23 feb. 2013

Te trataré como a una Reina - Rosa Montero

Spanish bizarro. Ya sé que empezar así un post, con esta expresión tan de NEO2 o peor aún, de Mondo Brutto, es un poco deleznable. ¿Qué puedo decir en mi descargo? Tengo un pasado de seguidor de revistas de tendencias y fanzines underground que no puedo ocultar, pero al menos en esta ocasión me viene que ni pintado. Porque desde la página uno de Te trataré como a una Reina el extraño concepto "spanish bizarro" se ha apoderado de mi mente en una imagen verbal que no he conseguido sacudirme ni un instate. ¿Acaso hay mejor manera de definir al elenco de personajes que pueblan la novela, una colección de perdedores patrios, originarios de un pueblo cualquiera de la España negra, pero cuyo destino ha sido el de dar con sus huesos en el Madrid más lumpen de principios de los 1980s?  Rosa Montero nos presenta sus patéticas vidas, su existencia pavorosa, sus ilusiones truncadas y sus deseos más íntimos. Un retrato interior dibujado con las mentiras que nos contamos constantemente para poder seguir adelante, aunque esté claro que no existe salida digna.

El trío protagonista lo componen los hermanos Antonio y Antonia Ortíz junto con Isabel López, "La Bella". El primero es un funcionario gris y anodino que pasa sus días por un lado seduciendo a esposas de los pilotos de avión mientras se ausentan en sus viajes de trabajo, y por otro fantaseando con convertirse en creador de perfumes. Esperaba de la vida mucho más de lo que ésta le ha concedido, así que está amargado y frustrado por mil motivos diferentes. Su hermana menor, una pobre solterona virgen a los cuarenta que vive sometida al mal humor y al mar carácter de su hermano. La desesperación y la falta de afecto le han llevado a la depresión y la melancolía. Y Bella, una novieta adolescente de Antonio de cuando todos aún vivían en Malgorta, que canta boleros y pone copas en el Desiré, un antro al borde del barrio chino. Y por si esto fuera poco, la lista de secundarios es espectacular: Benigno, el viejo secretario del negociado que Antonio dirige en el Ministerio. Vanessa, la jovencita aspirante a actriz recién llegada de provincias que se quiere comer el mundo y se ríe de los fracasos de los parroquianos. El Poco, el reservado, misterioso y oscuro matón del local. Damián, sobrino del portero del edificio donde vive Antonia, de apenas 20 años y a punto de hacer la mili. Menéndez, el dueño del Desiré, pornófilo y decente. Y chulos, macarras, quinquis y el inspector García, todos sacados de una película de Eloy de la Iglesia.

La historia se abre con un artículo sobre el asesinato de Antonio Ortíz a manos de Isabel López, extraído de la revista especializada "El Criminal", publicación ficticia que podría haber sido furiosa competencia de "El Caso". A partir de este adelanto, la novela se estructura linealmente, detallando los hechos que conducirán a tan trágico suceso, aunque de tanto en tanto, la trama se ve interrumpida ocasionalmente por nuevas pistas y entrevistas en formato periodístico y relacionadas con la crónica criminal que da cuerpo a la narración. Y el final es uno de los mejores que he leído últimamente: desesperado, desamparado, maravilloso.

En fin, que me ha encantado. Una vieja edición del Circulo comprada por dos duros que me reservaba toda una sorpresa. Tenéis otras reseñas de este libro en Un Libro al Día y en Devoradora de Libros.

2 comentarios:

Palimp dijo...

Antes leía mucho a esta señora, hace tiempo que no lo hago porque me daba un poco de miedo de que hubiera dejado de gustarme por el camino...

Cities: Moving dijo...

@Palimp: Yo de Mme. Montero sólo había leído "La Hija del Canibal" un poco de casualidad, y la verdad es que no me pareció para tirar cohetes. Sin embargo ésta en concreto me ha encantado, así que dado que la conoces se admiten sugerencias
:)

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...