20 jun. 2012

Los Alegres Muchachos de Atzavara - Manuel Vázquez Montalbán

Bueno pues ahí sigo sacando todo el provecho posible de El Discreto Encanto de la Subversión de Alberto Villamandos (y lo que te rondaré, morena). Como ya comenté en su momento, el capítulo "Ese oscuro objeto de deseo: charnegos e intelectuales" de dicho ensayo analiza las relaciones ambivalentes entre la Gauche Divine y el lumpen obrero representado por los charnegos, sirviéndose para ello de dos novelas muy representativas de dicho movimiento: Últimas tardes con Teresa de Juan Marsé y la que ocupa el post de hoy.

Los Alegres Muchachos de Atzavara transcurre en el pueblo ficticio de la costa de Tarragona que menciona el título. Desde finales de los 1960s un selecto grupo de profesionales de alto nivel y de los más variopintos orígenes y características, ninguno de los cuales baja de los 40, se han ido comprando viejas casas de payeses, y tras la conveniente rehabilitación con ayuda de un arquitecto del grupo, que ha actuado como descubridor y promotor, se reúnen cada verano para disfrutar de la playa y romper la rutina de sus vidas. Desde la distancia de los años, ya que la trama  transcurre a mediados de los 1980s, Vázquez Montalbán da voz a cuatro personas que coincidieron en Atzavara durante el verano de 1974 para que evoquen unos sucesos bastante fuera de lo habitual que actuaron a modo de revulsivo entre el grupo, de tal forma que cambió inexorablemente las relaciones entre ellos.

  1. "La irresistible ascensión de Vicente Blesa". Paco Muñoz González es un charnego de orígenes obreros y humildes, al igual que el mencionado Vicente Blesa. Amigos de la infancia, Paco se presenta inesperadamente en Atzavara recurriendo a una invitación hecha por Vicente en un reencuentro nostálgico regado por alcohol de unas semanas atrás. Nuestro hombre está bastante fuera de lugar entre el grupo de Atzavara: es unos 20 años más joven que la media, inculto y terriblemente convencional en su concepción del mundo. El choque ideológico entre el narrador de la primera parte y el grupo de Atzavara es brutal: el aire de libertad y diversidad sexual que se respira entre los residentes (hay solteronas contentas de serlo, mujeres separadas, parejas malcasadas, hombres homosexuales maduros y en el armario, descaradas maricas jovenes dispuestas a comerse el mundo... ) le desborda cuando descubre que el propio Vicente es homosexual y la actual pareja de Rafa, su anfitrión. A pesar de que inicialmente parece que va a empaparse del ambiente relajado que se vive en Atzavara, pues de hecho salva las distancias con bastante mano izquierda, su homofobia provoca que su estancia finalice con un desenlace bastante triste.
  2. "Los dos sultanes de Persia". Montse Graupera, procedente de la alta burguesía catalana y casada con un industrial catalán de éxito, toma la palabra en la segunda parte. Su matrimonio es una farsa, y hace años que tanto ella como su marido llevan vidas separadas, cada uno con sus propios amantes, aunque de vez en cuando interpretan el papel de pareja perfecta, sobre todo de cara a que Carlos, su marido, mantega una buena imagen entre sus influyentes contactos. En esta segunda sección empezamos a conocer más profundamente a los componentes de la camarilla, pues a través de las afinidades y antipatías de Montse nos vamos haciendo una composición de lugar más acertada que la que Paco, un extraño al fin y al cabo, puede darnos.
  3. "Biografías noveladas". Luis Millás es el eterno escritor promesa que no consigue el éxito esperado con sus obras propias pero que sin embargo vive (bastante desahogadamente) de la escritura gracias a un contrato con una editorial que le compromete a escribir biografías noveladas. Durante los hechos narrados estaba felizmente casado, quizás tan solo con los problemas habituales en las parejas que ya llevan muchos años de convivencia. En esta tercera parte asistimos a su visión de lo ocurrido, algo más ortodoxa aunque desde luego abierta de miras y progresista.  A través suyo tenemos un punto de vista adicional de cada uno de los habituales de Atzavara, como en el apartado anterior, condicionado por sus fobias y filias particulares.
  4. "Sueños de macramé". Paqui Sans es una solterona despreocupada y de volubles aspiraciones intelectuales. Prodece de una familia rica venida a menos y nunca ha pasado estrecheces aunque con el paso de los años su situación económica se va haciendo cada vez más comprometida. Su relato se centra más en cómo han evolucionado los miembros del grupo tras aquel turbio acontecimiento de 1974 que vino a cambiar sus relaciones personales.
Me ha parecido una novela muy buena, a pesar de que en algún sitio he leído que se trata de una obra menor de Vázquez Montalbán. Ya conocía este formato narrativo desde perspectivas multiples, aunque lo asocio más con el lenguaje cinematográfico. Me encanta esta técnica porque nos demuestra un hecho incuestionable: no hay nada absoluto, todos los sucesos son susceptibles de interpretaciones y su explicación diferirá según variables propias de cada observador. Por otro lado, el contexto histórico en que se desarrolla me resulta especialmente atractivo: esa burguesía progresista catalana y culta que toma como modelo la Gauche Divine, esos aires tardíos a revolución sexual de Mayo de 68, los matices políticos proporcionados por el franquismo, esa avanzadilla de la cultura del ocio que demuestran los protagonistas,... En mi humilde opinión, muy recomendable.

Para esta novela no he encontrado la típica reseña así de blog de reseñas, sin embargo hay un análisis extensísimo y completísimo en Monografías.com

3 comentarios:

Palimp dijo...

Obra menor, pero muy recomendable como retrato de época, y no de varios ambientes.

Cities: Moving dijo...

@Palimp: Me descoloca un poco ese 'no' en el final de tu frase ¿?

Palimp dijo...

Sí, es una errata, aunque no sé de qué.

Quería resaltar que retrataba varios ambientes, no sólo a los intelectuales.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...