12 mar. 2014

La Feria de las Vanidades - William M. Thackeray

Casi mil páginas incluyendo prefacio sobre el autor y su obra. 67 capítulos. Desde 28 de febrero leyendo y aún voy por el 51. También es verdad que estoy particularmente liado en el curro y más cansado de lo habitual, así que me quedan pocas ganas de leer. Claro que la trama de La Feria de las Vanidades tampoco invita a ello. Gran éxito entre los lectores británicos desde el momento de su publicación por entregas, se trata de una sátira folletinesca y bastante cansina de la vanidad y fatuidad humana. Situada la acción en la sociedad británica de principios del S. XIX (segregación brutal de clases, colonialismo, etc.), según lo que llevo leído la cosa es más o menos como sigue:

Capítulo I. Qué guapas y qué jóvenes están nuestras mujercitas al dejar el internado
Capítulo II. Qué guapa y qué discreta Amelia Sedley
Capítulo III. Menuda lagarta la huérfana Becky Sharp, pero qué guapa es y cómo se camela a todo el mundo
Capítulo IV. Le falta tiempo a Becky para atrapar a Joseph Sedley con sus encantos de mujer manipuladora
Capítulo V. ¿A que Joseph y Becky se casan?
Capítulo VI. Pues escapa a tiempo y no se casa
Capítulo VII. Becky es un elemento de cuidado, que se largue ya a trabajar de institutriz con los Crawley
Capítulo VIII. El barón Pitt Crawley se quiere triscar a Becky
Capítulo IX. Ahora que a la nuera beata y meapilas del barón no se la pega
Capítulo X. Becky le tira los trastos Rawdon Crawley, hijo crápula del barón
Capítulo XI. Guapa Amelia, ¿verdad? Y qué apuesto su prometido, George Osborne
Capítulo XII. Dos grandes amigos: el manirroto de George Osborne y el serio, correcto y honesto Willian Dobbin
Capítulo XIII. Qué super lianta que es Becky
Capítulo XIV. Qué mona y qué discreta Amelia
Capítulo XV. Amelia es tan fina y delicada
Capítulo XVI. Becky es una lagarta
Capítulo XVII. Lianta
Capítulo XVIII. Delicada
Capítulo XIX. Fina y sencilla
Capítulo XX. Lagarta
Capítulo XXI. Lagarta
Capítulo XXII. Delicada
Capítulo XXIII. Buena persona
Capítulo XXIV. Lianta
Capítulo XXV. Lianta
Capítulo XXVI. Lagarta
Capítulo XXVII. Lagartona
Capítulo XXVIII. Zorrona
Capítulo XXIX. Fresca
Capítulo XXX. Bellísima persona
Capítulo XXXI. Encantadora
Capítulo XXXII. Buena mujer y viuda, ¡tan joven y tan desgraciada!
Capítulo XXXIII. ¡Ay Amelia, pobrecita!
Capítulo XXXIV. Lagarta
Capítulo XXXV. ¡Lagarta, he dicho!
Capítulo XXXVI. Putón verbenero, vamos
Capítulo XXXVII. Una fresca, te lo digo yo
Capítulo XXXVIII. Qué mala suerte, con lo buena que ha sido toda su vida
Capítulo XXXIX. Lagarta
Capítulo XL. Dobbin enamorado hasta las trancas de Amelia y la otra pavisosa no se entera
Capítulo XLI. La huérfana fresca hay que ver cómo medra. No, tonta no es
Capítulo XLII. Lagartonas al poder
Capítulo XLIII. Lagartas & Crápulas
Capítulo XLIV. Un marqués zascandil que maneja el cotarro como nadie se lo monta con la lagarta
Capítulo XLV. Lagarta’s & Co.
Capítulo XLVI. ¡Ay, qué mal ha tratado la vida a Amelia!
Capítulo XLVII. Pobre Amelia
Capítulo XLVIII. Qué lástima, tan mona como era y lo mal que le va
Capítulo XLIX. Los Sedley no levantan cabeza
Capítulo L. De lagarta a epítome de la decencia
Capítulo LI. La lagartona se las da ahora de santa

Poco más o menos un truño interminable y superpoblado de estereotipados personajes maniqueos. Cierto es que el lenguaje es sencillo y claro, además por momentos la agudeza de William M. Thackeray al describir las ridículas actitudes humanas en sociedad te hace reír. Pero se repiten los mismos tics y guiños hasta la saciedad. También por destacar puntos positivos, tiene aspectos históricos variados que le aportan interés (varios capítulos transcurren en plenas guerras napoleónicas, por ejemplo). Me he decidido a subir el post antes de terminarlo porque no creo que esto se arregle. Si fuera el caso, prometo dejar constancia de ello. A continuación os dejo mi apuesta sobre los capítulos que me quedan. ¡Ah, sí! ¡Porque yo este libro me lo termino o muero en el intento! Quiero darme la satisfacción de acabarlo y ponerlo a caer de un burro con conocimiento de causa.

Capítulo LII. ¡Tócate las narices! ¡Será falsa…!
Capítulo LIII. Pobre Amelia
Capítulo LIV. Más desgracias para los Sedley
Capítulo LV. Drama no, dramón
Capítulo LVI. Lagarta nació, lagarta morirá, que a mí no me la da
Capítulo LVII. Falsa decente, o sea: lagarta
Capítulo LVIII. Los disgustos van a matar a Amelia
Capítulo LIX. Otro mal rato
Capítulo LX. Nuevo trago amargo para Amelia
Capítulo LXI. Aparece Dobbin  y las cosas mejoran para Amelia (pero solo un poco)
Capítulo LXII. La Lagarta vuelve al barro
Capítulo LXIII. ¡Lagarta! ¡Zorrasca! ¡Ahí tienes tu merecido!
Capítulo LXIV. El amor triunfa, Amelia no es tan desgraciada
Capítulo LXV. ¡Lagartona! ¡Buuuuuh, buuuuuuh!
Capítulo LXVI. Amelia es tan buena que perdona a Becky aka. Lagarta
Capítulo LXVII. La Lagarta intenta reformarse de corazón, pero su cerebro reptiliano se lo impide.
Fin.

Más reseñas en Entre Montones de Libros (positiva), El Borde de la Realidad (negativa) y Solo de Libros (ni fu, ni fa).

6 comentarios:

Palimp dijo...

Pues va a ser que no. Gracias por el aviso.

Bea Mendes dijo...

Ya que, por como pinta, no voy a tocar este libro ni con un puntero láser, me llega con ver tu mini-resumen de los capítulos -muy hilarante, por cierto- para quedarme satisfecha. Y espero tu reseña cuando lo termines, por simple curiosidad, para ver en que más falla esta obra -aunque ya se intuye-.

el convincente gon dijo...

Pues yo me la leí hace años y no tengo tan mal recuerdo de ella. Becky Sharp me hacía bastante gracia. Cuando no salía ella es cierto que la cosa perdía interés, pero creo que no me costó demasiado terminarla. También tengo que decir que no me gustó tanto como para releerla (a diferencia de otros tochos del XIX que me releo periódicamente).

Cities: Moving dijo...

@Palimp: Dímelo a mí. ¡Ni de los clásicos nos podemos fiar ya!

@Bea Mendes: Estoy a 8 capítulos del final. En el ínterin desde que subí el post ha habido un pequeño giro inesperado no demasiado bien sostenido por toda la trama anterior. Que no, que esto no hay quien lo salve. Además por mi salud mental incluso he empezado con Ballard antes de acabar

@el convincente gon: Me pareció mucho más interesante y divertida Barry Lyndon, con un humor muchísimo más agudo e inteligente. Recomienda alguno de esos tochos clásicos del XIX, porque para una vez que me animo a leer uno, resulta una decepción.

el convincente gon dijo...

Más que recomendar, lo que voy a hacer es decir cuáles son mis novelones favoritos del XIX. No te los recomiendo porque no tengo claro puedan ser de tu gusto. Ahí van:

1. 'La Regenta'
Hay pocas novelas con tantos personajes tan bien trazados y que además se muevan todos a la vez por un mismo escenario. Todo eso requiere mucho andamiaje, claro, así que en la primera parte hay mucha carpintería y la acción principal va lentita. Pero es bonito oír los martillazos. Además, aunque no es una sátira, tiene bastante mala leche (el narrador es muy poco compasivo con su retrato de los personajes) y alguna sonrisa de medio lado arranca.

2. 'Anna Karénina'
Que yo sepa, nadie ha contado tan bien como Tolstoi una carrera de caballos o un paseo por el bosque entre dos personajes que se gustan, por poner dos ejemplos. Por contar, es que hasta cuenta bien los pensamientos de los personajes. Para Nobokov la maestría estaba en el manejo del tiempo y es cierto que parece que los personajes piensen al mismo ritmo de nuestra conciencia. Eso sí, es posible que insista demasiado con las reflexiones de algún personaje en concreto. En otras palabras, tiene partes menos (o poco o nada) arrebatadoras.

3. 'Fortunata y Jacinta'
En una primera lectura hay que salvar bastantes escollos, no voy a mentir, pero tiene una vitalidad que a mí, al menos, me acaba ganando. Hacia el principio hay un viaje de novios que, en mi opinión, es de lo mejor que se ha escrito en castellano. En general, todo el manejo del habla de los personajes es impecable.

4. 'Middlemarch'
He ordenado las novelas en función del interés que creo que pueden tener para ti. Esta es la que me parece que te puede gustar menos. En algunos pasajes el narrador hace pequeños sermones para explicar las reacciones y los sentimientos de los personajes; las metáforas y las comparaciones que usa son muy esclarecedoras, pero hoy en día no estamos acostumbrados a narradores de este tipo, que hablan como si fuesen representantes de la Sabiduría Universal. Aunque a mí no me molestan esos sermoncillos, creo que se disfruta más cuando cuenta las cosas sin ellos. Brilla, sobre todo, en los resúmenes de acontecimientos; por ejemplo, cuando cuenta cómo le ha ido a un personaje en los cinco primeros años de su matrimonio. Es una novela sobre el choque entre las expectativas y la realidad y ese es su punto fuerte: refleja muy bien el vaivén de las ilusiones, las derrotas.

Al final me he alargado más de lo que pretendía. Que sepas que no me hago responsable si lees alguno y no te gusta.

Cities: Moving dijo...

@el convincente gon: Vaya, muchísimas gracias por las recomendaciones y las aclaraciones a las mismas. Tengo a 'La Regenta' en pendiente, me la bajé al Kindle gratis desde amazon. 'Fortunata y Jacinta' también me han llamado la atención desde siempre, como 'Anna Karenina'. 'Middlemarch' no la conocía pero viendo que es anglo y dada mi saturación actual debida a Thackeray creo que se cae de la lista. En fin, a ver por cuál de las tres restantes me decido.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...