31 mar. 2010

Dune - Frank Herbert

Mi primer contacto con Dune fue a través de la adaptación al cine que hizo David Lynch en los 1980s. La verdad es que recuerdo que no entendí gran cosa cuando la vi, aunque visualmente me encantó y a pesar de que han pasado ya bastantes años de aquello todavía recuerdo claramente muchos detalles: los destiltrajes, el transfondo místico/religioso de la trama, Sting, Kyle MacLachlan antes Terciopelo Azul. Pero el que destaca entre todos fue la inquietante escena en que el perverso, repulsivo y pustuloso Barón Harkonnen le quita el heart-plug (¿tapón cardiaco?) a un esclavo efébico provocándole la muerte, momento que él aprovecha para darse un festín de claro trasfondo sexual con la sangre que le sale a borbotones. Y todo eso ante la mirada indiferente del resto de sirvientes, parientes, etc. ¿Inquietante he dicho? Perturbadora, más bien. Así que antes de hacer una revisión del film, que la habrá, he preferido tirar del original. Me costó bastante hacerme con el libro, está agotado pero conseguí una edición de bolsillo de Plaza y Janes en la Cuesta de Moyano.

¿Y con qué me he encontrado? Pues con una novela de ciencia ficción muy entretenida, muy bien escrita y con mucho contenido. Hay mística, religión, evolución humana y estados alterados de conciencia. También ecología, intrigas políticas y un barníz involutivo feudal muy original y que desconcierta bastante. Perfecto para romper los esquemas al lector. Y por supuesto hay acción, más intriga y mucha más acción muy adictiva y muy bien narrada. La única pega que podría ponerle es que toda la terminología necesaria para dar cuerpo al "Universo Dune" se hace bastante pesada al principio. De hecho, si ahora mismo soy capaz de escribir Kwisatz Haderach, Muad'Dib, Mentat o Salusa Secundus es porque acabo de copiarlo de Internet. En cualquier caso entiendo que su uso como recurso para trasladarnos a otro tiempo/universo está más que justificado.

En resumen, muy bueno.

Por cierto, los tapones cardiacos de los Harkonnen no aparecen en el libro, una inspección a la Wikipedia en inglés confirma que se trata de una licencia de la película que no se inspira en la novela.

Buscando en Internet he encontrado estos otros comentarios sobre Dune que me han parecido interesantes en Fantasymundo, Un libro al día y El Lagarto Hipotético.

25 mar. 2010

En la carretera. El rollo mecanografiado original - Jack Kerouac

Cuando por fin me leo este clásico de la literatura norteamericana, la impresión que me queda al final es que me he decidido a hacerlo demasiado tarde. Entre 10 y 20 años tarde. El motivo es muy sencillo: no tengo edad para sentirme fascinado por las historias que Jack Kerouac cuenta en él. Resumiendo (¿reduciendo?) se trata de una sucesión de borracheras, noches de fiesta, gente colocada que se dedica a divagar sobre cómo salvar el mundo y vividores en acción sacando tajada de donde pueden. Una tras otra van apareciendo situaciones y personajes que no inspiran nada bueno, a pesar de que hayan formado parte de la élite contracultural de Estados Unidos. Ojo, que no estoy condenando a nada ni a nadie. Es sólo que tanto bala perdida, tanto cachondeo etílico y tanto no parar de viajar a mi personalmente me da mucha pereza. Aclarado queda. Y ya puestos a hacer aclaraciones, diré que también soy capaz de ver que este libro puede evocar al lector en la veintena lo que los alemanes llaman das Fernweh. El ansia o la nostalgia por los viajes y por conocer sitios nuevos. Andar todo el día por ahí, sin rumbo fijo ni obligaciones. Tu máxima preocupación: pasarlo bien. ¡Ah, genial! Sí, al menos parece muy buen plan si el cuerpo resiste el ritmo.

Yo diría que En la Carretera puede agitarte por dentro máximo hasta los treinta y pico, con el pico por debajo de los 35, no por encima. Embarcarse en estas aventuras más allá de los 40 me parece un poco suicida. Que conste ya para terminar que el libro no me parece malo, al contrario, está muy bien escrito y es muy agradable de leer. No seré yo quien le ponga pegas a la nueva traducción y a la composición de la edición de Anagrama.

Tenéis más análisis de este mismo libro, alguno de ellos con bastante sustancia, en Ojos de Papel, El Blog de Metrópolis Libros, Temadictos y en Escrito en el Viento.

Como siempre, la lista de enlaces es una selección relevante a mi buen entender de los resultados de Google.

21 mar. 2010

Maldito Karma - David Safier

No voy a decir que no me he reído con Maldito Karma, sería mentira. De hecho ha habido un par de ocasiones en que he tenido que contener una risotada mientras lo leía en el metro. El libro tiene muchas salidas de tono tremendamente ocurrentes, y una tras otra va narrando situaciones a cada cual más disparatada aprovechando el transfondo de la reencarnación. Y para de contar. La verdad es que esta novela es eso y poco más. He tenido la sensación de que el autor estaba compitiendo contra sí mismo para ser más ingenioso y divertido a cada párrafo. Sin darse un respiro, ni a él mismo ni al lector. Y para mi desgracia empleando muchas veces recursos demasiado facilones. Ni siquiera he conseguido librarme de esa impresión cuando la trama se vuelve algo más emotiva, a unos dos tercios del final.

Resumiendo, humor sin complicaciones de lectura rápida. Dudo mucho que alguien se acuerde de él de aquí a un año.

Tenéis otros puntos de vista de esta misma novela en (ordenado según resultados de Google): Leer Gratis, Huracanes en Papel, El Blog de Metrópolis Libros, El Placer de la Lectura y Cargada de libros

17 mar. 2010

Über das Bücherregal

Este es el tercer intento de explicar qué es este blog. Das Bücherregal (la estantería, la librería) es un entretenimiento, un pasatiempo con que pretendo divertirme. Por un lado comentaré los libros que me voy leyendo, y por otro podré leer opiniones diferentes sobre esos mismos libros, a medida que busco reseñas en la blogosfera. Esa búsqueda me permitirá a su vez descubrir posibles candidatos sobre los que hablar en mi propio website, una vez que los haya leído, claro. Siendo sincero, nunca he sido un lector voraz, pero admito que de un tiempo a esta parte mi apetito por las letras no ha hecho sino crecer, así que no se me ha ocurrido nada mejor de lo que escribir (lo cual no quiere decir que merezca la pena leerlo).

Y nada más, bueno sí, una pequeña exención de responsabilidad sobre las imágenes que uso para ilustrar mis modestos posts. Imagino que todas estarán protegidas por copyright para salvaguardar los derechos de sus respectivos autores. Nada que objetar al respecto, sólo aclarar que mi objetivo no es en ningún caso vulnerar esos derechos o lucrarme con ellas sin que su autor sea debidamente recompensado. Nada más lejos de mis intenciones. Se trata tan sólo de una forma de hacer más atractiva la bitácora y por qué no, pueden ser un reclamo para adquirir el libro a cualquiera que termine aquí. En cualquier caso, y aunque las imágenes son de dimensiones reducidas y baja resolución, si el titular de los derechos no está de acuerdo con el uso que de las mismas se hace en Das Bücherregal, no tiene más que indicarlo y la eliminaré. Para ello, por favor remitir un email a la siguiente dirección de correo electrónico:

teletecture [at] gmail [dot] com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...