31 ene. 2011

El Juego de Ender - Orson Scott Card

Dada mi inclinación a la ciencia ficción y visto que encabeza alguna que otra lista de lo mejor del género, El Juego de Ender era una lectura ya casi obligada, más aún si tenemos en cuenta que casi todos mis habituales lo recomendaban con mayor o menor entusiasmo (ver Kozmic Books, Libros y Literatura o Rescepto indablog). No voy a decir que no me ha gustado, al contrario, me ha parecido una lectura muy adictiva y entretenida. La historia del pequeño Andrew Ender Wiggin, su entrenamiento militar y su posterior enfrentamiento a los Insectores, raza alienígena que ya ha batallado con la humanidad en un par de grandes guerras, tiene muchos puntos interesantes que merece la pena comentar. También hay algunos más flojos, pero todo a su debido tiempo.

En primer lugar me ha capturado el tono despiadado de la novela. Los niños seleccionados para las escuelas de formación militar son pequeñajos de tan sólo seis o siete años a quienes se somete a todo tipo de brutalidades en aras de la supervivencia de la humanidad. Naturalmente el ensañamiento es especialmente cruel con Ender. La dirección de la Escuela de Batalla manipula hábilmente al protagonista, forzándole al aislamiento social y afectivo. Para ver si es capaz de superar cualquier situación adversa, le hacen quedar como detestable y repulsivo ante el resto de sus compañeros y así provocar abusos y enfrentamientos. Todo está permitido con tal de descubrir si estamos ante el gran líder y estratega que la Tierra necesita. Resulta difícil no ponerse en la piel del pobre Ender y sufrir con él todas esas penurias. Aunque sospecha que todo es una gran maquinación de los líderes militares para ponerle a prueba, eso no evita que lo pase realmente mal. Para hacer las cosas aún más complicadas al lector, Ender es el único personaje de la trama capaz de empatizar con la raza Insectora. Sabe ponerse en su lugar, intenta entender sus motivaciones y trata de comprender sus necesidades sin importar que hayan sido ellos quienes atacaron primero. Pese a que se dibuja un personaje con el cual nos vamos a identificar casi sin remedio, el principal fallo del mismo es que resulta difícilmente creíble como niño. Por muy superdotado que sea, un niño es un niño, y hay momentos en que su forma de pensar y actuar parecen las de alguien de cuarenta y tantos. Me temo que a nivel psicológico y de comportamiento Ender representa a un niño completamente inverosímil.

Mucho más creíbles resultan sus hermanos, Peter y Valentine. Tan sólo algunos años mayores, ambos son extremadamente inteligentes y también superdotados, de hecho los dos pasaron el proceso de selección para entrar en la Escuela de Batalla pero fueron descartados por diferentes motivos: Peter, el primogénito, por sus rasgos psicopáticos, y Valentine, el ojito derecho de Ender, por ser excesivamente protectora, comprensiva y dulce. A medida que la trama se desarrolla, Peter y Valentine, protagonizan una original subtrama muy de Guerra Fría. Los dos hermanos adoptan sendas identidades virtuales en las "redes de ciudadanos" para polarizar a la población a base de artículos y columnas de opinión. Con ello quieren demostrar a los habitantes de todo el mundo que están siendo engañados por los dos grandes bloques militares en el poder, poniendo de manifiesto el peligro real de que se desencadene una guerra en la Tierra si se logra derrotar a los Insectores, y de camino, obtener una cuota de poder. A pesar del historial destructivo de Peter, éste logra convencer a Valentine de sus buenas intenciones y consigue su colaboración. Aquí hay que reconocerle el mérito a Orson Scott Card, pues a pesar de que la novela data de 1985, pudo ver que las redes de comunicaciones jugarían un papel crucial como herramienta de desarrollo y opinión. Si a esto unimos el uso innovador de la realidad virtual a lo largo de la narración, el autor ha resultado ser todo un visionario a nivel tecnológico.

No me voy a extender más, El Juego de Ender es uno de los grandes y pocos best-sellers que ha dado el género. Yo no me atrevería a etiquetarlo como lo mejor que ha parido la ciencia ficción, pero reconozco que a pesar de las expectativas que me había creado, el libro ha aguantado muy bien el tipo y no me ha decepcionado en absoluto.

Además de los blogs que he citado al principio, tenéis otras opiniones menos benevolentes en Comentarios de Novelas y las reseñas del Sitio de Ciencia-ficción. En éste último hay un link a Imperio Futura, donde se hace un curioso análisis de la novela estableciendo un paralelismo con la grecia clásica.

7 comentarios:

Palimp dijo...

Aunque me gustó sigo prefiriendo otra novela suya:

Un planeta llamado traición.

kozmicbooks dijo...

A mi el tema de las redes me apasionó. Como lo he releído un par de veces, sigo alucinando pensando lo visionario que fue Orson Scott Card.

La primera vez que lo leí también me gustó mucho el final. Ni de coña me esperaba un final así (igual es que soy un inocente, los escritores de novela negra también me cuelan a los malos casi siempre).

¡Te twitteo la reseña que vale la pena!

The Walking City dijo...

@Palim: Tomo buena nota de la recomendación. Gracias una vez más por la pista.

@kozmicbooks: La verdad es que Orson Scott Card estuvo más acertado que Nostradamus. No lo he comentado en el post, pero las consolas que usaban los críos tenían toda la pinta de ser iPads, ¿no crees? Gracias por el twitteo, creo que puedo decir sin temor a equivocarme que es mi primera vez. Excepto por el blog, tengo un caracter bastante refusenik y estoy al margen de redes sociales, microbloggings, etc.

Oscar Pons dijo...

La segunda vez que leí 'El juego de Ender' me di cuenta de lo mal que había envejecido. Coincido en que es, o será, un clásico del género, pero más por los lectores que ha logrado atraer hacia el género, que por las ideas que haya aportado a la ciencia ficción. Dejando aparte que la forma de escribir de Card tampoco es que sea la bomba. No es capaz de generar imágenes potentes, de las que se quedan grabados en el cerebro, de hacer crecer la imaginación, como sí lo hacen otros autores como puedan ser Alastair Reynolds o Greg Egan.

Personalmente, lo mejor de Card es 'Maestro cantor', también 'Traición', que cita el compañero, y 'Esperanza de venado'.

Francisco Guillermo dijo...

Jajaja, bueno debo comentarte que me dio mucha gracia eso de que mi comentario no fue tan benevolente, pero bueno que puedo decir no fue de mi agrado el libro y ni modo. Por otra parte, me da gusto ver que te animaste a leerlo y que la lista que en alguna ocasión me incitó a leerlo también fue un factor que te convenció para leerlo. Por el momento no he publicado nada nuevo porque estoy a medias del primer tomo del “Vizconde de Bragelonne”, y pues lo bueno es que me esta gustando sobremanera, así que por lo extenso no me puedo quejar, ya que me esta entreteniendo mucho y ya sabes que las aventuras de los mosqueteros más famosos son de lo más únicas y divertidas.

Saludos!!!

AnthivS dijo...

Me uno a Francisco Guillermo. Por lo visto este libro o se ama o se odia. Me resultó interminable el entrenamiento una y otra vez de Ender, y otro más, y vuelta a empezar. Un final inesperado, sí, pero el 90% del libro me pareció un suplicio. Y eso que en Ciencia Ficción me trago casi todo. Un saludo!

Francisco Guillermo dijo...

Gracias AnthivS, ya me sentía algo fuera de lugar, dando un comentario algo negativo de este libro que la mayoría de los lectores alaban a diestra y siniestra.

Saludos!!!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...