28 mar. 2014

El Leñador - Michał Witkowski

He llegado a El Leñador por la buenísma impresión que me causó la primera novela de Michał Witkowski publicada en español: Lovetown. Tras terminar la que es su segunda novela traducida al castellano me queda la amarga sensación de que me han timado. Porque la que me ocupa hoy no le llega ni a la suela de los zapatos a la que leí hace ya más de dos años.

El libro se promociona como una novela negra marica (bueno, queer), pero lo cierto es que tiene que transcurrir más de la mitad de la narración para que nos veamos inmersos en una trama noir. Hasta llegar ahí a lo único que nos enfrentamos es a un diaro personal del autor en donde se dedica a mariconear y petardear a diestro y siniestro. La relación con su anfitrión, el supuesto leñador a que hacer referencia el título, Robert Wojański, es básicamente nula y se limitan a colocarse juntos con tranquilizantes y ansiolíticos de mayor o menor poder terapéutico. Uno pensaría que para que Robert haya invitado al autor a su casa aislada de guardabosques ha debido haber algún escarceo sexual entre ambos, pero lo cierto es que lo más parecido que se menciona al respecto es que a Witkowski le ponen los tipos raros, taciturnos y de fondo anacoreta. Cuando se cansa del "leñador" se acerca en ciclomotor a Międzyzdroje, la pequeña ciudad de vacaciones a orillas del Báltico más cercana a la aislada cabaña donde se aloja. Puesto que la acción transcurre a finales de noviembre, este centro turístico está menos animado que un pabellón de depresivos, sin embargo allí establece una interesada amistad de clara intención sexual (no culminada) con Mariusz, un chandalero en paro de veintipocos años, con quien empieza a ir de un lado para otro a investigar sobre el presunto oscuro pasado de Robert. No hay más, la trama es así durante algo más de la mitad de la novela. Que conste que hay momentos muy divertidos, pero una sucesión de situaciones graciosas no es como para salvar un libro.

De pronto y sin venir a cuento, tras una noche de barbitúricos regada con vodka, el chandalero intenta matar a Witkowski (¿Homofobia? ¿Un brote psicótico? ¿A cuento de qué?), y a partir de ahí, la narración se vuelve de novela negra según mandan los cánones. Es entonces cuando la habilidad del escritor polaco despunta, porque construye una trama verdaderamente interesante y poblada de un montonazo de personajes muy peculiares de la fauna báltica. Taxistas. Empleados de hotel. Putas locales. Mafiosos. Hipsters fuera de lugar. En mi opinión es una verdadera pena que el autor no se haya centrado desde el principio en desarrollar esta línea argumental porque se le estaba dando muy bien. Pero lamentablemente algunos de esos elementos pintorescos no juegan ningún papel de relevancia en la acción, siendo meros floreros para seguir con las coñas y las carcajadas. Y por otro lado, el libro se cierra de manera abrupta y sin que se llegue a resolver el misterio que le da sentido: la misteriosa muerte (¿suicidio?) de una mujer de negocios, apodada "la Doctora", cuyos chanchullos inmobiliarios al límite de la legalidad se desarrollaron desde la época del comunismo hasta mediados de los 1990s.

Resumiendo, risas sin demasiada sustancia. Puestos a leer a Witkowski, sigo recomendando insistentemente Lovetown. Tenéis otras reseñas en  La antigua Biblos y Mente lectora, ambas bastante más benevolentes y entusiastas que la mía. El resto de referencias en Internet a fecha de hoy no son más que publicidad encubierta en artículos impersonales de revistas varias (suplementos dominicales, revistas de tendencias o LGTB)

6 comentarios:

condonumbilical dijo...

Borrada "El leñador", subrayada "Lovetown".

el convincente gon dijo...

¿Has visto una peli que se llama 'El desconocido del lago'? Te la recomiendo. Creo que te puede gustar. Tu reseña me la ha recordado.

Ana Blasfuemia dijo...

Ups!! Pues había visto las otras dos reseñas que comentas y tenía apuntado a este leñador... Pero después de leerte a ti, y pese a que en la parte más "negra" se anima un poco creo que voy a ir a lo seguro, es decir a Lovetown.

Gracias y un saludo!

Cities: Moving dijo...

@condonumbilical: Ya avisé que a las 100 páginas pintaba mal. Confío mucho más en Lovetown, ya nos contarás.

@el convincente gon: Pues no la he visto, voy a curiosear la web. Gracias por la pista!

@Ana Blasfuemia: Por Lovetown sí que pondría la mano en el fuego :)

Bea Mendes dijo...

Pues tengo suerte de haber leído esta primero y no "Lovetown". Como sabes, a mí me encantó. La trama es muy enrevesada, pero la forma de escribir del autor me pareció una genialidad. Ahora sé que lo que me espera con "Lovetown" es mucho mejor, así que lo cogeré con muchas ganas.

Cities: Moving dijo...

@Bea Mendes: En mi caso el problema con esta novela es que esperaba la profundidad y el compromiso de la anterior, pero me he encontrado con una historia frívola y bastante dispersa, aunque es verdad que por momentos es muy divertida.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...