25 jun. 2011

RUR + La Fábrica de Absoluto - Karel Čapek

Hoy tenemos programa doble con teatro y novela a cargo de uno de los primeros maestros de la scifi europea no anglosajona: Karel Čapek. Vamós allá.

R.U.R. Robots Universales Rossum, es una obra de teatro en tres actos que destaca por contener la primera aparición del término robot, ideado por el hermano del autor, Josef Čapek. En realidad, los robots de R.U.R. no son mecánicos, que es lo que sugiere hoy dia el concepto, se trata más bien de organismos vivos humanoides creados por ingeniería genética. Supongo que el concepto de androide se ajusta más a las creaciones de R.U.R. dado que por un lado tienen forma humana y por otro permiten combinar libremente y en cualquier cantidad tejidos vivos, estructuras mecánicas, inteligencia artificial, etc. Replicante o Simulacro tal y como los usaba Philip K. Dick también sería más apropiado. Bueno, sutilezas semánticas aparte, la pieza plantea desde el primer momento los conflictos éticos que aparecen al crearse estos seres destinados a liberar a las personas de sus trabajos rutinarios y alienantes. ¿No tienen también derecho a disfrutar, a experimentar placer, a sentir miedo o a reír, como los verdaderos humanos? En resumen, ¿tienen alma estos seres sintéticos? Me parece muy interesante que ya desde los inicios del género considerado como tal, éste sea un tema que haya preocupado a los escritores. En mi opinión no es ni más ni menos que una búsqueda universal de igualdad y la eliminación de las discriminaciones por el motivo que sea.

La Fábrica de Absoluto es una divertidísima y demencial sátira de las religiones y de las contradicciones humanas. Un ingeniero inventa un carburador atómico que transforma en energía cualquier materia que se le suministre como combustible, haciendolo además a bajo precio y con un rendimiento inmejorable. Sin embargo y para confirmar la validez de muchas teorías panteístas que afirman que Dios está en todo lo que nos rodea, expele como residuo la esencia de la que está hecha Dios, el Absoluto, el Hacedor. Todas las personas en las proximidades del carburador atómico experimentan fuertes sentimientos piadosos, experiencias místicas, ejecutan curaciones milagrosas, etc. A medida que los fabricantes distribuyen los carburadores por todo el mundo pocas son las personas que se libran de Su presencia y Su influencia, lo que termina generando conflictos internacionales y luchas religiosas en las cuales cada estado se erige como verdadero elegido del Absoluto. No me esperaba algo así ni de lejos, la verdad, ha sido una de las novelas cortas con las que más me he reído en toda mi vida. Las hazañas del Absoluto liberado y fuera de control son de carcajada contínua. Čapek recoge sin falla alguna todos los tópicos de cada país a la hora de plasmar su reacción al carburador y su papel en los posteriores conflictos armados. Y desde luego sabe captar a la perfección la estupidez humana, que no desaparece ni siquiera bajo la influencia divina.

En fin, una joyita en tapa dura que publicó Minotauro en 2003 y que ya está descatalogada. No se os ocurra dejarla escapar si la véis de segunda mano. Más reseñas en No puedo parar de leer y Literatura Prospectiva.

2 comentarios:

Johannes Becher dijo...

Psss no me mató. Pretencioso, pero superficial. Capek tiene cosas bastante mejores. Éso sí, la edición es excelente y la portada de lujo.

Cities: Moving dijo...

@Johannes Becher: La obra de teatro me resultó interesante pero admito que el planteamiento es bastante sencillo/simple. 'La Fábrica de lo Absoluto' la recuerdo muy divertida. ¿Qué me recomendarías de Čapek? No he leído mucho más de este autor (un par de libros si acaso) y yo siempre estoy deseoso de conocer más scifi al margen de la norteamericana.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...