cuenta de él en un par de sentadas. Como ya he adelantado, por poca experiencia que tengamos en el género será muy fácil adivinar qué derroteros va a seguir. En cualquier caso y a pesar de lo previsible del desenlace, no deja de ser una lectura reconfortante e interesante. Tenéis más reseñas en el Blog de Jack Moreno y Caricaturas parlantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...