8 oct 2021

Un castillo en Suecia (y tres obras de teatro más) - Françoise Sagan

Hace unos días hice la visita inaugural a una tienda Re-Read relativamente nueva y me vine a casa con diez libros, tres de ellos de Françoise Sagan. El hecho de que éste recopilase obras de teatro me llamó especialmente la atención por ser un género al que apenas he dedicado lecturas, quizás simplemente porque apenas se encuentran. Este tomo de 1967 incluye cuatro piezas que la contraportada describe como comedias, pero una vez leídas se comprueba que en la mayoría de ellas el tono general no es alegre sino amargo, y que el desenlace de feliz tiene poco, como mucho agridulce en el mejor de los casos.

  • 'Un castillo en Suecia' (1960). Disparatada comedia negra y de enredos amorosos protagonizada por una familia noble, excéntrica y alocada. La nieve tan de esperar en ese país escandinavo provoca el aislamiento de la residencia del título, provocando que su invitado, un joven primo lejano, se enamore perdidamente de su anfitriona.
  • 'El vestido malva de Valentine' (1963). De nuevo enredos amorosos, esta vez en París. Testamentos impugnados y jovencito que se enamora de una tía lejana a quien su madre ha alojado debido a problemas en su matrimonio. La protagonista es apenas unos años mayor que él y también menos inocente de lo que pretende.
  • 'Felicidad, impar y pasa' (1964). Drama protagonizado por la nobleza de la Rusia zarista. Un joven príncipe presa de la melancolía se enamora de una condesa cuyo marido violento la desprecia por un desliz amoroso hace ocho años, por el que ella ya se está cansando de pedir perdón. Poca comedia en esta ocasión, aunque sí elementos humorísticos puntuales protagonizados por el hermano homosexual del marido y la madre de ambos.
  • 'Los violines, a veces...' (1961). Una pareja madura de malhechores no recibe la herencia que esperaban de un acaudalado industrial a quien la mujer había seducido. La suerte quiere que el heredero único sea un joven sobrino, un individuo apocado, bondadoso y sin interés en el dinero. El chico cederá la gestión y dirección de todos los negocios a la mujer se enamorará de ella, lo cual tendrá un efecto balsámico sobre la amargura y los sinsabores que su modo de vida le ha provocado.
Incluso con estas descripciones tan breves de las tramas resulta fácil encontrar grandes similitudes entre las cuatro obras teatrales. El ímpetu y el candor de la juventud frente a la serenidad y desengaño de la madurez. El egoísmo, la posesividad y el demonio de los celos como elementos inseparables del amor. La pobreza como catalizador de todo lo anterior. No voy a negar que me ha sorprendido muy positivamente la madurez de Sagan al describir los infiernos a que puede conducirnos el amor romántico. Sus diálgos están repletos de acertadas reflexiones sobre la naturaleza humana, que brillan en especial a la hora de mostrar la crueldad de que podemos ser capaces en nuestras relaciones amorosas. Saber que escribió las cuatro piezas antes de los 30 años aporta un asombro extra que no puede dejarse de lado.

Mi preferida ha sido 'Felicidad, impar y pasa', no solo porque junto a 'Los violines, a veces...' es la más cruda, sino porque las pinceladas de humor están muy bien traídas y las que incumben al hermano gay del protagonista están tratadas con una sensibilidad extraordinaria. También es verdad los cuatro textos tratan exactamente el mismo tema con pequeñas variaciones, y que los planteamientos son más bien maniqueos. No por ello dejan de reflejar muy bien las facetas más oscuras del ser humano, y algo así, especialmente cuando se exponen las miserias del amor, es siempre muy bien recibido en este blog.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...