29 oct. 2012

Escritos Subnormales - Manuel Vázquez Montalbán

No sé muy bien qué son estos Escritos Subnormales. La gran variedad de etiquetas que he incluido para clasificarlo deberían ir entre interrogaciones (¿Ensayo? ¿Teatro? ¿Relatos Cortos?), porque lo cierto es que es una aproximación muy burda al verdadero contenido de este libro, que como ya he dicho, a mí no me ha quedado nada claro. Por ceñirme a la realidad diré que el volumen contienen cuatro composiciones literarias diferentes de Manuel Vázquez Motalbán, que en mi opinión, sufren el lastre de haber sido escritas a principios de los 1970s y haber quedado ancladas sin remedio a aquellos años:

  • 'Manifiesto Subnormal': Empieza como un ensayo muy sesudo sobre cultura y política para de pronto, pasar a ser un desvarío totalmente inclasificable que oscila entre lo incomprensible y el humor absurdo (tipo Hermanos Marx, recurso que se repite en todos ellos). Aunque también podría decirse que empieza como un desvarío sobre cultura y política para de pronto, pasar a ser un ensayo muy sesudo sobre lo incomprensible y el humor absurdo.
  • 'Guillermotta en el País de las Guillerminas': pieza teatral que coquetea con la revista y la denuncia, todo ello bajo capas y capas de referencias sutiles para burlar a la censura. Bueno algunas no tan sutiles. Por supuesto, la obra estaba pensada expresamente para la grandísima Guillermina Motta.
  • 'Happy End': un relato corto sin mucho sentido pero con ocurrencias puntuales que hacen bastante gracia. De nuevo se tira del humor absurdo y por supuesto, también incluye crítica social desde una perspectiva izquierdista/marxista, etc.
  • 'Cuestiones Marxistas': Ídem a 'Happy End', quizás con más peso del humor y menos argumento de fondo (que no es que el anterior lo tenga muy marcado tampoco).
A no ser que queramos tener una idea del contexto político, social, cultural, etc. en España, o más bien en la Barcelona de los últimos coletazos de la Gauche Divine, mi impresión es que el libro no tiene mucho interés. A lo largo y ancho del mismo se puede apreciar un planteamiento político/filosófico revolucionario que tenía todo el sentido del mundo durante los años finales de la dictadura de Franco. También hay muchos tics habituales en la literatura de aquel grupúsculo progresista-burgués, como pueden ser el name-dropping incansable o las constantes referencias culturales con ánimo de certificar la vanguardia a que pertenecían (Antonioni, Umberto Eco y el Gruppo 63, la Barbarella de Roger Vadim, etc.). Ojo, no todo es malo, hay que reconocer el mérito de recoger temas de difícil publicación debido a la censura (sexo, lengua y cultura catalana, etc.), así como la velada crítica a la burguesía complaciente con el régimen. Pero vamos, recomendar lo que se dice recomendar, yo no lo recomendaría a nadie.

No he encontrado reseñas sobre este libro en la blogosfera, aunque en Lecturalia tenemos a un usuario que da su opinión del mismo.

25 oct. 2012

Diáspora - Greg Egan

Cuando subí la reseña sobre Axiomático, la colección de relatos cortos de Greg Egan a través de la cual tomé contacto con su obra, me quejaba de que las excelentes ideas de sus cuentos se viesen empañadas por la innecesaria y abrumadora justificación científica que incluían. Ojo, innecesaria y abrumadora siempre en mi opinión personal. Pues bien, Diáspora es, muy a mi pesar, más de lo mismo.

De nuevo me he encontrado con una trama de fondo muy interesante que empieza rozando el año 3000 de nuestra era y transcurre durante miles de años en el espacio (bueno, para ser más exactos en diferentes espacios). En la misma se entremezclan obsoletas personas de carne y hueso, conciencias virtuales que proceden de un ser humano o bien lo emulan desde cero, y por último robots que albergan conciencias humanas o modeladas en base a ellas. El mayor peso de la narración lo llevan con diferencia las entidades virtuales de base humana, que se han de enfrentar a mil vicisitudes, catástrofes y problemas de complicada solución, todo ello aderezado con extenuantes desarrollos que van desde el relato de procesos computacionales, hasta teorías astronómicas o de Mecánica Cuántica. Y para ello el autor da por hecho que tenemos suficientes conocimientos de Mátemáticas como para manejar con soltura conceptos habituales en Topología (espacios multidimenisonales, geometría fractal, etc.). No sé yo si la comprensión de las mismas estará al alcance del lector medio, mi impresión es que no, pero prefiero no seguir por ahí por aquello de piensa el ladrón que todos son de su condición. Solo diré que a mi tantísima ciencia en un libro de ficción me resulta totalmente prescindible.

Y a pesar de lo dicho estoy bastante satisfecho con la historia porque es muy, muy original. Coincido con Palimp de Cuchitril Literario en que es de agradecer que existan autores que partiendo de conceptos y teorías científicas actuales incorporen lo que a mi parecer son ideas novedosas para la ciencia-ficción, aunque claro yo es que sigo siendo todavía bastante bisoño en este género y aún pienso en él con un ligero regusto retrofuturista localizado temporalmente entre los 1950s y los 1970s.

En fin, debo de ser un poco rara avis porque parece que en la blogosfera no molesta en absoluto la profundidad hard de Greg Egan. No me he podido resistir a citar un par de blogs que me han sorprendido por sus apreciaciones. Por ejemplo en El Trasgu Probabilista minimizan el peso de la ciencia en la novela con una ligereza que me resulta difícilmente disculpable:
"En realidad son un par de cositas, la idea de haces fibrados en geometría diferencial, una idea feliz de John Wheeler sobre los agujeros de gusano y la naturaleza de las partículas, un argumento de Dirac sobre la naturaleza del espín, y de vez en cuando alguna mención a la dependencia de las interacciones con la dimensionalidad del espacio"
¡Exacto! El problema en realidad es que yo soy muy exagerado. ¿Qué son los haces fibrados en geometría diferencial y los agujeros de gusano sino dos tontunas al alcance de todo hijo de vecino? Perdón por la sorna, pero es que hace falta estar muy desconectado de la realidad del fracaso escolar de este país para decir algo así. Sin embargo, En Clave Pública no puede tener una opinión más diferente:
"En otros momentos es terriblemente científica explicando teoremas matemáticos o problemas de astrofísica a un nivel sólo apto para gente muy de ciencias. Una novela que se permite el lujo de presentarnos y detallar un paisaje en 6 dimensiones físicas sin pestañear [...] Es una novela que no esta pensada para el lector"
Por otro lado, mis habituales siguen convencidos de la valía de las propuestas literarias de Egan. En el ya mencionado Cuchitril Literario detecto un ligero conato de idea de sombra de pega, pero Rescepto etiqueta directamente a este libro como obra maestra. Ahí queda eso.

21 oct. 2012

Memorias de Adriano - Marguerite Yourcenar

Memorias de Adriano es un impresionante ejercicio de rigor intelectual. No soy muy aficionado a la novela histórica, no hay más que ver el bajo conteo de la etiqueta correspondiente en la columna de la derecha, pero admito que Marguerite Yourcenar hizo un trabajo excelente y difícilmente mejorable al narrar, en forma epistolar y en primera persona, la vida y obras del Emperador Publio Elio Adriano.

Hace tiempo hice una primera intentona pero me aburrió soberanamente desde las primeras páginas. Como ya me ha pasado en otras ocasiones, me di cuenta de que no era el momento, pero confié ciegamente en su valor reconocido como clásico imprescindible y lo dejé para otra ocasión.  Muchos años depués he podido apreciar en su justo valor las opiniones de Adriano aunque lleguen ficcionadas de la mano de la escritora. Sus reflexiones sobre la vida, el amor, la amistad, la vejez, etc. me han parecido maravillosas y de una sabiduría inigualable. Un poco más áridas me han resultado las partes en que se detalla su educación y adiestramiento para formarse en el oficio de Emperador. O las largas secciones dedicadas a inquinas políticas y a describir las constantes confrontaciones que Roma mantenía con mil y un pueblos. Con todo, están mezcladas con breves apuntes sobre luchas religiosas, sobre logros en aspectos culturales, en urbanismo, en arquitectura, etc., de forma que sin darnos casi ni cuenta asistimos a una magnífico cuadro del mundo que le tocó vivir y dirigir.

Tras la novela, en la edición del Círculo de Lectores que he leído aparecen dos cuadenos de apuntes sobre el proceso de creación de esta obra. Cuesta creer las dificultades por las que pasó Yourcenar hasta terminarla, pues comenzó a escribir borradores a mediados de los 1930s, para después abandonarlos y retomar el proyecto totalmente convencida en 1948. La certeza de sabernos ante una obra maestra se hace palpable cuando nos enfrentamos a la bibliografía que utilizó para documentarse. Y todo ello sin Internet ni Wikipedia.

En el apartado de otras reseñas hoy os dejo Novela Histórica y Revista de Letras. En la primera acaba arrastrado por el suelo, pero me apetecía ponerla porque no todo van a ser elogios, un poco de caña va bien de vez en cuando. Luego me ha gustado especialmente la segunda porque profundiza en el concepto de faux autobiografía histórica, que puede parecer un poco retorcido pero es el caso que nos ocupa.

17 oct. 2012

Los Mutilados - Hermann Ungar

Sin duda Los Mutilados es una de las novelas más enfermizas que he leído en toda mi vida. También me ha parecido terriblemente moderna, bueno, quizás más bien imperecedera, puesto que Hermann Ungar nos presenta un catálogo asombrosamente contemporáneo de abusos humanos. Y digo moderna no porque el maltrato entre las personas sea una característica reciente en la historia de la humanidad, sino más bien porque me sorprende que un libro con temática tan escabrosa y con un tratamiento tan fulminante y directo date de 1922.

El inventario de patologías psiquiátricas y físicas, amén de las interdependencias varias que crean las unas sobre las otras, es atroz. El protagonista, Franz Polzer, ha sufrido abusos físicos y humillaciones dentro de la familia desde su más tierna infancia. Esto le ha convertido en un individuo neurótico, pasivo-agresivo, con transtorno obsesivo-compulsivo, fobia social, etc. etc. Su actitud débil le hace ser víctima propiciatoria de su entorno. La primera agresora es Klara Porges, su casera, una joven viuda que le alquila una habitación y que termina mostrando rasgos claramente psicópatas. Ella empieza a controlar su vida tímidamente mediante chantajes emocionales, pero al tomar conciencia de lo timorato que es su inquilino, pasa a utilizarle -por supuesto también a nivel sexual- con un sadismo desproporcionado. La siguiente gran amenaza la representa su único amigo de la infancia, Karl Fanta, un acaudalado empresario de origen judío que padece un (muy probable) cáncer y va perdiendo extremidades a medida que la trama avanza. Su lenta y dolorosa condena le ha transformado en un individuo colérico y furibundo. Se pasa el día proyectando odio y rencor sobre su entorno más cercano: Dora, su joven y sana mujer, y naturalmente el propio Polzer. A raíz de la paranoia que desarrolla el enfermo la situación se empieza a complicar cada vez más, con un enfermero antiguo matarife de delirantes ideas piadosas y Frau Porges y su íntima amiga Kamilla dando rienda suelta a su avaricia.

Todo esto narrado con un ritmo implacable, de forma que la frecuencia de infamias por párrafo no hace sino ir en aumento hasta el brutal desenlace. Por supuesto me ha parecido fantástica. Son apenas 160 páginas que te dejan totalmente hundido y a la vez maravillado por atreverse a exponer sin limitación alguna el grado de perversión de que es capaz el ser humano.

Más comentarios sobre esta pequeña joya en La Medicina de Tongoy, que fue donde yo me topé con ella, Hobby Horse y El Placer de la Lectura.

13 oct. 2012

Tiempo Desarticulado - Philip K. Dick

Aquí sigo dando buena cuenta de mi admirado Philip K. Dick. A través de la reseña de la editorial nos enteramos de que Tiempo Desarticulado es...
"una de las novelas más importantes de la primera época de Philip K. Dick y en la que se inspiró El show de Truman".
¡Ole, ole y ole! Sí, sí, me pongo el traje de faralaes y digo "¡Ole!" con mucho tronío porque hace falta tener mucho arte para reventar un libro con una sola frase. Y tampoco es necesario haber visto El Show de Truman (Peter Weir, 1998), con tener una ligera idea del argumento de la película es más que suficiente para que desde la primera página te limites a leer con el único objetivo de conocer los detalles del engaño a que se ve sometido el protagonista, Ragle Gumm. Total, está claro que su vida es un montaje de algún tipo.

Es una verdadera lástima porque la historia es muy original y se articula sobre una de las constantes en la obra dickiana: la dificultad para distinguir la realidad y su influencia en la salud mental de los personajes. Y viceversa. A lo largo de la narración van cayendo poco a poco inquietantes revelaciones que consiguen crear bastante desasosiego en el lector. Tiene además un tempo muy bien ajustado, sin excesos ni prisas, aunque para mi gusto el final flojea y tiene un cierre muy abrupto. Una vez que el protagonista logra descubrir qué demonios está pasando con su vida, resulta curioso -casi entrañable diría yo-, enfrentarse a la visión retrofuturista que a finales de los 1950s se tenía sobre finales del siglo XX. Condicionada por la omnipresente amenaza de ataque nuclear soviético por un lado, y los avances tecnológicos por otro, se especulaba con que al cabo de los años la vida en la Tierra terminaría siendo una extraña mezcla de distopía militar totalitaria (lo cual no está demasiado alejado de la realidad) mezclada con cohetes-utilitarios biplaza (gran pillada).

Como resumen, creo que debería haber alguien con un poco más de critero aprobando los resúmenes de las solapas. Por si esta negligencia no fuera suficiente, la entrada en la IMDB de la película de marras no reconoce la descarada inspiración que tuvo que suponer la novela para el guionista, con lo cual el nombre de Dick ni siquiera aparece. La mala praxis al poder.

Tenéis más reseñas en el Sitio de Ciencia-Ficción.

9 oct. 2012

Un Hombre sin Patria - Kurt Vonnegut

Un Hombre sin Patria es una recopilación de artículos que Kurt Vonnegut había escrito originalmente para la revista In These Times. Son en su mayoría breves apuntes, poco más de un párrafo, en donde este autor expone sus ideas sobre la sociedad americana -con interesantes apuntes históricos que yo desconocía-, literatura, la familia, religión, etc.

Me ha resultado especialmente curioso conocer su visión claramente izquierdista del modelo americano, con implacables críticas a la administración Bush (el libro data de 2005). Al margen de esto, el fondo de casi todos los textos es entre ñoño y entrañable. No en balde están escritos cuando Vonnegut rondaba los 80 años, así que sus mayores preocupaciones giran en torno a sus familiares directos, la amistad, su sensación de haber intentado obrar de acuerdo a un ideario igualitario y progresista, de haber disfrutado de la vida, etc.

En fin, un libro muy ligerito que como atractivo adicional incluye ilustraciones originales de este escritor. No es que me haya emocionado demasiado, pero me ha descubierto ha una faceta suya que yo desconocía. Teneis un par de reseñas mucho más elaboradas que la mia en Strange Library y Letras Libres.

6 oct. 2012

Trífero - Ray Loriga

Yo fui muy fan de Ray Loriga a finales de los 1990s/principios de los 2000s. No recuerdo muy bien por qué me compré Tokyo ya no nos quiere, la edición que tengo es de El Círculo de Lectores así que supongo que en aquel trimestre fue la opción que menos me desagradó. Pues bien, tanto me gustó que creo que me lo he leído al menos un par de veces, regalé ejemplares en cumpleaños varios, etc. Aprovechando la emoción inicial, le estuve siguiendo la pista a este autor durante algún tiempo, y además de Trífero y el anteriormente mencionado, tengo también en casa El Hombre que inventó Manhattan. Curiosamente no recordaba haber leído ninguno de los dos últimos, de ahí que haya decidido revisarlos. Las pruebas físicas demuestran que al menos el que hoy me ocupa lo debí leer en el último trimestre de 2001, pues usé como marcapáginas el flyer de un club de house con la programación del mes de octubre de 2001 (es que con 30 y pocos años yo era muy de clubs de house).

Saul Trífero es un individuo un poco anodino ya entrado en años (rondará los 40 si no me equivoco) que procede de una familia española de rancio abolengo. No obstante él ha renunciado a sus derechos nobiliarios y vive del cuento mediante técnicas tan habituales en estos casos como la seducción, la impostura, etc. En una de sus incursiones "laborales" en un club naútico conoce a Lotte Happensauer, una walkiria noruega perteneciente a una estirpe de grandes patinadoras sobre hielo, de quien se enamora. Al poco hay boda, tienen un retoño y por desgracia, justo al terminar el puerperio, la pobre Lotte muere en un estúpido accidente de patinaje. Inmediatamente después de las exequias y por tanto levantando sospechas sobre su responsabilidad en lo ocurrido, Trífero se marcha a Estados Unidos huyendo de su propio dolor y también de su insoportable familia política, todo hay que decirlo. Una vez en el país de las oportunidades -pausa para ahogar la risa- se deja llevar por los acontecimientos y siguiendo mansamente los avatares del azar y del destino, experimentará una serie de aventuras bizarras en el mundo de la pseudociencia, gracias a la autoría de la absurda teoría de los Universos Sombra y a su liason con el Profesor Jerusalem, un físico fracasado.

La verdad es que la vida de Trífero va dando tumbos sin que él tenga apenas control de lo que sucede, con lo cual, la novela da cierta impresión de falta de cohesión. No obstante, a mi personalmente me ha encantado porque como ya me he cansado de decir por aquí muchas veces, suelo simpatizar con los personajes que no encajan en los cánones habituales (los raros, vaya). Las breves y certeras descripciones de las ciudades y paisajes en que transcurre la acción sirven para dar la sensación de veracidad que quizás pueda faltarle a la extraña trama. Por no decir que la prosa de Loriga se caracteriza por estar plagada de agudas observaciones que hacen la lectura muy interesante. Vamos, que once años después me sigue gustando cómo escribe este señor.

En el apartado de otras reseñas, hoy incluyo a El Lector Impaciente, El Hojeador y MusiComicBooks, aunque desde luego la más elaborada ha resultado ser la que he encontrado en la difunta revista Lateral. Me ha sorprendido agradablemente comprobar que en todos los casos sale bastante bien parado, algo que no esperaba porque Ray Loriga ha tenido siempre muy mala fama en los medios por cuestiones totalmente al margen de su habilidad como narrador.

2 oct. 2012

El Rebaño Ciego - John Brunner

El Rebaño Ciego es una distopía en toda regla que transcurre en un futuro en el cual los desastres medioambientales y el agotamiento de recursos naturales han elevado los índices de contaminación a niveles casi intolerables. El aire es prácticamente irrespirable y en la mayoría de las ciudades son necesarias máscaras para filtrarlo. El Mediterráno no alberga ya ningún tipo de vida y el Báltico está llegando a un estado crítico. Las playas son insálubres, un cúmulo de repugnante agua aceitosa cubierta de desechos de todo tipo. Lógicamente esta situación tiene un impacto terrible en la existencia del hombre: enfermedades, esterilidad, pandemias, escasez de alimentos, hambrunas generalizadas, etc. Aunque el telón de fondo es extremo, puntualmente se puede reconocer hechos plenamente actuales, y no resulta chocante pensar que a la larga es el destino que el ser humano tiene preparado al planeta.

John Brunner nos relata los sucesos que van ocurriendo a lo largo de un año. Para ello construye una novela bastante compleja con un número muy alto de hilos argumentales, algo que supone un desafío al lector pues en muchos casos las relaciones entre ellos son mínimas (incluso  inexistentes). Así pues, el libro se divide en doce grandes capítulos o bloques, uno por mes empezando en diciembre, y como ya ocurriera en Todos sobre Zanzíbar, la estrategia para abordar la narración es muy heterodoxa: secciones convencionales en las que se va desgranando la trama de los múltiples personajes -principalmente estadounidendes- alternan con extractos de noticias, mensajes publicitarios de ese mundo ficticio, etc. La novela tiene un tono terriblemente sombrío y desesperanzador, algo que a mi me resulta especialmente atractivo. Los estados y las grandes corporaciones velan por sus intereses sin preocuparse lo más mínimo de las consecuencias de sus actos. Los ciudadanos de todo el mundo son meros peleles condenados y sin futuro, aunque ya hay disidencias de grupos ecologistas radicales que llevan años plantando batalla. El curso de los acontecimientos no da opción a una solución fácil, en realidad, ni tan siquiera a una solución. Por tanto a quien le gusten los finales felices que se vaya buscando algún otro libro.

Más opiniones en El Sitio de Ciencia-Ficción, Rescepto Indablog, En Clave Pública y Anika entre Libros. En todos los casos son de la opinión de que estamos ante una obra imprescindible.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...