28 ago. 2012

Fantasmas de lo Nuevo - Ray Bradbury

Yo ya no sé que pensar, lo digo totalmente en serio. De los 18 relatos que incluye Fantasmas de lo Nuevo de Ray Bradbury, sólo me han gustado 4. Después de la gran decepción que me supuso El Signo del Gato, a la que tengo que añadir la del libro que hoy comento, estoy en un momento en que no sé si reconsiderar mi opinión sobre Fahrenheit 451 y Crónicas Marcianas, dos libros que siempre he tenido entre mis favoritos. Desde luego ahora mismo no se me ocurriría releerlos por nada del mundo, no vaya a ser que con la perspectiva de los años me defrauden.

Los cuatro afortunados de esta compilación son:

  • 'Las Mujeres', una oscura fantasía sobre una sirena que se encapricha de un hombre y se acerca a seducirle a la playa donde él está pasando la tarde con su esposa/pareja.
  • 'El motel de la Gallina Inspirada', un relato muy amargo sobre la Gran Depresión y un retrato implacable de la familia.
  • 'Llamada Nocturna', donde el autor retoma Marte como escenario de un triste cuento de soledad, abandono, vejez y locura. Un relato al nivel de lo que recuerdo de Crónicas Marcianas.
  • 'Canto el Cuerpo Eléctrico', una emotiva historia de robots/androides donde se pone de manifiesto la delgada línea que los puede llegar a separar del ser humano.
El resto, bueno, el resto me ha parecido tan ñoño y sentimentaloide que no pienso perder el tiempo ni en copiar los títulos. Muchos niños en proceso de crecimiento y aprendizaje de "las cosas de la vida", mucho adulto rememorando momentos de gran carga emocional de la mano de sus padres (es decir, el progenitor de sexo masculino, cuidado que la aclaración no es superficial) o bien reflexionando sobre su vida y el pasado, y qué bonito es ser escritor, o la belleza de esto o aquello, patatín, patatán. En definitiva, Bradbury tira de recursos facilones para tocar la fibra sensible del lector. Y que conste que no están mal escritos, es solo que la cursilería a mi no me va. Por eso los relatos que he salvado de la quema son, precisamente, los que destilan cierta crudeza. Por cierto, como ya pasara en El Signo del Gato, esta  compilación también se cierra con un absurdo e intragable relato-poema titulado 'Cristo-Apolo' que mezcla cristianismo y exploración espacial y que yo, para no romper la costumbre, tampoco me he molestado en leer.

Tenéis otras reseñas de esta recopilación de cuentos en El Mundo de Yarhel, donde se comentan todos los relatos, y en Derrelictos. En ambos casos sus opiniones son mucho más benévolas que las mías.

23 ago. 2012

El Aleph - Jorge Luis Borges

Más de año y medio ha pasado desde que leí Ficciones y me propuse dar cuenta de El Aleph. Hago lo que puedo por ponerme al día de todo lo que tengo pendiente, pero lo cierto es que aquí aplica la letra de ese hit del Hi-NRG ochentero que decía:
So many books, so little time - How can i lose?
So many books, so little time - How can i choose?
Tontunas aparte, parece que este verano mi tendencia personal en cuanto a hábitos de lectura se decanta por los relatos cortos. Este volumen, considerado un clásico a nivel mundial, incluye 17 cuentos en los que Borges vuelve a demostrar lo que ya advertí en mi toma de contacto con su obra, a saber: que tenía una gran imaginación, una vastísima cultura y una habilidad portentosa para la escritura. Abundan los relatos en que ficción y realidad se confunden, ya que debido a la gran cantidad de referencias que se introducen -algunas reales, otras ficticias-, parece que nos encontramos más bien ante un documento de investigación. Me encanta cuando se tambalean los cimientos de la realidad en la que creo vivir, advertir cómo en cuestión de segundos germina la semillita de la duda que tan fácilmente se puede plantar si se tiene la suerte de manejar con destreza el lenguaje.

Tengo que admitir no obstante que hay momentos en que esa sobreabundancia de alusiones a escritores, filósofos y personajes históricos o de la literatura universal me ha resultado agotadora, pues muchos de los mencionados me son totalmente desconocidos. Aquí Internet ayuda bastante a hacerse una idea del porqué de la alusión a tal o cual personaje, pero lo cierto es que tanto buscar en Google o la Wikipedia termina cansando. Como resultado, los relatos que apenas utilizan este recurso son los que a la postre me han dejado mejor sabor de boca: 'Emma Zunz' es una maravilla, 'La Espera' precioso y 'El Aleph' tiene totalmente justificada su condición de clásico de la fantasía.

En cuanto pueda, voy a por Historia Universal de la Infamia. Eso sí, visto cómo se dilata el tiempo en esto de las lecturas y las reseñas, voy a ser prudente y evitaré emplear construcciones adverbiales del tipo "en breve", "muy pronto", etc. Tenéis otra reseña de esta colección de cuentos en Solo de Libros.

19 ago. 2012

Mitos del Futuro Próximo - J. G. Ballard

Hace practicamente dos años que no leía nada de James G. Ballard, algo difícil de creer a juzgar por la frecuencia con que uso el adjetivo que deriva de su apellido y que caracteriza esa desolación urbana pre-apocalíptica tan habitual en su obra. Así que en un arrebato reflexivo, harto ya de buscar en Internet ediciones descatalogadas de Minotauro en tapa dura, me hice con algunos de sus clásicos en edición de bolsillo en una visita rutinaria a la Casa del Libro. No me gustan las ediciones de bolsillo, pero ¿a qué viene esa obsesión por libros en tapa dura? ¿Acaso hay que dar más importancia al continente que al contenido? Como me moría de ganas de sumergirme en sus ciudades medio en ruinas donde la debacle final de la humanidad es cuestión de semanas, he tirado por el lado de la satisfacción inmediata, ¡y sin remordimientos!

Mitos del Futuro Próximo es, como aquel Aparato de Vuelo Rasante de mi última vez, una colección de relatos cortos, la mayoría de los cuales pertenecen al género de la ciencia-ficción. Todos ellos derrochan, eso sí, las características habituales en su obra:

  • Un lento apocalipsis provocado por enfermedades que diezman a la población mundial y que, inexorablemente, conducen a la aniquilación de la humanidad tal y como la conocemos. En estos relatos el autor fantasea sobre el continuo de tiempo y los universos múltiples, transcurriendo siempre en entornos urbanos (ciudades y no-lugares) semiabandonados y casi en ruinas. (‘Mitos del Futuro Próximo’, ‘Noticias del Sol’)
  • Ficciones sobre los totalitarismos y la guerra, ya sean meramente especulativas o inspiradas en su propia experiencia durante la II Guerra Mundial (‘Teatro de Guerra’, ‘Días Maravillosos’, ‘El Tiempo de los Muertos’)
  • Amargas y perturbadas visiones sobre las relaciones humanas donde el aislamiento y la soledad son norma (‘Unidad De Cuidados Intensivos’. ‘La Arquitectura de los Moteles’, ‘La Sonrisa’, ‘Una Hueste de Fantasías Furibundas’)
  • Finalmente hay un cuento bastante inclasificable, 'Zodíaco 2000', un extraño experimento narrativo guiado por los signos zodiacales actualizados a la era de las comunicaciones, y que está a caballo de la ciencia-ficción y el relato criminal.
Ni que decir tiene que mis relatos favoritos han sido ‘Mitos del Futuro Próximo’ y ‘Noticias del Sol’ por ser 100% ballardianos. No obstante, reconozco que casi todos ellos trabajan ideas que me gustan, habiendome resultando por tanto una lectura muy amena.

En Fantasymundo hay un resumen muy bueno de las 10 historias que componen el libro y en el Sitio de Ciencia-Ficción no sale muy bien parado que digamos.

15 ago. 2012

Lolita - Vladimir Nabokov

Impresionante. Sin duda la mejor novela que he leído en años. Es tal la fascinación que me ha provocado que incluso me da un poco de vergüenza empezar una reseña de Lolita, porque cualquier intento de poner en palabras la admiración que me merece la prosa de Vladimir Nabokov va a resultar una patética exhibición de limitaciones por mi parte. Intentaré ser todo lo breve que me sea posible para no ponerme demasiado en evidencia.

Humbert Humbert es un protagonista terriblemente trastornado, pero el autor consigue que sea increíblemente atractivo desde el punto de vista psicológico. Me ha resultado imposible no conmoverme ante su lamentable historia de amor con esa nínfula de 12 años llamada Dolores Haze. Lolita. Dolly. Lo. El relato de su perversa atracción por esta niña a quien conoció cuando ya estaba tocada por la iniquidad y la desgracia del abuso sexual es tan atrevido y rompedor, que resulta difícil de creer que se llegase a publicar. Y menos mal que fue así, porque en cada capítulo que leía iba encontrando una variedad interminable de formas de exhibir un talento tan incontenible (observaciones inteligentísimas, repentinas disposiciones visuales del texto, juegos de palabras...), que no pude sino rendirme a esos encantos.

Nabokov logra reflejar con maestría la personalidad megalómana y perturbada del protagonista. Toda la narración está llena de referencias a obras y autores, de pedantes frases en francés y de burlescas pero ingeniosas transformaciones de nombres personales que no hacen sino proyectar las ideas delirantes de superioridad y el desafecto patológico de Humbert Humbert. La habilidad del autor para evitar detalles explícitos cuando se tratan los intercambios sexuales entre el adulto y la menor también sorprende por su elegancia y discreción. ¿Y qué decir acerca de la descripción del paisaje norteamericano y de sus pobladores? La composición casi pictórica de los lugares que Lolita y Humbert-Humburg-Humberson recorren durante años, en esa huída de sí mismos y de sus actos ilegales/ilícitos, es en mi opinión demostración de la aguda sagacidad y capacidad de observación del escritor.

Para saber qué se dice en la blogosfera de este libro, recojo en esta ocasión los posts que le han dedicado en Solo de Libros, Críticas Literarias Regina Irae y Papel en Blanco. En la primera no termina muy bien parado, no al menos como cabría esperar del que es uno de los clásicos universales del siglo XX. La segunda es bastante completa a pesar de su brevedad y la tercera (aún más breve) incluye un dato que no puedo dejar de repetir aquí ya que enlaza con una reflexión mía de dos párrafos atrás: la primera edición de Lolita en chino mandarín y sin censurar vió la luz tan solo en 2006.

11 ago. 2012

Bruguera Libro Amigo - Ciencia Ficción 2

¿Alguien, repito, alguien pensaba que este año no iba a caer uno de los vetustos libros amigos de Bruguera dedicados a la fantasía y la ciencia ficción? ¿Alguien, pregunto, alguien creía que yo no estaba esperando ansiosamente el verano y el mes de agosto para leer y comentar en el blog alguno de los que tengo pendientes? No han acabado los interrogantes, pero de momento allá van mis impresiones sobre los relatos cortos incluídos en el volumen 2 de esta colección.

Al primero de ellos, "El Cebo" (Bob Leman), se le agradece la brevedad, porque la historia del vendedor de un elixir de la inmortalidad obtenido gracias al matrimonio con una mujer que llegó con esta ambrosía de otra dimensión te deja estupefacto por lo estúp***. ¿Alguien había oido hablar del autor con anterioridad? Pues eso. Imposible aprobar el cuento de Mr. Leman (3).

Sin embargo el siguiente, "La Parra" (Kit Reed), tiene cierto interés por lo siniestra e inquietante que resulta esa enorme vid que devora la vida de sus cuidadores. ¿Figuradamente, o es que se los zampa de verdad?. Además, transmite un desasosiego final muy interesante al dejar entrever que una oscura organización vela por el bienestar de la planta. Le pongo un bien a Mr. Reed (6).

"La Chica de O'Grady" (Leo P. Kelley), es una historia muy simple pero terriblemente emotiva. En ella se nos presenta a la muerte no como un ser malévolo que nos hace sufrir, sino como un ente que nos va a reunir con todos aquellos a quienes hemos querido a lo largo de nuestra vida. Para ello organiza una gran fiesta a la que asisten todos ellos, de forma que poner fin a nuestra estancia en este mundo es, ¿por qué no?, motivo de alegría. Un notable para el señor Kelley (7).

"La Mansión de las Rosas" (Thomas Burnett Swann) es el cuarto y el más extenso. Como en el resto de libros de esta colección que llevo leídos, nos vemos obligados a asistir a una flojísima fantasía medieval que contiene un batiburrillo insostenible de templarios, cruzados, nobles adolescentes que se hermanan con jóvenes plebeyos y para finalizar, mandrágoras. ¿Será que no me gusta esta temática? ¿Será más bien que aún no he leído algo decente clasificable como tal? Thomas, Thomas, Thomas, te llevas un suspenso bajo (2).

Para compensar el disgusto anterior, el siguiente relato, llamado "El Primer Postulado" (Gerald Jonas), ha resultado ser una agradable sorpresa de inspiración claramente ballardiana. En un futuro no muy lejano la humanidad ha vencido a la muerte gracias a los descubrimientos del Dr. Polsaker, reunidos en forma de postulados y siendo el primero de ellos el más contundente -y el único mencionado, por cierto-: «La muerte es una enfermedad curable». Lamentablemente tras unas décadas engañando a todos los achaques conocidos y a la vejez, se han empezado a producir fallecimientos por infecciones pulmonares en una pequeña isla frente a la península de Yucatán. Por su logrado tono distópico y su preocupación por dar credibilidad a los aspectos médicos, se lleva la mayor nota de toda la compilación: enhorabuena, Sr. Jonas por su notable alto (8,5).

Con los dos últimos no ha habido mucha suerte. "Luana" (Gilbert Thomas) es una tontuna insostenible sombre un micólogo pichabrava con patéticas aspiraciones artísticas y una espora llegada del espacio que una vez cultivada, da como resultado un super champiñón de 2 metros y pico. Bajo el hábil cincel del émulo de Picasso, la seta termina convirtiéndose en una estatua femenina tamaño real a quien un cirujano amigo suyo le construye una vagina. Sí, sí, habéis leido bien, no es broma. ¿Qué nota se le puede dar a algo así? Como evaluador responsable que soy, exigo hablar con los padres del autor antes de calificarle.

Para finalizar "Planeta «Casi» Habitable" (Robin Scott) es supuestamente -subrayo verbalmente el "supuestamente"- un relato de tono humorístico sobre una civilización extraterrestre que a causa de la superpoblación de su mundo, decide lanzar sondas exploradoras al espacio con la intención de localizar planetas habitables. Una de ellas llega a la tierra y termina cerca de una carretera muy transitada, así que los resultados de sus análisis atmosféricos no son nada halagüeños. Primero, yo no le he visto la gracia por ningún lado, segundo, la conclusión no aclara nada. Por tanto, también suspenso bajo para Mr. Scott (2).

¿Hay ganas de más? Pues me temo que esto es todo por el momento. Dentro de un año, una nueva entrega.

6 ago. 2012

Pantaleón y las Visitadoras - Mario Vargas Llosa

Hasta el momento no había leído nada de Mario Vargas Llosa. Es más, si no hubiera sido por la insistencia de un buen amigo que es un entusiasta seguidor suyo, no me habría aproximado a su obra porque no me gustan nada sus compañías y menos aún su obsesiva y enfermiza defensa del bochornoso y cruel espectáculo de la tauromaquia. Y lo voy a dejar aquí porque me enciendo.

Al margen de sus rancias amistades y su abyecta afición, si nos centramos en aspectos estrictamente literarios tengo que reconocer que Pantaleón y las Visitadoras es una novela muy buena que me ha enganchado desde el primer momento. Vamos que me la he leído en un pis pas. Hoy me voy a ahorrar el típico resumen argumental porque lo voy a copiar directamente de la web de Alfaguara. Me ha parecido tan breve y acertado que no veo la necesidad de reinventar la rueda:
Pantaleón Pantoja, un capitán del Ejército recientemente ascendido, recibe la misión de establecer un servicio de prostitución para las Fuerzas Armadas del Perú en el más absoluto secreto militar. Estricto cumplidor del deber que le ha sido asignado, Pantaleón se traslada a Iquitos, en plena selva, para llevar a cabo su cometido, pero se entrega a esta misión con tal obcecación que termina por poner en peligro el engranaje que él mismo ha puesto en movimiento. (1)
Me ha parecido divertidísima esta historia de meretrices yendo y viniendo por la Amazonia peruana para que los soldaditos puedan descargar todo el amor que tienen en sus genitales y de esta manera, poner fin a los ataques y violaciones de las jóvenes de los alrededores de los cuarteles durante los días de permiso. Entretenidísima pero muy acertada también, pues invita a la reflexión y se encarga de exponer astutamente muchas vergüenzas de la sociedad. Al enfrentar una acción tan racional y progresista como la narrada con los estamentos conservadores que rigen el país (estado, ejército, iglesia) se nos muestra la hipocresía inmovilista del poder, que antepone sus propios intereses a los del pueblo. Que no es que sea novedad, pero habrá que insistir e insistir hasta que esa situación cambie.

A nivel narrativo es también una novela ciertamente original. La trama se desenvuelve con una variedad sorprendente de formatos: rígidos partes militares de construcción formal, noticias extraídas de periódicos, transcripciones de programas radiofónicos y por supuesto, capítulos "convencionales" con diálogos entre los personajes en los que apenas aparece un narrador. Pero es que además las conversaciones recogidas en estos capítulos alternan, un poco a modo cinematográfico, escenas y protagonistas ubicados en localizaciones diferentes pero que tratando un mismo tema, dan continuidad a la narración. Y curiosamente, el efecto es como un buen montaje en una película: asombrosamente fácil de seguir.

Otras reseñas de este libro en Críticas Literarias Regina Irae y en Cuchitril Literario. Leyendo el post de éste último puedo comprobar que el efecto de rechazo inicial a este autor debido su ideología está mucho más extendido de lo que yo pensaba.

 -----------------------
(1) Extracto tomado del website de Alfaguara

2 ago. 2012

Historia de un Idiota contada por él mismo - Félix de Azúa

Con el subtítulo de "El Contenido de la Felicidad", estamos ante una novela breve que se lee en tan solo unas horas. El protagonista de Historia de un Idiota contada por él mismo nos narra en primera persona las diferentes fases por las que pasa a lo largo de toda su vida en la incansable búsqueda de la felicidad: desde que es un crío y la cree situada en su entorno familiar, para pasar a continuación a la adolescencia y la vía del sexo, compromiso social y activismo político durante sus años universitarios, más tarde el amor cuando es un adulto joven, o bien ya en la madurez cuando solo queda el arte como reducto último donde encontrar la tan deseada felicidad.

Debido a su corta extensión, me he quedado con las ganas de que Félix de Azúa hiciera más escarnio de todos los estadios que se describen, así que como resultado me ha parecido algo más floja que Diario de un Hombre Humillado, que comenté hace tan solo un par de meses. Comparte con ésta sin embargo unas características comunes: un protagonista de rasgos biográficos muy parecidos a los del autor, un sarcasmo que se desgrana con golpes de efecto tremendamente ingeniosos y un análisis muy acertado de la sociedad actual, que en esta historia en particular se centra en las frustraciones que provoca esa búsqueda angustiosa de la felicidad que exige la cultura occidental contemporánea. En cualquier caso, estoy convencido de que Félix de Azúa es un autor a seguir, y yo desde luego en ello estoy.

Más reseñas de este libro en Un Libro al Día y en Huracanes en Papel.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...