14 jul. 2013

Nova - Samuel R. Delany

No me voy a andar con rodeos que bastante tiempo he perdido leyendo Nova: esta novela no vale un duro. Se trata de una especie de space-opera con ínfulas de alta literatura que me ha provocado estupefacción y vergüenza ajena a partes iguales. Como toda novela de aventuras espaciales comienza por meter en una misma nave un puñado de personajes pintorescos cada uno de su padre y de su madre, que al poseer personalidades diversas y muy extravagantes, se supone que darán mucho juego. A esto se suma un bochornoso enfrentamiento entre dos grandes y adineradas familias repartidas por la Galaxia, los Red de Draco (la Tierra y demás sistemas solares viejos) frente los Von Ray de la Federación de las Pléyades (los sistemas solares más jóvenes recientemente colonizados). Para incorporar elementos dramáticos y de grandeur, los miembros de dichos linajes se mezclan en un revoltijo inverosímil de amor y odio que en lugar de fascinar, provoca una risa nerviosa por lo patético que resulta.

La trama, muy resumida porque no merece la pena perder el tiempo con ella, va de la búsqueda de un elemento valiosísimo pero escasísismo que se ha vuelto imprescindible en la sociedad humana del siglo XXXII: el Ilirión. Se trata de una especie coltan que incluso en bajas concentraciones proporciona energía como para calentar planetas. Lamentablemente dicho elemento químico (de número atómico mayor que 300, atentos a la pincelada hard) se encuentra en pequeñas cantidades solo en planetas pertenecientes a sistemas solares muy jóvenes, lo que lo encarece mucho su extracción y le convierte en pieza clave de la economía. El protagonista, Lorq Von Ray, se embarca en una aventura ridícula para obtener Ilirión en el único lugar donde lo hay a toneladas: los momentos iniciales de la explosión en nova de una estrella.

A nivel técnico nos encontramos frente a una tontuna escrita con un lenguaje elevado super pretencioso y fuera de lugar. Veamos algunos ejemplos de las sugerentes descripciones que caracterizan a Samuel R. Delany:
"Las nieblas que velaban la meseta se desangraban en escamas bruñidas al amanecer"
"Una astringente bruma arsenical..."
"Las escamas micáceas relucían en el ramaje arácnido de la tila desnuda"
Nivelazo. A esto hay que añadir innovaciones narrativas que antes que sorprender, por lo menos a mí me sacan de quicio. Los colonos de los sistemas plantearios más nuevos hablan un dialecto cuya principal característica gramatical consiste en cambiar absurdamente el orden de los elementos del discurso. Sí, sí, exactamente igual que el deplorable Jar Jar Binks de la saga Star Wars. Por no hablar de un par de personajes que son gemelos y que hablan como si fueran una unidad, repartiendose la frase entre los dos. Irritante a más no poder. De todas formas en descargo del autor, no estoy 100% seguro de que la culpa de que este libro sea semejante fulaña sea exclusivamente suya. Tengo la impresión de que gran parte de la repulsión que me ha provocado su lectura se debe a la malísima calidad de la traducción. No se trata de que se empleen palabras poco habituales en el español europeo, que a esto te puedes acostumbrar sin problemas una vez estás metido en la narración (cosas como 'cucheta' en lugar de 'litera', 'transponer' en lugar de 'cruzar', 'hurguetear' en lugar de 'hurgar'), sino que en global, hay unas carencias serias de conocimiento del lenguaje a que se traduce. Qué mejor que verlo con algunos ejemplos extraídos directamente del texto.
"rebotó muellemente"
"una computadora programaba las movidas"
"movimientos bien aceitados"
"una creciente hinchó la red"
En fin, en mi opinión es difícil hacerlo peor, aunque no sé si es culpa de traductor, del editor o de ambos. Recomendación final, obvia a estas alturas: no perder el tiempo con ella. Yo lo he hecho solo por el morbo que me daba pensar en que iba a dar caña en el post. Por cierto, Samuel R. Delany tiene dos premios Nebula en su haber, el de 1966 por Babel 17 y el de 1967 por La intersección de Einstein. Si tenemos en cuenta que Nova quedó finalista en de 1969, ¿qué garantías de calidad tiene dicho galardón a mis ojos?

Para contrastar con otros aficionados a la ciencia-ficción os recomiendo echar un vistazo a los posts que le dedican en Rescepto indablog, con una percepción diametralmente opuesta a la mía, o en Búsqueda de hogar tras el bostezo, más moderado en su opinión sobre la novela, pero que termina considerando fallida.

2 comentarios:

el convincente gon dijo...

De Delany sólo me he leído un relato de la antología "Visiones peligrosas" y creo recordar que me gustó. No llegué a probar con las novelas porque desconfío de los autores que los críticos recomiendan exclusivamente por su estilo. Y por lo que dices en la reseña hice bien, me ahorré un buen truño.

Cities: Moving dijo...

@el convincente gon: Pues mira que yo lo cogí con ganas. Conseguí en Internet un lote buenísmo de libros de Minotauro ya descatalogados por dos duros. Creo recordar que éste en particular venía incluso con el retractilado original. Y total, para luego encontrarme con semejante patochada. GRRRR!!!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...