31 dic. 2013

Peter Petrake - Miguel Calatayud

Las fiestas, las fiestas navideñas de los cojones y el puto caos que las acompañan. Cenas, viajes, regalos, estrés. Imposible sacar tiempo para leer de puro agotamiento, aunque sí el suficiente para vérmelas por fin con Peter Petrake, un cómic que lleva en mi estantería desde que El Patito Editorial lo reeditara en 2009, tan solo un año después de que a su autor le concediesen el premio Nacional de Ilustración (2008) por el conjunto de su obra.

Peter Petrake es un personaje ideado por Miguel Calatayud a principios de los 1970s. Fue una de las series de la mítica revista Trinca, que destacó en el panorama tardofranquista por ofrecer cómics de calidad entroncados con las vanguardias y tendencias internacionales. Las aventuras de este agente secreto, parodia de las películas de espías tan populares en aquellos años, son la expresión máxima del pop y la psicodelia en el cómic, siendo influencias claras la película Yellow Submarime (George Dunning, 1968) o el cómic francés Pravda la survireuse (Guy Peellaert y Pascal Thomas, 1968). Estamos hablando por tanto dibujos de trazos muy sencillos, líneas claras y combinaciones de colores abigarrados. Las viñetas pueden jugar con colores complementarios o bien hacer uso de una sola gama de tonalidades al completo, consiguiendose un efecto espectacular en los sombreados diluidos al agua.


Los elementos psicodélicos recargados (cachemira, op-art, etc.) comparten espacio con componentes típicamente pop-art (explosiones, detonaciones, flechas, estrellas, tipografías, onomatopeyas, etc.).


Los guiones, también de Calatayud, son sencillas e intrascendentes aventuras de ciencia-ficción que aumentan la sensación de modernidad y dejan que el peso de la obra recaiga en los aspectos puramente visuales. Los archienemigos de este agente secreto que no usa armas, pero reparte mamporros sin descanso, son doctores locos ansiosos por dominar el mundo con ayuda de robots aniquiladores y máquinas destructoras. Todo ello desde la seguridad de complejos centros de operaciones en islas recónditas, bajo el mar o en órbita espacial. Nuestro héroe es también capaz de volverse intronauta con ayuda de la tecnología más puntera o bien saltar a otras dimensiones en el futuro donde se las ve con humanos mutantes. Los capítulos que incluye el volumen son:

  • Las máquinas del Doctor Destruction
  • Fin de fiesta
  • Viaje al subconsciente
  • La vuelta del Doctor Destruction
  • El pez de acero
  • Pop Carrusel (inconcluso)
El libro se completa con el prólogo 'En el pricipio fue el Pop', a cargo de Pedro Porcel, quien nos pone en contexto sobre la génesis y tribulaciones editoriales de este personaje, y 'Ciudadano Petrake', un epílogo a cargo de Miguel Calatayud donde resume su visión sobre esta creación suya 40 años después de su aparición. En definitiva, una obra de arte-pop que nadie debería perderse. Tenéis otra reseña en Mundos en Paralelo.

2 comentarios:

Palimp dijo...

¡Ese espíritu navideño!
El grafismo de Calatayud siempre me ha gustado, pero sus historias me dejan más bien frío. Probaré con este que recomiendas.

Cities: Moving dijo...

@Palimp: No esperes gran cosa de las tramas, eso sí, visualmente es impresionante. En la última historia 'Pop Carrusel' alucinarás con los detalles, ¡nivelazo!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...